PROTESTA SOCIAL

Los italianos apoyan de forma masiva la huelga general convocada por los sindicatos

La industria y el transporte, sectores en los que el paro ha tenido mayor éxito

La huelga general de ocho horas convocada por los sindicatos italianos —la primera de esa magnitud en los últimos 20 años— ha tenido un seguimiento masivo en todo el país, sobre todo en la industria y los servicios, y en mucha menor medida en el pequeño comercio.

Según los sindicatos, en la huelga —que se ha desarrollado entre las 9:00 y las 17.00 hora española) han participado más de 13 millones de trabajadores por cuenta ajena de los casi 15 millones con los que cuenta el país. Esta cifra supone casi el 90%, aunque las organizaciones empresariales han apuntado que en la industria la participación ha sido del 60%.

Más información

El principal motivo de esta movilización ha sido la pretensión del Gobierno de Silvio Berlusconi de cancelar el artículo 18 del Estatuto de los Trabajadores, que prohíbe el despido sin causa justificada en determinados casos. Los empleados afectados son los de empresas procedentes de la economía sumergida, los que con su llegada a una sociedad hacen que supere los 15 trabajadores y los que pasan de contratos temporales a fijos. Este último caso se aplicará sólo en el sur del país.

Pero la huelga también reivindica reformas sociales, como una enseñanza pública de calidad, un sistema fiscal más equitativo y servicios sanitarios garantizados para todos.

El primer ministro, Silvio Berlusconi, se ha mostrado partidario del diálogo tras la jornada de protesta, pero ha matizado que las reformas que promueve su Gobierno son "necesarias". Il cavaliere ha aprovechado para difundir los datos de un sondeo según el cual su gabinete es bien valorado por el 68,7% de los ciudadanos.

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites

Suscríbete aquí

Las escuelas, que han permanecido cerradas, las oficinas bancarias y postales y, sobre todo, el transporte, han sido los sectores en los que se ha apreciado un mayor éxito de la convocatoria.

Además, numerosos vuelos han sido cancelados, así como trayectos ferroviarios y por carretera. Los periodistas se han unido a la huelga mayoritariamente, con la emisión sólo de dos informativos de radio y televisión de pocos minutos, y la salida a la calle de pocos diarios.

Donde no se ha notado la jornada de huelga ha sido en la Bolsa de Milán, que ha funcionado con normalidad y que ha subido de forma considerable (2,49%). En las grandes ciudades han abierto los pequeños comercios y los cafés.

Durante todo el día, en diferentes ciudades, se han desarrollado manifestaciones a las que han asistido más de dos millones de personas, según los sindicatos, mientras que la policía ha reducido esa cifra a menos de la mitad. La concentración más numerosa ha recorrido las calles de Florencia, también se han producido en Roma, Turín, Milán y Bolonia.

"El país se ha parado", ha declarado el líder del primer sindicato italiano, la CGIL, Sergio Cofferati, quien junto a Savino Pezzota, de la ex democristiana CISL, y Luigi Angeletti, de la centrista UIL, se han mostrado satisfechos por el grado de participación en la huelga.

Los dirigentes sindicales han asegurado que si el Ejecutivo no cambia sus planteamientos "no nos pararemos aquí", a la vez han pedido que se reabra una negociación que parta del mantenimiento del artículo 18 del Estatuto en sus actuales términos.

El ministro de Trabajo, Roberto Maroni, ha señalado que la protesta ha sido secundada por personas "que sólo representan a una parte del mundo del trabajo".

El líder sindical Sergio Coferatti se dirige a los manifestantes en Florencia.
El líder sindical Sergio Coferatti se dirige a los manifestantes en Florencia.AP

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50