JAPÓN

Asesinado a tiros un jefe mafioso que se recuperaba en un hospital de Tokio

La víctima, miembro de la 'yakuza' japonesa que se encontraba convaleciente de un tiroteo, recibió varios disparos en la cabeza

Como en una película de cine negro, donde los asesinos a sueldo son elementos recurrentes, un desconocido armado ha asesinado con un revólver a un jefe de la yakuza japonesa en un hospital de Tokio.

La víctima que se encontraba en la unidad de cuidados intensivos tras haber resultado herida en un tiroteo, según informan fuentes policiales.

"Un hombres vestido de negro, con una gorra negra y gafas disparó contra la víctima en la segunda planta" del hospital Nippon Medical antes de darse a la fuga, según ha indicado un portavoz de la Policía de Tokio.

Más información

Según la agencia de prensa Jiji, la víctima ha recibido varios disparos en la cabeza. Se trataba del jefe de una banda de 54 años que había resultado herido ayer en un tiroteo en Tokio. Dos agentes de policía local vigilaban la entrada de la unidad de cuidados intensivos pero el asesino disparó a través de un cristal, según la agencia, y finalmente el desconocido ha huido.

La televisión pública NHK ha indicado que el hombre se llamaba Takashi Ishizuka y precisa que diez personas se encontraban cerca de él en el momento del ataque, pero no hubo ningún otro herido.

Mafia medieval

La yakuza nació durante el feudalismo e imponía su ley entre comerciantes, apostadores o prostitutas. El nombre procede de la secuencia 8-9-3, que equivalía a la peor baza posible en un juego de naipes denominado hanafuda, y que los mismos jugadores acuñaron para autodefinirse como elementos inútiles de la sociedad.

La mafia lo retomó luego para sí como símbolo de los desechos sociales que ella ha aglutinado en un código de honor basado en la obediencia al superior, la fidelidad y el ultranacionalismo. Como rasgos más característicos de esta Cosa Nostra a la japonesa es el gusto por los tatuajes y la costumbre de cortar los dedos meñiques por error cometido, como inmortalizó Sydney Pollack en la película que descubrió a los occidentales que no todos los mafiosos son de ascendencia italiana.

En los últimos años la yakuza se ha hecho más presentable, al ascender al mundo de las empresas y de las finanzas y ha elevado su categoría profesional al rango de "semihonorables empresarios".

La policía japonesa calcula que el censo mafioso es de 60.000 miembros.

Lo más visto en...

Top 50