Rupturas

El motivo por el que no funcionó el matrimonio de Miley Cyrus y Liam Hemsworth

La cantante, que asegura que sigue amando al actor, revela que se casó con el trauma del incendio en Malibú: “Cuando perdimos nuestra casa, todo cambió”

Liam Hemsworth y Miley Cyrus, en la Gala del Met, en mayo de 2019.
Liam Hemsworth y Miley Cyrus, en la Gala del Met, en mayo de 2019.Gilbert Carrasquillo

El pasado enero, Miley Cyrus y Liam Hemsworth eran oficialmente dos personas divorciadas que volvían a obtener su soltería después de un breve matrimonio de ocho meses que este diciembre hubiese cumplido su segundo aniversario. En estos meses, ha habido tiempo para que él se haya afianzado en otra relación con la modelo Gabriella Brooks, para que ella compartiera su vida primero con la influencer Kaitlynn Carter y después con el cantante Cody Simons para finalmente centrarse en sí misma y en su último álbum Plastic Hearts, considerado por muchos como probablemente el mejor disco de su trayectoria.

Un trabajo que le ha servido a Cyrus para, a sus 28 años, exorcizar sus demonios contra el actor australiano, con el que comenzó una batalla de críticas y acusaciones al poco de anunciar su separación y con el que parece haber encontrado la paz. Mientras que para los ojos del mundo su relación terminó con la foto de Miley Cyrus y Kaitlynn Carter besándose en la cubierta de un barco durante unas vacaciones juntas en Italia, la intérprete de Wrecking Ball ha revelado ahora los verdaderos motivos por los que no funcionó su matrimonio, que tienen que ver con el incendio que hace dos años asoló a todo California y arrasó con cientos de viviendas, entre ellas la casa de la artista en Malibú.

“Hemos estado juntos desde los 16 años”, ha recordado Cyrus durante su última aparición en el famoso programa de radio The Howard Stern Show. “Y ocurrió que nuestra casa se quemó. Por aquel entonces estábamos comprometidos, no sé si realmente pensábamos que nos íbamos a casar algún día, pero cuando perdimos nuestra casa en Malibú, todo cambió”, ha reconocido. “Lo primero mi voz, que si escuchas cómo era antes y después del incendio es muy diferente porque el incendio me dejó realmente traumada. Además, cuando ocurrió yo estaba en Sudáfrica, no podía volver, y solo podía pensar que mis animales estaban atados a un poste en la playa. Lo perdí todo. Por ejemplo, tenía Polaroids de Elvis que logré que me regalaran las abuelas de un par de amigos. Porque yo siempre me he hecho amiga de las abuelas para conseguir los productos de los artistas que amo”, ha bromeado antes de volver a ponerse seria.

“Tenía tanto allí guardado y todo se fue de repente por culpa del incendio... Cada canción que había escrito, cada fotografía mía que me habían dado mis padres, todos mis guiones, lo perdí todo. Y al tratar de volver a reconstruir eso, en lugar de decir ‘Oh, la naturaleza hizo algo que no pude hacer por mí misma; me obligó a olvidar mi pasado’, decidí correr hacia el fuego”, ha explicado dando a entender que entró en una fase de autodestrucción sin quererlo, como le ocurren a algunos animales, según ha contado. “Algo que, por cierto, no es nada raro porque muchos animales hacen esto cuando hay un incendio forestal en un bosque. Los ciervos, por ejemplo, que terminan muriendo. Digamos que te sientes atraída por ese calor, y yo soy una persona muy intensa que me negué a aceptar lo que había ocurrido. No paraba de preguntarme qué propósito había detrás de esa destrucción. Así que en lugar de tirar hacia adelante y comenzar de nuevo, simplemente me aferré a lo que me quedaba de esa casa, que éramos Liam y yo”, ha continuado.

La relación de la ahora expareja se remontaba hasta una década atrás, cuando se conocieron en el rodaje de La última canción. Prometidos en 2012, cortaron un año más tarde, pero en 2015 volvieron a encontrarse y en 2016 retomaron su noviazgo para en la víspera de Nochebuena de 2018 se dieran el “sí, quiero” en su casa junto a su familia. “Realmente todavía lo amo y lo amaré mucho toda mi vida. Siempre lo haré”, ha asegurado la cantante, aunque matizando que nunca podrán volver a ser los mismos. “Pero después del incendio hubo demasiado conflicto entre nosotros y yo, cuando llego a casa, quiero tener al lado alguien que me ancle. No me gustan el drama o las peleas”, ha concluido.

Tras el breve matrimonio de ocho meses, en estos dos años cada uno ha vivido la separación de manera muy distinta. Hemsworth decidió apartarse del foco mediático y centrarse en el deporte, el trabajo y su nueva pareja, mientras que Cyrus se ha visto como centro de todas las críticas y ha tenido que sortear un bandazo tras otro, desde su relación fallida con la bloguera Carter, su fuerte amistad con Cody Simpson quien sigue siendo una persona “muy importante” en su vida, su operación de las cuerdas vocales, y ahora su recién estrenado disco, en el que al menos una de sus canciones, Midnight Sky, habla precisamente sobre el fin del amor con Hemsworth. “Nací para correr, no pertenezco a nadie y no necesito que vos me ames”, dice la intérprete en el estribillo de la melodía.

Más información

Lo más visto en...

Top 50