Gente

Travis Kalanick, el indomable cofundador de Uber

El multimillonario blinda su relación con la modelo de Victoria’s Secret, Daniela López Osorio, mientras da un giro a su profesión con un negocio de cocinas fantasmas pero sin abandonar su excéntrico carácter

Travis Kalanick, en la gala del Met de Nueva York en 2019.
Travis Kalanick, en la gala del Met de Nueva York en 2019.Theo Wargo / WireImage

El multimillonario cofundador de Uber, Travis Kalanick, y la modelo de Victoria’s Secret, Daniela López Osorio, mantienen una relación lejos de los focos. Según apuntan algunos medios estadounidenses, la pareja se ha empezado a ver durante la pandemia, y tras coincidir el pasado enero en un evento en California, el empresario estadounidense, de 44 años, y la top colombiana, de 27, han iniciado un noviazgo que ambos intentan llevar en la más absoluta discreción.

“Travis está saliendo con Daniela desde mediados de enero, pero lo están manteniendo en silencio”, ha dicho una fuente al portal Page Six pese a que ni el representante de Kalanick ni el portavoz de López Osorio han comentado nada al respecto. La modelo colombiana fue descubierta en 2014, cuando tenía 17 años en Orlando (Florida). Un año después fichó por la firma de lencería de lujo y, además de ser una estrella de las pasarelas, ha participado en vídeos musicales como Hawái junto a Maluma y The Weeknd. Se trata de la primera relación conocida para el cofundador y ex director ejecutivo de Uber, la empresa de transporte privado con conductor que fundó junto a Garrett Camp en 2009, desde su ruptura con la violinista Gabi Holzwarth, en 2016, tras más de dos años de relación.

Travis Kalanick renunció como CEO de Uber en 2017 a raíz de que se iniciaran varias investigaciones tras estallar un escándalo de discriminación sexual y laboral que denunciaron varias empleadas. Un ambiente sexista que hasta la propia Holzwarth denunció en una ocasión tras poner fin a su relación. “Vas a un evento y solo hay un montón de modelos... es lo único que les interesa. Como mujer que lucha contra mis propias inseguridades e imagen corporal, lo mejor para mí fue dejar ese mundo malsano de estándares imposibles”, dijo la violinista al Huffington Post. Entonces, Kalanick fue acusado de ignorar los informes sobre los casos de acoso sexual que se habían producido en la compañía, pero no han sido los únicos problemas en los que se ha visto envuelto este empresario hecho a sí mismo y de carácter indomable.

Kalanick (Los Ángeles, 1976) creció en Northridge, California, un suburbio en las afueras de Los Ángeles. De niño quería ser espía pero acabó siguiendo los pasos emprendedores de su madre publicista y comenzó como comercial vendiendo productos puerta por puerta. Fue admitido en la prestigiosa UCLA (Universdidad de California en Los Ángeles), donde estudió ingeniería informática hasta 1998, cuando dio el salto al sector empresarial y comenzó a dar forma al que hoy es considerado ya un histórico del mundo emprendedor. Antes de Uber, lanzó otras dos empresas tecnológicas. En 1998 cofundó Socur, un servicio de intercambio de archivos en Internet que a los dos años se vio obligado a cerrar debido a las numerosas denuncias por piratería que acumulaba. Pero no cejó en su empeño y tiempo después creó Red Swoosh, otra empresa con el mismo concepto que acabó vendiendo por 20 millones de dólares.

La violinista Gabi Holzwarth y el CEO de la empresa de transportes Uber, Travis Kalanick.
La violinista Gabi Holzwarth y el CEO de la empresa de transportes Uber, Travis Kalanick.gtresonline

Quienes le conocen le describen como imprudente y arrogante, algo que ha podido impulsar a Uber al éxito en varias ocasiones, pero que en los últimos años, también ha resultado contraproducente para Kalanick y la compañía en su conjunto, que se ha visto envuelta en varios escándalos. Ejemplo de ello es la denuncia de Google por robo de propiedad intelectual y patentes, el atropello mortal de una mujer por un vehículo autónomo sin conductor o el informe que publicó The New York Times sobre que supuestos empleados consumían cocaína durante un polémico retiro de la compañía en Miami, a raíz del cual un gerente fue despedido después de haber sido acusado de acoso por múltiples mujeres. Tampoco hay que olvidar los problemas que tuvo con los accionistas de su compañía, que exigieron su salida. Esta se acabó produciendo solo unas semanas después de que él anunciara que se tomaba una baja temporal e indefinida para tomar aire y guardar luto por la muerte de su madre en un accidente.

En sus discursos y conferencias siempre ha mostrado un discurso rudo y agresivo, rasgos que también quedaron probados en la cortante conversación que Kalanick mantuvo con un chófer de su plataforma que se quejaba de la abrupta bajada de tarifas. El conductor dijo que apenas le daba para pagar las facturas y el directivo se enfureció sin percatarse de que el conductor contaba con una cámara de seguridad en el interior del vehículo cuya grabación se convirtió en contenido viral en YouTube.

Pero los problemas de personalidad de Kalanick vienen de largo. Siempre rechazó a aquellos que no hablaban bien de la compañía y en 2014 pidió que se diseñara una herramienta interna que permitiera espiar a los periodistas críticos con el servicio de su app a través de sus trayectos. Kalanick fue CEO de Uber desde 2010 hasta 2017, y en diciembre de 2019 vendió todas sus acciones por más de 2.500 millones de dólares antes de anunciar su salida definitiva de la empresa de vehículos. Hoy acumula una fortuna de 2.800.000.000, según Forbes.

Paralelamente, tras su salida de Uber busca dar un giro a su vida profesional. En 2018 lanzó un fondo de riesgo llamado 10100 y ahora apuesta por uno de los negocios que está en alza: las cocinas fantasmas. Kalanick es ahora director ejecutivo de City Storage Systems, una empresa centrada en la remodelación de activos inmobiliarios en quiebra o con dificultades, como almacenes y centros comerciales abandonados o talleres y restaurantes cerrados. Durante estos dos últimos años, el empresario ha formado silenciosamente este mini imperio inmobiliario comprando más de 40 propiedades en casi dos docenas de ciudades por más de 130 millones de dólares, según el Wall Street Journal. Entidades destinadas a CloudKitchen, una nueva startup que alquila espacio a empresas que preparan comida para entregar a domicilio, un mercado que cada vez se está expandiendo por más países.

Sin embargo, cambiar su trayectoria laboral no le ha eximido de las críticas. En los últimos meses, el multimillonario ha sido el protagonista de varias polémicas debido a las fiestas que han tenido lugar en sus casas de Nueva York y Los Ángeles. En plena pandemia por el coronavirus, Kalanick ha organizado grandes reuniones en las cuales ninguno de los invitados llevaba mascarilla, incumpliendo gran parte de las medidas de seguridad sanitarias.

Archivado En:

Más información

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50