Bryce Dallas Howard revela la presión para perder peso que sufrió en ‘Jurassic World: Dominion’: “Me pidieron que no usara mi verdadero cuerpo en pantalla”

La actriz se ha convertido en una de las abanderadas de la filosofía ‘body positive’ en Hollywood, aun así, su aspecto sigue siendo motivo de debate entre los ejecutivos de las productoras cinematográficas

La actriz Bryce Dallas Howard en la 'premiere' de 'Jurassic World: Domination', en Los Ángeles (California) el 6 de junio de 2022.
La actriz Bryce Dallas Howard en la 'premiere' de 'Jurassic World: Domination', en Los Ángeles (California) el 6 de junio de 2022.Axelle/Bauer-Griffin (FilmMagic)

Bryce Dallas Howard ha revelado en una reciente entrevista con el medio británico Metro que le recomendaron perder peso antes de volver a encarnar a la exjefa de operaciones del parque de dinosaurios Jurassic World, Claire Dearing, en la película Jurassic World: Dominion: “Cómo digo esto, cómo digo esto, cómo digo esto...”, bromea la actriz ante la cámara, porque ya lo ha dicho en incontables ocasiones. “Me pidieron que no usara mi verdadero cuerpo en pantalla”. Sin pelos en la lengua, la intérprete señala que ciertos ejecutivos, a los que no identifica por sus nombres, discutieron sobre su peso y le pidieron adelgazar antes de empezar a rodar la película que cierra el revival de la saga jurásica.

Explica que fue el director de esta y la primera Jurassic World, Colin Trevorrow, quien salió en su defensa y le mostró su apoyo en público: “En esta tercera película hay mucha más presencia femenina en el reparto”, cuenta Dallas Howard, “y eso fue algo que hizo que Colin [Trevorrow] se sintiera suficientemente seguro como para protegerme... porque la conversación ‘Tenemos que pedirle a Bryce que adelgace’ volvió a surgir”. El director no dio margen para la negociación sobre la pérdida de peso de su actriz protagonista: “Hay muchos tipos de mujeres en este mundo y hay muchos tipos de mujeres en esta película”, afirma Bryce Dallas Howard que argumentó el director. También destaca que hubiese sido imposible para ella realizar escenas de acción si hubiese estado a dieta: “Estoy muy orgullosa de todas las escenas de acción que tuve que hacer, y que pude hacer con mi propio cuerpo. Espero que esto sea una pequeña muestra de lo que es posible”.

Quizás por la seguridad que le concede haber sido criada en la cuna de Hollywood —su padre es Ron Howard, director de películas como Apolo 13 o Una mente maravillosa— o por los aprendizajes que le ha enseñado su propia vida, Bryce Dallas Howard, que a lo largo de su carrera se ha enfundado en distintas tallas de ropa, se ha convertido en una persona vocal y vital dentro de la filosofía body positive, demostrando que las fluctuaciones de peso son naturales para muchas mujeres, especialmente cuando tienen hijos. Tal y como ella misma reconoció, los cambios corporales que vivió durante su primer embarazo, en 2007, no le afectaron, pero los del segundo, en 2012, sí: “Antes de que Theo naciera estaba bastante tranquila con los 36 kilos ganados, pero ahora estaba mortificada”, escribió en un ensayo publicado en GOOP, la web de estilo de vida propiedad de la también actriz Gwyneth Paltrow, donde relató su experiencia con la depresión postparto. De aquella vivencia se llevó unos cuantos aprendizajes: uno de ellos fue el de aceptar su propio cuerpo y los cambios naturales que se pudieran producir en él, a pesar de lo que los tabloides pudieran comentar sobre ello.

Bryce Dallas Howard en la ceremonia de los Critics' Choice Awards en 2016 en Santa Mónica (California), luciendo un vestido de TopShop de 240 dólares.
Bryce Dallas Howard en la ceremonia de los Critics' Choice Awards en 2016 en Santa Mónica (California), luciendo un vestido de TopShop de 240 dólares.Steve Granitz (WireImage)

Una de sus más sutiles formas de protesta se da sobre la alfombra roja en los premios más importantes que concede la industria: desde 2016, la actriz apuesta por comprar sus propios vestidos, a veces en tiendas online y por menos de 300 dólares, como el vestido amarillo de TopShop con cuello en forma de uve que llevó a los Critics’ Choice Awards de ese año. Su decisión se debe a las dificultades para encontrar a diseñadores dispuestos a vestir a celebridades que se salgan del canon y las tallas habituales: “Aludí a esto en los Globos de Oro”, declaró durante los Critics’ Choice Awards, “pero es que cuando no eres una talla de muestra, o cuando no tienes una relación directa con un diseñador, o si no tienes mucho tiempo por delante, los vestidos de mi talla no están disponibles. Así que suelo comprarlos por mi cuenta”. De esta manera manda un mensaje contundente a la industria del cine y de la moda: que no todas las celebridades gastan las tallas 34 y 35. Y, de forma más explícita, niega a los grandes diseñadores la posibilidad de vestir a una de las últimas grandes estrellas femeninas del blockbuster y prometedora directora tras ponerse detrás de las cámaras de la serie The Mandalorian, ambientada en el universo Star Wars.

En 2017, la actriz ganó 13 kilos para meterse en la piel de Lacie Pound en el episodio Nosedive de la serie distópica de ciencia ficción Black Mirror. El episodio mostraba una sociedad en la que todas las personas usaban una aplicación que puntuaba entre 0 y 5 puntos a los demás tras cada interacción social y su personaje quería conseguir una nota superior al 4.2 antes de acudir a una boda, como respuesta a la humillación de que la novia le enviase un vestido de dama de honor demasiado pequeño. Este papel permitió que Bryce Dallas Howard hablase de su opinión respecto a la presión que sufren las mujeres: “En la cultura en la que vivimos, existe este acuerdo generalizado y compartido de que hay un cierto tipo de cuerpo para admirar y, en realidad, no se basa en nada real o sustantivo. Es algo verdaderamente superficial, y eso tiene un alto coste”, dijo en una entrevista para la revista Marie Claire. Con este currículum y sus constantes declaraciones públicas, cuesta imaginar que haya todavía un solo ejecutivo capaz de pedirle a Bryce Dallas Howard que intente bajar de peso.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS