La obsesión de Guti por David Beckham reflejada en el nombre de su nuevo hijo

El exmadridista se ha inspirado en el inglés no solo en el terreno de juego, también en su gusto por la moda y los tatuajes. Ahora le copia el nombre de Romeo para su recién nacido

Guti, en un partido del Almería el pasado febrero.
Guti, en un partido del Almería el pasado febrero.CARLOS BARBA

Guti compartió vestuario con David Beckham cuando ambos jugaban en el Real Madrid. Sus fieles seguidores fueron conscientes de que el inglés no era un simple compañero más para el madrileño, sino que fue una de sus grandes inspiraciones tanto en el terreno de juego como en su gusto por la moda y los tatuajes. Y ahora parece que también lo ha sido para elegir el nombre de su recién nacido. José María Gutiérrez Hernández (Guti) y Romina Belluscio han dado la bienvenida a su segundo hijo en común, al que han llamado Romeo, el mismo nombre que lleva el segundo vástago de Beckham.

El parecido estilístico de ambos cuando jugaban en el equipo blanco era evidente. Igual que el actual propietario del Inter Miami, Guti fue un icono de la metrosexualidad con sus pendientes de brillantes, sus mechas rubias, sus tatuajes y su atrevido vestuario. Tuvo fama de rompecorazones. Los rumores de romances y de novias fueron constantes en esos años y él nunca ocultó que le encantaba salir de fiesta. Como el esposo de Victoria Beckham, Guti marcó una época en el Real Madrid. Formado en la cantera, consiguió brillar en el Madrid de los Galácticos en un equipo que anteponía los fichajes millonarios a los jugadores de la casa. Pese a ello, el centrocampista deslumbró con su talento, aunque con reservas. Un sector de la afición consideraba que era irregular y no corría. Él nunca lo negó. Lo suyo no era eso, porque “los buenos no corren”, llegó a decir el que soñaba con ser una estrella del rock.

Romeo se une a Enzo, el primogénito que el exfutbolista y la que fuera reportera de Sé lo que hicisteis… tuvieron hace siete años. Los dos tienen otros dos hermanos mayores, Zaira y Aitor, fruto del primer matrimonio de Guti con Arantxa de Benito. El anuncio del embarazo de Belluscio el pasado julio coincidió en momento agridulce para el exjugador y ahora entrenador de fútbol, que el pasado noviembre fichó para dirigir a la plantilla del Almería. Sin embargo, su aventura no salió del todo bien y a finales de junio era destituido. Su etapa en el conjunto andaluz no estuvo exenta de polémica, ya que se le acusó de salir de fiesta con los jugadores tras una derrota liguera. “Mi vida es ordenada, me levanto pronto para estar con mi hijo, ir al trabajo, volver con mi familia... No tengo tiempo para nada más”, contestó entonces él.

No ha sido el único quebradero de cabeza que ha tenido en el último tiempo. El pasado diciembre, su hija mayor, Zaira, acaparaba titulares por haber celebrado su 20º cumpleaños en plena pandemia con una masiva fiesta ilegal en la que se incumplieron todas las medidas sanitarias impuestas para evitar la propagación de la covid. Debido al revuelo que se causó tras la publicación de varios vídeos del evento en las redes sociales, la joven acabó pidiendo perdón públicamente. “Es verdad que fuimos más de seis, es una irresponsabilidad, soy una niña de 20 años y a lo mejor no soy consciente de la situación que estamos viviendo ahora mismo, y lo único que puedo decir es perdón, no me puedo excusar de otra manera”, dijo días después.

Ninguno de sus progenitores habló de ello. A diferencia de Aitor, al que Guti sí dedica alguna publicación en su Instagram, el futbolista nunca ha hecho mención alguna sobre su hija Zaira. Arancha de Benito le ha acusado en el pasado de ser un padre ausente especialmente con la mayor, quien de niña fue “más conflictiva”. Guti y Arancha se casaron en 1999 y se divorciaron 10 años después. Era una pareja popular porque ella también era un rostro conocido de la televisión, pero el fuerte carácter de ambos hizo que su relación viviera momentos de ida y vuelta y sus amagos de separación ocuparan portadas de revistas. En 2003 y 2006 anunciaron rupturas que no llegaron a realizarse, y de ahí quizás un divorcio en secreto. Años después la hoy empresaria dijo en un programa de televisión que le “costó, y mucho, aceptar, asumir, superar y tirar para adelante”. “Jose [Guti] es muy pasional y yo también lo soy. Se juntó pasión con pasión y estalló la bomba en todos los sentidos. Los buenos momentos eran muy muy buenos, pero los malos eran malísimos”, explicó sobre su relación Arancha de Benito, quien reveló haber asumido varias infidelidades por parte de su entonces marido.

El futbolista se comprometió en el acuerdo de divorcio a pasar una pensión de 13.000 euros mensuales para mantener a su familia y a que esta continuaría residiendo en la casa de Boadilla del Monte. En 2019 se supo que la aparente armonía familiar y la buena relación de Guti con su exesposa y sus hijos no lo era tanto. De Benito acudió a un programa de televisión donde contó que Guti había cumplido como padre hasta que llegó Romina a su vida y que se había “sentido sola en la educación” de sus hijos.

Su segundo matrimonio parece haber calmado las agitadas aguas en las que se movía el ahora técnico madrileño. Él y Belluscio se conocieron en el año 2011 cuando ella trabajaba como presentadora en Antena 3 y él acababa de regresar de Turquía, donde jugó una temporada con el Besiktas. En enero de 2011 tuvieron a Enzo y en el verano de 2016, en julio, se casaban por sorpresa ante la presencia de los tres hijos de Guti. Ahora han dado a Romeo la bienvenida a esta peculiar familia. “Ya está aquí nuestro sueño llamado Romeo. Muy feliz porque todo salió bien y la súper Mamá lo hizo genial, os amo familia, te amo diosa”, escribió este martes el exmadridista mencionando a Romina Belluscio y dando las gracias a la clínica sanitaria donde nació el nuevo y tan esperado miembro de su familia.


Lo más visto en...

Top 50