Icon para Larios

Los sitios para ver los atardeceres perfectos que nos merecemos este verano

Son muchos los que han escrito sobre ellos, más aún los que no pueden evitar plasmarlo en una foto (y presumir en redes), pero ningún atardecer cuenta si no estamos delante para saborearlo. En el verano más esperado de nuestras vidas, Larios nos invita a disfrutar de la puesta de sol perfecta con Atardeceres Larios, una propuesta en donde la música y el sabor suave y refrescante de la ginebra elevan el espectáculo.

Todos los días se pone el sol, es cierto, pero no por eso nos lo deberíamos perder. Porque los atardeceres, como desgranaba el escritor Alessandro Baricco, no son fáciles de comprender. “Tienen sus tiempos, sus medidas, sus colores. Y como no hay un atardecer, ni uno solo, que sea idéntico a otro, entonces el científico tiene que saber discernir los detalles y aislar la esencia

hasta que pueda decir este es un atardecer, el atardecer. ¿La estoy aburriendo?”, escribía el italiano en la novela Océano Mar. De atardeceres se ha escrito mucho, pero es un momento tan concreto –que ni es día ni es noche–, que solo cuenta si se vive. Larios, la ginebra de raíces mediterráneas, nos invita este verano a saborear esos atardeceres perfecto que tanto llevábamos esperando (y que tanto nos merecemos). Porque si algo saben es dónde y cómo disfrutar de los mejores momentos sin prisas ni preocupaciones.

El emblemático ‘El Balneario’ de Málaga

Con los aires de nobleza de un edificio que acogió a lo mejor de la sociedad malagueña, y la decadencia romántica de una época que ya no existe, el atardecer desde El Balneario, en los antiguos Baños del Carmen, siempre adquiere tintes teatrales, con el sol desplegando toda su paleta de naranjas. Este verano, a la paradisíaca estampa hay que añadirle música en directo y el sabor suave y refrescante de Larios 12. Porque una ginebra tan asociada a sus raíces como Larios no podía elegir mejor emplazamiento para devolvernos el ocaso perfecto.

Del 7 al 16 de julio, con la caída del sol, Atardeceres Larios se convertirá en la oportunidad de disfrutar de un instante inolvidable: un reservado con nuestros amigos, con el aroma a azahar característico de Larios 12 y aperitivos mediterráneos sobre la mesa, y actuaciones de reconocidos artistas del panorama actual. Los Secretos abrirán un cartel en el que hay nombres como Christina Rosenvinge, Mikel Erentxun, La Bien Querida... hasta completar un programa de diez actuaciones. El ingrediente que faltaba para brindar por ese atardecer en el que tanto nos refugiaremos el resto del año. Los tickets, disponibles en atardecereslarios.es, están destinados además a rehabilitar el jardín original del balneario malagueño y recuperar todo su esplendor.

En Marbella, Starlite Catalana Occidente

Ninguna ciudad ha conseguido aunar el cosmopolitismo más lujoso con las tradiciones de siempre como Marbella. Pero más allá de los yates amarrados en el puerto o una cocina digna de candidatura a la capitalidad de la gastronomía, la ciudad de la Costa del Sol esconde los mejores lugares para disfrutar del ocaso. Entre las montañas escarpadas de la Cantera de Nagüeles, a tan solo quince minutos de Puerto Banús, Starlite Catalana Occidente se ha convertido en estos diez años en el mejor festival boutique europeo. Famoso por sus auditorios al aire libre y su cuidada programación, este verano Larios ha creado espacios únicos para ver el atardecer desde allí. Naturaleza, música, y, por supuesto, el sabor suave y refrescante de un Larios 12. Un cóctel de nombre evocador, Azahar Sunset, creado en exclusiva para compartir este momento ideal.

La intimidad de la Playa de la Rijana, Granada

Nunca una playa tan pequeña albergó tanta fantasía. Esta cala, situada en el impoluto pueblo de Gualchos, está resguardada entre dos peñones que la protegen del viento y enmarcan la caída del sol. Su paisaje abrupto está lleno de historias –fue un fondeadero en donde los pescadores cargaban las bodegas de agua dulce y desde su torre, de la que queda parte del esqueleto, vigilaban a los piratas–, y le concede su particular carácter íntimo. Un lugar increíble para sumergirse durante el día y explorar su precioso fondo marino, y por la noche, brindar al atardecer por el espectáculo.

Alcanzar Dénia desde Lamarserena

De las imponentes murallas del castillo de Dénia al pico del Mondúver, en Lamarserena las vistas de toda la ciudad quedan a nuestro alcance. Culminando la espectacular arquitectura del Sounders, esta terraza chill out de la Marina El Portet nos regala uno de los mejores atardeceres de la costa alicantina. No es la única razón por la que se ha convertido en uno de los locales de moda de Dénia. Con una selección musical cuidada, al igual que sus elaborados cócteles, es el sitio perfecto para disfrutar del skyline en 360º, mientras la brisa nos acaricia la cara y los últimos rayos de sol se proyectan por el edificio, creando un nuevo espectáculo.

La pureza de Mojácar, en Almería

Mojácar es otro de esos pueblos bellísimos e impolutos del sur, en donde las típicas casas andaluzas se enredan en torno a la sierra de la Cabrera, creando empinados laberintos salpicados de geranios. En lo alto del pueblo, su atractivo pasado árabe convive con la tranquilidad de sus vecinos de siempre; en sus increíbles playas –tiene 17 kilómetros de costa– lo que reina es la música y las ganas de divertirse. Mandala Beach Mojácar juega con esas mismas dualidades. Por un lado, la carta de su restaurante actualiza la cocina tradicional para cautivar a los paladares más cosmopolitas. Por otro, su sesión nocturna, Beach Club es una puerta a lo inesperado. “Baila, desmelénate, canta y pásalo de lujo”, nos invitan los organizadores. ¿El punto de encuentro? El atardecer que se cuela por sus rincones. Para pedir un Larios 12, seguir el consejo al pie de la letra, y dejarse llevar.

El verano eterno de Salobreña, Granada

Siempre es verano en Salobreña. Este blanquísimo pueblo granadino, levantado entre el terreno caprichoso de un peñón, es el secreto mejor guardado de la Costa Tropical. Si la panorámica destaca por la increíble belleza, las playas lo hacen por sus aguas cristalinas. Su vida, o al menos cuando se trata de una incursión fugaz veraniega, gira en torno al mar: salidas en barco, actividades acuáticas, paseos por el puerto. Ante semejante escenario, Mare Mia se ha propuesto revolucionar las noches estivales en el paseo marítimo. Con una programación cuidada en la que destacan nombres como Skechi o Lennis Rodriguez, y un escenario exótico, en el que las palmeras se entremezclan con el horizonte, los atardeceres aquí adquieren tintes caribeños.

Arrecife de la Sirenas, en Almería

Con un nombre tan mágico –su origen se debe a una antigua leyenda de pescadores que a menudo confundían a las focas monje que habitaban en la zona con seres más mitológicos–, los atardeceres desde este rincón de Cabo de Gata no podían ser de otra manera. Conocida por sus aguas cristalinas y sus antiguas chimeneas volcánicas, moldeadas por el tiempo con esas formas caprichosas e irregulares; cuando el sol empieza a caer, la playa se llena de un sorprendente juego de luces y sombras. En cuestión de segundos entenderemos por qué es uno de los más fotografiados de Almería. ¿Cómo mejorar el encuentro? Un picnic al atardecer con un brindis de Larios 12. El ritual es sencillo: una copa llena de hielos, el sabor de la lima en el borde y un suave movimiento para que el frescor y los tonos cítricos se expandan. A continuación, bastan unos 5 cl de Larios 12 y un botella de tónica para crear el gintonic perfecto. El aroma a flor de azahar y una filigrana de naranja potenciarán los sabores de la ginebra, elaborada con 12 especias botánicas. Un ocaso frente al mar lo transforma en un momento inolvidable.

Disfruta de un consumo responsable. 40º

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50