Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
ORIENTE PRÓXIMO

Asesinado en Beirut un ex ministro implicado en la matanza de Sabra y Chatila

Eili Hubeika se sentía amenazado después de anunciar que haría "importantes revelaciones" sobre la masacre

Eili Hubeika, ex ministro de Electricidad libanés y uno de los presuntos responsables de las matanzas de palestinos en Sabra y Chatila en 1982, ha muerto esta mañana en Beirut al estallar su vehículo. Hubeika dijo sentirse "amenazado" en una reunión secreta que mantuvo el pasado martes con un grupo de senadores de Bélgica, país en el que se ha abierto el proceso por la masacre. Todo apunta así a un atentado.

Según uno de estos senadores, Josy Dubié, Hubeika les había comentado que tenía importantes revelaciones que hacer y que también aportaría "pruebas de su inocencia". Además, el líder cristiano había confirmado que iría a Bruselas si se abriera un proceso contra el primer ministro israelí Ariel Sharon, también implicado en la matanza.

El líder cristiano amenazó el año pasado con hacer público un informe, "con horribles secretos", según sus propias palabras, sobre los partidos involucrados en las matanzas de los campamentos de refugiados palestinos. Pero hace dos días prefirió no revelarlos a los senadores belgas a la espera de hacerlo en el juicio.

No obstante, se han producido acusaciones entrecruzadas entre las autoridades libanesas y las israelíes. El primer ministro libanés, Emile Lahoud, ha acusado implícitamente al Gobierno israelí de estar detrás del asesinato, para evitar que Hubeika declarara en un tribunal de Bruselas en un caso abierto contra el primer ministro israelí, precisamente por las matanzas de Sabra y Chatila.

Para el jefe del Estado libanés, los asesinos de Hobeika, además de impedir que declarara en Bélgica, tenían "múltiples objetivos", entre ellos "desviar la atención internacional, y en especial la árabe, de lo que sucede en los territorios palestinos".

Mientras, el Gobierno israelí ha negado estas acusaciones, que ha calificado de "calumnias". Además, fuentes del Gobierno han implicado a Siria en el asesinato. Según estas fuentes, Siria no podría permitir que Hubeika declarara en el tribunal ya que podría implicar a Ghazi Kannan, por entonces coordinador de las actividades sirias en Líbano. "Este general fue responsable de numerosos atentados en Líbano, en especial los perpetrados con explosivos contra las fuerzas americanas en ese país (en 1982), y tenía mucho interés en impedir que Hobeika se expresara sobre este tema.

La explosión se ha producido a las 9.30 de la mañana (8.30 en España) y se ha sentido en todo el barrio cristiano de Hazimiya, en el sudeste de Beirut. El vehículo de Hobeika, un Jaguar último modelo ha volado por los aires en el momento en que el ex ministro encendía la llave de contacto del vehículo. Junto a él ha muerto su hijo y otras cuatro personas que le acompañaban.

Onda expansiva

Los agentes y los bomberos se han desplazado rápidamente al lugar de los hechos, donde hay numerosos heridos y edificios dañados, según testigos presenciales. La estrechez de la calle donde ha sucedido el estallido ha aumentado el efecto de la onda expansiva, que ha afectado a un gran número de viviendas y locales comerciales de los alrededores.

Hobeika, ex ministro de Electricidad en el Gabinete del anterior primer ministro, Salim Hoss, fue uno de los líderes de las Fuerzas Libanesas (milicias cristianas) que lucharon en la guerra civil del Líbano (1975-1990).

Grupos palestinos y libaneses le acusaban de participar en las masacres de Sabra y Chatila (sur de Beirut), en las que murieron más de mil palestinos a manos de los milicianos cristianos, se supone que con el visto bueno del Ejército de Israel, tres meses después de que invadiera Beirut en junio de 1982.

Un año después, una comisión israelí encontró "culpable indirecto" de aquellas masacres al actual primer ministro israelí, Ariel Sharon, en aquellos momentos ministro de Defensa, y que fue destituido como resultado de la investigación.

Dos muertos en Gaza

Mientras, la violencia ha continuado un día más en Gaza y Cisjordania. En la franja de Gaza, dos campesinos palestinos han muerto esta mañana por los disparos de un tanque del Ejército de Israel, según fuentes hospitalarias.

Los campesinos trabajaban la tierra junto a Dir el-Bálaj, vecino al asentamiento judío de Kfar Darom, en el centro de la franja de Gaza, cuando soldados de una posición cercana del Ejército israelí sospecharon que intentaban cometer un atentado y les dispararon desde sus tanques.

Al respecto, la radio estatal de Israel ha señalado desde Jerusalén que "no está claro si se trata de un intento de cometer un atentado o de lo que se califica como un 'accidente de trabajo'", una forma irónica que tienen los israelíes de aludir a palestinos que preparan cargas explosivas y les estallan antes de tiempo.

También esta mañana, un oficial de los servicios secretos palestinos muerto en un enfrentamiento con soldados israelíes en el barrio de Al-Tire, de la ciudad cisjordana autónoma de Ramala.