El cambio de registro de la reina Letizia

La ausencia de Felipe VI en cuarentena por la covid ha permitido a su esposa ejercer de otra manera su papel institucional

La reina Letizia tras el acto de entrega de los Premios Rei Jaume I, en Valencia.
La reina Letizia tras el acto de entrega de los Premios Rei Jaume I, en Valencia.Kai Försterling / EFE

A la Reina de España se le alaba en medio mundo por sus estilismos, algo que a ella le agrada pero que distrae la atención de su papel institucional. Las opiniones sobre su trabajo quedan minimizadas por el juicio al que se somete cada día a su armario. En época de pandemia, Letizia Ortiz ha querido rentabilizar esa expectación que despierta su vestuario para convertirlo en un símbolo de que algo ha cambiado en estos tiempos convulsos. Se han acabado los estrenos de trajes de grandes modistos, también la incorporación de piezas low cost. No es el momento de distraer y sí de centrarse en el contenido de su agenda oficial.

La ausencia durante casi dos semanas del Rey por haber estado en contacto con un afectado por coronavirus le ha permitido a la Reina cambiar aún más su registro. Durante este tiempo, que concluye este jueves, día en que don Felipe retoma su actividad presencial en el palacio de El Pardo, ha sido ella la encargada de representar a la Corona, no como sustituta, ha aclarado el palacio de La Zarzuela, si no con protagonismo propio. La Reina ha intervenido numerosas veces en actos que ella preside, habitualmente sobre temas sociales, pero hasta ahora no lo había hecho en nombre del Monarca. En estos días en que don Felipe se ha tenido que aislar en su residencia y trabajar desde su despacho sin establecer contactos, doña Letizia se ha reunido con empresarios, miembros de la fuerzas del orden público y representantes del mundo de la cultura y ha demostrado su perfil profesional como reina del siglo XXI. En Valencia, por ejemplo, durante la entrega de los premios Rei Jaume I pronunció un discurso en valenciano, con un acento diferenciado del catalán que sorprendió a los presentes.

La Reina lleva siempre preparadas sus alocuciones pero le gusta improvisar y rara es la ocasión en la que no introduce algo a última hora. Cuando habla suele ayudarse de algunas notas que lleva escritas en su teléfono móvil. Sus años como periodista y presentadora del telediario de Televisión Española le han proporcionado una soltura decisiva para afrontar estas comparecencias. Doña Letizia sabía algo de inglés cuando se casó en 2004 con el entonces príncipe de Asturias pero en pocos meses perfeccionó su conocimiento y ahora lo habla con gran fluidez. En estos años ha estudiado francés y se ha atrevido en alguna ocasión a hablar algo de alemán en público. Pero son las lenguas del Estado español las que concentran su dedicación. Tanto ella como sus hijas las estudian. A Leonor ya se le ha oído hablar en catalán con gran soltura tanto desde un estrado como en conversaciones mantenidas durante algunos actos oficiales.

Desde que comenzó la pandemia se ha notado la influencia de doña Letizia en el trabajo que se ha realizado en el palacio de La Zarzuela. Ella fue una de las impulsoras de las reuniones por videoconferencia que se mantuvieron durante los meses de aislamiento en las que quiso que en alguna ocasión también estuvieran presentes la princesa Leonor y la infanta Sofía. Un método de comunicación y trabajo que luego siguieron representantes de otras casas reales europeas: desde Isabel II a los reyes de los Países Bajos.

También fue la reina Letizia quien promovió que sus hijas enviaran un mensaje a través de un vídeo a los más jóvenes los días en que la pandemia alcanzaba sus cotas más altas de víctimas.

El año 2020 también ha sido el de la princesa Leonor. Su madre le ha cedido parte del protagonismo para afianzar su papel como heredera. En las monarquías los gestos son a veces más importantes que los anuncios. Uno de ellos ha sido cómo el protocolo ha decidido colocar ya a la princesa al lado de su padre dejando a la infanta Sofía al lado de su madre. Hasta entonces las dos niñas estaban siempre situadas a lado de la Reina quien se encargaba de que siguieran el protocolo al pie de la letra. Leonor es a sus 15 años una adolescente que conoce su papel y su destino.

Este jueves reaparece el Rey en un acto en el palacio del Pardo en una sesión ordinaria del Patronato de la Fundación Carolina. La Reina acudirá a la inauguración de la exposición Rafael en Palacio: Tapices para Felipe II y luego a la Real Academia Española para una reunión de trabajo de la Fundación del Español Urgente FundéuRAE.

Lo más visto en...

Top 50