La novia de Regé-Jean Page, el duque de ‘Los Bridgerton’, no es Daphne, sino una escritora y futbolista

La estrella de la serie de Netflix mantiene una discreta relación con Emily Brown, de 30 años, con quien convive en Londres

Regé-Jean Page y Phoebe Dynevor, en un capítulo de la primera temporada de 'Los Bridgerton'.
Regé-Jean Page y Phoebe Dynevor, en un capítulo de la primera temporada de 'Los Bridgerton'.Cordon

Malas noticias para los fans del atractivo Simon Busset, duque de Hasting, protagonista del fenómeno de Netflix Los Bridgerton, pues se ha sabido que el actor que le da vida, Regé-Jean Page, no está soltero. Según las imágenes que publica The Mail on Sunday el intérprete se ha dejado ver en actitud cariñosa con una chica, que resulta ser su pareja.

La joven se llama Emily Brown y es una escritora de 30 años que trabaja como freelance para firmas como Nike, Converse y Uber. Su afición por el deporte va más allá, ya que también juega al fútbol, concretamente en el equipo FBB Warrior del suroeste de Londres. La pareja convive en una casa que compraron juntos en la capital en febrero del año pasado, unos meses después de que terminara la grabación de la primera y exitosa temporada de Los Bridgerton. Según señala la prensa inglesa, la pareja se despedía cuando la estrella de la televisión se dirigía a un coche con chófer en su camino al aeropuerto para tomar un vuelo a Nueva York, donde continuará con sus proyectos audiovisuales.

Nacido en Londres pero criado en Zimbabwe, Page hizo su primera aparición en televisión en 2004. Tras varios papeles secundarios, asumió un mayor protagonismo en la miniserie estadounidense Roots pero su oportunidad para incorporarse al universo de Shondaland —como se llama al universo de Shonda Rhimes, la creadora de Anatomía de Grey o Scandal— le llegó en 2018, con la incorporación a la serie For the people, una ficción de abogados producida por Rhimes. Y ha sido su interpretación de Simon Basset en Los Bridgerton lo que le ha traído no solo una serie de nominaciones a premios de televisión, sino también legiones de admiradores y una segunda temporada que ya está en trámites.

Page se ha convertido en uno de los rostros del momento. Su perfil de Instagram ha pasado en semanas de tener 20.000 seguidores a 4,8 millones. Su fama ha sido tal y tan inmediata que incluso su nombre empieza a sonar para ser el próximo James Bond. Pero si bien el duque deja poco a la imaginación durante las abundantes y explícitas escenas de sexo en la ficción de Netflix, la vida real de Page se ha mantenido hasta ahora bajo un halo de misterio.

Estas últimas semanas ha sido foco de entrevistas, donde ha desgranado anécdotas, desde que es un gran aficionado tanto a la música como al café, sin los que no puede pasar en los rodajes, hasta que tuvo que aprender boxeo, dicción o montar a caballo para la serie. Y también se ha convertido en la obsesión de los paparazis, quienes buscan descubrir algo con lo que romper su discreción. Por ahora se ha dejado ver con su pareja por las calles de Londres, falta saber cuándo hará una presentación oficial en alguna alfombra roja.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS