Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
ORIENTE PRÓXIMO

Israel divide en dos Gaza y prosigue sus ataques tras la ofensiva con misiles de ayer

En la madrugada de hoy Israel ha realizado una nueva incursión en territorios palestinos y ha lanzado un ataque con obuses contra un puesto policial

Los carros de combate israelíes han tomado posiciones en la carretera de Salahedin, el principal eje viario entre el norte y el sur de la franja de Gaza, mientras los soldados han colocado bloques de cemento en la carretera. La ruta paralela a ésta, reservada a la Policía palestina, ha quedado también cerrada.

El Ejército israelí ha prohibido en varias ocasiones la circulación a los palestinos entre el norte y el sur de la franja de Gaza, una medida de castigo que ha sido tras ataques antiisraelíes.

Ataques con tanques y lanchas

Sólo unas horas después del ataque israelí con misiles lanzado contra Gaza, esta madrugada el Ejército israelí ha lanzado dos nuevas ofensivas contra objetivos palestinos.

Soldados del Ejército israelí han entrado aún de noche en una zona bajo el control

de la Autoridad Nacional Palestina, después del lanzamiento de varias granadas de mano contra una de sus posiciones en la franja de Gaza, según han informado fuentes israelíes.

Los tanques y excavadoras israelíes han penetrado unos 500 metros dentro del territorio palestino, en las afueras de las localidad de Deir El Balaj, con el objetivo de despejar el terreno y evitar que los milicianos palestinos puedan acercarse a los asentamientos vecinos. Un palestino ha resultado herido en el tiroteo provocado por la incursión.

Poco después, lanchas de la Marina israelí han disparado hasta seis obuses contra un puesto de la guardia del presidente palestino, Yasir Arafat, también en Gaza. La ofensiva no ha causado heridos, pero ha destruido la instalación.

Misiles tierra-tierra guiados por laser

Ayer, Israel dio una nueva vuelta de tuerca en su refinamiento a la hora de atacar las posiciones palestinas. A mediodía, los habitantes de Gaza se despertaron sobresaltados de la siesta sometidos a una lluvia de misiles que llegó sin avisar. El Ejército israelí empleó misiles tierra-tierra con guía láser para destruir quirúrgicamente objetivos seleccionados. Apenas un susurro, y luego una cadena de explosiones que sacudió hasta sus entrañas el centro de Gaza.

Quince civiles resultaron heridos en este ataque, que destruyó el recinto militar de Serrall. En este complejo se encuentran algunas de las oficinas más importantes de las fuerzas policiales de Yasir Arafat, amén de una carcel y la sede de un sector de los servicios secretos palestinos. Además, los misiles israelíes destruyeron unas oficinas del partido gubernamental Al Fatah.

Precisamente el portavoz del presidente palestino, Nabil Abu Rudaina, declaró tras el ataque que la ofensiva supone "la guerra". Sin embargo, la operación israelí no tenía al parecer como objeto causar grandes daños sino lanzar una señal de alerta a Arafat, ante el recrudecimiento de la intifada en las últimas semanas.

Dos muertos más

Esta madrugada han muerto dos palestinos en un hospital de Gaza como raíz de los enfrentamientos de los últimos días. Jader Jandíe, de 27 años, ha muerto a consecuencia del infarto que sufrió durante el ataque israelí con misiles tierra-tierra de ayer.

Por su parte, Haisem Daur, de 17 años, ha muerto por las heridas sufridas el martes en un bombardeo israelí del campo de refugiados de Jan Yunes, el mismo en el que murió una bebé palestina de tres meses y medio.