Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
ORIENTE PRÓXIMO

Dos terroristas suicidas causan la muerte a tres personas en una calle de Tel Aviv

Los palestinos han hecho explotar sus cargas con segundos de intervalo a quince metros de distancia.- El ataque, el segundo en 24 horas, se ha producido en un barrio frecuentado por trabajadores extranjeros

Al menos tres personas han muerto y otra treintena ha resultado herida anoche al hacer estallar dos terroristas suicidas palestinos las bombas que portaban junto a un puesto de bebidas de Tel Aviv, según fuentes policiales. El atentado se ha producido cerca de la antigua estación de autobuses de la ciudad, en un zona habitada principalmente por trabajadores extranjeros. Seis de los heridos permanecen en estado muy grave, mientras que el resto sufre heridas de poca gravedad.

Los dos terroristas portaban los explosivos, de poca potencia, en sendas mochilas, que hicieron estallar con segundos de diferencia. La Yihad islámica ha reivindicado el atentado mediante un comunicado emitido por la televisión libanesa. La Autoridad Nacional Palestina, por su parte, ha condenado el ataque, al igual que el presidente de Estados Unidos, George W. Bush.

Como es habitual, el Gobierno de Ariel Sharon ha culpado a Yasir Arafat del atentado por "no hacer nada para evitar los ataques asesinos perpetrados en su territorio", según fuentes oficiales.

Ataque con cazas F16

El atentado se ha producido un día después de que un comando palestino atacara un autobús israelí en una carretera en el norte de Cisjordania, matando a ocho viajeros, en un su mayoría colonos, e hiriendo a otras 20 personas. El asalto fue reivindicado por las Brigadas de los Mártires de Al Aqsa, vinculadas al partido gubernamental Fatah, el Frente Demócratico para la Liberación de Palestina, y Hamás.

A media tarde de hoy, aviones de combate F16 israelíes bombardearon una fábrica de Dir El-Balah, una localidad en el centro de Gaza. Cuatro palestinos resultaron heridos en el ataque a la instalación, que la policía palestina ha definido como un taller metalúrgico y el Ejército israelí como una fábrica de armamento.

Horas después, tres palestinos, entre ellos un niño, morían en el campo de refugiados de Al Amari, cerca de Ramalá, a causa de una explosión de origen desconocido, según fuentes de la seguridad palestina. Además, otro palestino ha muerto por disparos de soldados israelíes cuando intentaba traspasar un control israelí en la localidad cisjordana de Kalkilya, según fuentes militares israelíes.