Enrique de Inglaterra espera que sus dos hijos nunca experimenten internet y las redes sociales como son hoy

El duque de Sussex critica en una charla el “dinero inimaginable” que ganan algunas compañías con el tiempo, la atención y la información de las personas

El príncipe Enrique de Inglaterra, en un discurso durante un concierto en Nueva York en septiembre de 2021.
El príncipe Enrique de Inglaterra, en un discurso durante un concierto en Nueva York en septiembre de 2021.CAITLIN OCHS (REUTERS)

El príncipe Enrique se ha mostrado contundente contra las redes sociales y los daños que puede ocasionar el universo online, y cómo este puede afectar a los niños. Convertirse en padre de Archie y Lilibet le ha motivado para tratar de cambiar las cosas. “Espero que mis hijos nunca tengan que experimentar el mundo online tal y como existe actualmente”, afirmó ayer durante su intervención, por vídeo desde su casa en California, en la celebración del foro Global Child Online Safety Toolkit de 5Rights Foundation.

Durante su charla, Enrique de Inglaterra fue un paso más lejos y se mostró muy crítico con las compañías de redes sociales que ganan un “dinero inimaginable” con el tiempo, la atención y la información de las personas. Habló también de la preocupación que comparte con su esposa Meghan Markle por el futuro de la generación de sus hijos, e hizo un llamamiento a un cambio que “priorice los derechos de nuestros hijos a un futuro seguro y feliz”. “Donde quiera que estés, donde sea que estés escuchando, predigo que tu familia, como la mía, comprende que la forma en que experimentamos tecnologías como las redes sociales no funciona y debe corregirse”.

“Mis hijos son demasiado pequeños para haber experimentado el mundo online todavía [Archie tiene 3 años y Lilibet cumplirá 1 año el mes que viene] y espero que nunca tengan que experimentarlo como existe ahora. Ningún niño debería tener que hacerlo”, contó el príncipe Enrique en su charla. “Como padres, mi esposa y yo estamos preocupados por la próxima generación que crece en un mundo donde son tratados como experimentos digitales para que las empresas ganen dinero y donde cosas como el odio y el daño se normalizan de alguna manera”, dijo quien aseguró que se siente afortunado por ser un padre que tiene una plataforma en la que poder hablar. “Queremos que nuestros niños y todos los niños se sientan empoderados para hablar”.

Según el duque de Sussex, el modelo de negocio de internet actual está haciendo exactamente lo que debe hacer: “Dejarnos entrar y mantenernos haciendo scroll, enfadarnos, ponernos ansiosos o insensibilizarnos con el mundo que nos rodea”. “Eso es bastante malo cuando está destinado a adultos, pero aún peor, está destinado a hacer lo mismo con nuestros hijos”. Por eso, llamó a que se produzcan cambios a partir de la presión pública y de leyes que protejan a los menores. Y ese es uno de los objetivos de 5Rights Foundation. Fundada por la baronesa Beeban Kidron, comenzó como un conjunto de principios que reimaginan el mundo digital como un lugar en el que los niños y los jóvenes tendrían el derecho existente de participar en el mundo digital de manera creativa, con conocimiento y sin miedo.

No es la primera vez que Enrique de Inglaterra habla sobre los efectos negativos de las redes sociales y actúa en consecuencia. En marzo de 2020, él y Meghan Markle decidieron cerrar su cuenta conjunta en Instagram (@sussexroyal). Y por ahora no han vuelto. Su último post lo publicaron el 30 de marzo, y poco después abandonaban su rol como miembros de la familia real británica.

Sobre la firma

Elisabet Sans

Responsable del suplemento El Viajero, ha desarrollado la mayor parte de su carrera en EL PAÍS. Antes trabajó en secciones como El País Semanal, el suplemento Revista Sábado y en Gente y Estilo. Es licenciada en Periodismo por la Universidad Ramón Llull de Barcelona y máster de Periodismo EL PAÍS.

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS