Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Abierta la frontera entre las dos Coreas por primera vez desde 1953

El presidente surcoreano pide perdón por haber autorizado un desvío secreto de fondos al régimen de Pyongyang

Pyongyang / Seúl

La frontera entre las dos Coreas se ha abierto por primera vez desde 1953 para dar paso a cientos de turistas del sur que visitarán el norte. El grupo de turistas surcoreanos, compuesto por 498 personas, se dirigirá a una estación del monte Kumgang a través de una ruta abierta en la costa este de la península después de que se desactivasen las minas de un corredor especial de la frontera.

La televisión surcoreana ha mostrado fuegos artificiales y lanzamiento de globos en el momento en que el convoy de 20 autobuses entraba en Corea del Norte en medio de un paisaje de nieve. La carretera, aún provisional, es el primer enlace terrestre entre ambos países desde el armisticio de 1953 que puso fin a la guerra. Los turistas surcoreanos que visitaban el norte hasta ahora utilizaban el barco.

Por otra parte, el presidente surcoreano Kim Dae Jung ha pedido esta madrugada, hora española, disculpas por haber permitido una transferencia secreta de 200 millones de dólares a Corea del Norte realizada poco antes de su cumbre histórica de junio de 2000 con el dirigente de Pyongyang, Kim Jong Il. La transferencia viola la ley sobre la seguridad nacional, que considera a Corea del Norte como un régimen traidor a la nación coreana.

La financiación del régimen de Corea del Norte se hizo a través de la empresa Hyundai Merchant Marine, que envió dinero al régimen norcoreano a cambio de lograr el monopolio de siete proyectos económicos. "El Gobierno los aceptó [los negocios de Hyundai] pese a los problemas legales que existían, al considerar que era en bien de la paz y en interés de la nación", ha aclarado el presidente, cuyo mandato termina el 25 de febrero.

"Enemigas y hermanas"

Los partido de oposición han acusado al Gobierno de haber pagado en realidad una comisión a Kim Jong Il para convencerlo de reunirse con él, el 15 de junio de 2000, en una cumbre considerada como el apogeo de la política de reconciliación por la que aboga el presidente y que le ha valido un premio Nobel de la Paz.

Kim Dae-Jung ha agregado que el envío había sido mantenido secreto debido al carácter cerrado del régimen norcoreano y de la "dualidad" de las relaciones entre las dos Coreas, que son a la vez enemigas y hermanas.