Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
COLOMBIA

El jefe del Cartel de Cali sale de la cárcel por una controvertida decisión judicial

El Gobierno califica de "golpe terrible" la liberación de Gilberto Rodríguez Orejuela

El narcotraficante colombiano Gilberto Rodríguez Orejuela, jefe principal del disuelto cartel de Cali, ha quedado hoy en libertad tras permanecer siete años en prisión, después de que una jueza ordenara su salida de una cárcel del departamento andino de Boyacá (centro), según ha informado la cadena de radio RCN.

El detenido se ha beneficiado de un recurso de "habeas corpus" otorgado el miércoles en la noche por Luz Angela Moncada, jueza segunda de Tunja, a 160 kilómetros al norte de Bogotá, que concedió el recurso por "prolongación ilegal de la privación de la libertad".

El viernes pasado, otro juez de Tunja ordenó la libertad condicional de Gilberto Rodríguez Orejuela y su hermano Miguel, detenidos en 1995 en la ciudad de Cali y considerados en esa época como los jefes de la mayor red de contrabando de cocaína del mundo.

La decisión provocó una fuerte polémica entre el Gobierno y el poder judicial, ya que los hermanos Rodríguez Orejuela fueron sentenciados en 1997 a una pena de 7 años de cárcel, tras las rebajas aplicadas a la condena inicial de 21 años.

El Ejecutivo anunció que se interpondría todos los recursos legales para impedir que quedaran libres los capos, lo que provocó una fuerte reacción de la Corte Suprema de Justicia, que acusó al Gobierno de "intromisión" en la autonomía de jueces.

Entretanto, el ministro de Justicia y del Interior, Fernando Londoño Hoyos, ha reiterado hoy que el Gobierno no comparte la decisión, que ha calificado de "golpe terrible para la Justicia colombiana", ya que Gilberto Rodríguez Orejuela debía pagar una fianza por orden legal y depositó el dinero "en billetes nuevos" antes de conocerse la decisión, lo que supone que sucedió "algo raro".

El ministro, que el pasado viernes sugirió que había dinero de por medio en la decisión del juez, ha puesto hoy en tela de juicio la "operación aritmética" en la que la pena de 21 años quedó convertida en sólo 7, que considera "irrisoria y un tanto grotesca".

Aunque los jueces también habían pedido el beneficio del "habeas corpus" para Miguel Rodríguez Orejuela, argumentando que la prolongación de su detención no era legal, éste seguirá detenido, ya que se le abrió un nuevo proceso por presunto intento de soborno al juez que manejaba su caso.

Mientras tanto, el juez segundo de Ejecución de Penas, Pedro José Suárez, que decretó la libertad de los Rodríguez Orejuela, deberá declarar hoy en la Fiscalía dentro de la investigación que pidió el Gobierno por posible prevaricación.