Rafael Amargo

La policía seguía a Rafael Amargo por tráfico de drogas desde hace un año

El bailaor fue detenido en casa de sus padres donde vive. Los investigadores informan de que lo que empezó siendo un negocio de menudeo se convirtió en algo de mayor envergadura

El bailarín y coreógrafo Rafael Amargo.
El bailarín y coreógrafo Rafael Amargo.Javier Cebollada / EFE

Rafael Amargo, de 45 años, vive sus horas más difíciles tras ser detenido el martes a las 20.00 cuando salía de casa de sus padres donde vive por los delitos de organización criminal y tráfico de drogas en una operación de la Policía Nacional que todavía está abierta, según fuentes policiales. En la actuación han sido arrestadas además otras tres personas, una de ellas pareja del artista. Todo apunta a que la organización traficaba principalmente con metanfetaminas y pastillas. La policía llevaba un año detrás del bailarín y ha descubierto que lo que inicialmente era menudeo se convirtió en algo de más envergadura. Amargo sigue detenido en la comisaría de Centro antes de pasar a disposición judicial, según informa F. J. Barroso. Este es el último acto de la vida del bailarín que desde hace años vive abonado a la polémica y al que le gusta definirse como “políticamente incorrecto y emocionalmente promiscuo”.

Desde hace meses no pasa por un buen momento el artista. Sus problemas económicos son notables por lo que se había instalado en el domicilio de sus padres en el barrio de Tribunal. Ellos se ocupaban de su bienestar, preocupados por el bajón anímico que había experimentado. El estreno de Yerma, previsto para este jueves en el teatro de La Latina, significaba mucho para él ya que le podía ayudar a comenzar a remontar el bache en el que se encontraba. Pero no será ya así. La obra ha sido cancelada y el productor es uno de los detenidos.

Cándido Conde, abogado defensor de Rafael Amargo, abandona la comisaría Centro de Madrid donde se encuentra el bailarín detenido acusado de organización criminal y tráfico de drogas. En vídeo, Conde asegura que al artista solo se le incautó droga "para consumo propio".JOSÉ OLIVA | EUROPA PRESS

A Amargo le gusta provocar. Unas declaraciones suyas hace unos meses encendieron la mecha al hablar de su vida íntima: “Soy bisexual, ni maricón ni gay”. El bailaor aseguró que se considera una persona “viciosa”, pero también muy “creyente” (estudió en un colegio del Opus) e hizo una propuesta que los defensores de los derechos LGTBIQ vieron como un gesto de homofobia: “¿Y por qué no celebramos el Día del Orgullo Hetero?”, reclamó. Las voces críticas fueron tantas que el bailarín quiso matizarlas pero en realidad lo empeoró todo. “A mí no me gusta que a nadie le llamen maricón porque es una palabra despectiva y creo que un maricón es un terrorista, un pederasta, un hijo de puta, un ladrón, alguien que haga algo mal”, proclamó.

Pero no solo ha sido polémico con sus declaraciones, también con su físico. Amargo protagonizó una de las portadas más comentadas de la revista Interviú al convertirse en el segundo hombre que salía sin ropa —el primero fue Jesús Vázquez— pero el único que lo ha hecho con un desnudo integral.

En una entrevista con EL PAÍS declaró que no bebe ni fuma pero consume otras cosas cuando sale de juerga. “Yo soy valiente y sincero”. Se ha casado dos veces, una con Yolanda Jiménez, madre de sus dos hijos, de 2003 a 2009, y con Silvia Calvet, un matrimonio que solo duró un año. “No me he casado con un hombre porque no lo he encontrado. No lo descarto. Pero es muy difícil. Es más fácil armar una familia con una mujer que con un hombre. Con un hombre es complicado. Existe mucha promiscuidad. Tendría que encontrar un tipo como yo. Igual con alguien que también tenga hijos. Tengo que buscar otro formato, inventarme otro tipo de pareja. Están los heterosexuales, los homosexuales... Y luego yo: hombre que ha tenido mujer e hijos y que a la hora de la verdad vive mejor con hombres. Pero ahora estoy soltero y en la gloria”, dijo hace unos años. En la actualidad tiene una nueva pareja y se plantea ser de nuevo padre.

En los últimos años, cuando su carrera como bailarín atravesó momentos complicados por la falta de trabajo, Rafael Amargo coqueteó con la televisión. Se convirtió en visitante de programas del corazón y participó en algún reality pero no logró entrar en Gran Hermano VIP 7, algo que le molestó mucho como dejó claro en sus redes sociales. “Cumplir con la palabra y no inventar excusas y sobre todo prejuicios. ¿De verdad que siendo referentes de un programa rechazáis-discrimináis a personas? ¿Qué pasa, ellos no conviven? ¿No contáis con ellos como seres aptos?”, escribió en un claro ataque a Mediaset para después advertir: “Ojo, es muy delicado lo que cuento”.

La polémica también le acompañó cuando fue elegido para dirigir la gala de la elección de la reina del Carnaval de Tenerife en 2007. El gobierno local puso el caso en manos de sus servicios jurídicos para que buscaran la fórmula legal de no abonar una parte “importante” de dinero al artista, que ya en la previa había desatado las críticas en Tenerife al anunciar antes de la gala que no quería “gordas” en el espectáculo. Fue, además, el año en que Belén Esteban actuó en un número repleto de fallos a cambio de una importante suma de dinero.

Todos estos sucesos y algunos más han empañado la carrera de Rafael Amargo, durante años considerado uno de los mejores bailarines y coreógrafos españoles. Debutó en el oficio con 16 años. Medalla de Oro al Mérito de las Bellas Artes 2016, también tiene un premio Max y la Medalla de Andalucía. Ha levantado espectáculos como Poeta en Nueva York, El amor brujo o Quijote. Estudió en Nueva York en la escuela de Martha Graham. Es un artista ecléctico y arriesgado, capaz de adaptarse a un local reducido o a un gran espectáculo.


Lo más visto en...

Top 50