Actores

Honores para Russell Crowe dos décadas después de ‘Gladiator’

El actor ha sido elegido presidente de la Academia de Cine Australiana tras años de escándalos fuera de la pantalla que empañaron su trabajo. “Me cansé de ser famoso”, reconoció

Russell Crowe, en el estreno de 'La voz más alta', en junio de 2019 en Nueva York.
Russell Crowe, en el estreno de 'La voz más alta', en junio de 2019 en Nueva York.Johns PKI / SplashNews.com / GTRES

La Academia de Cine y Televisión Australiana ha escogido a Russell Crowe y Nicole Kidman como presidente y vicepresidenta, respectivamente, por su apoyo a este organismo durante la última década, con el que han ayudado a promocionar las producciones locales alrededor del mundo. La elección de Crowe, de 56 años, en un cargo institucional como este es especialmente relevante para un actor que durante mucho tiempo combinó los éxitos de taquilla con escándalos por sus peleas y altercados públicos, que le dieron fama de tener mal genio y ningún pelo en la lengua.

En mayo se cumplieron 20 años del estreno de Gladiator, la película que le apuntaló como estrella de Hollywood. Crowe fue nominado al Oscar durante tres años consecutivos y lo ganó por su interpretación de un general romano forzado a ser un esclavo en el drama histórico dirigido por Ridley Scott. En una entrevista reciente con el diario británico I News, el actor confesó que se sintió abrumado con su súbita fama: “Nunca podía tomarme un descanso, o sea que llegó un punto que las pequeñas cosas que me irritaban se volvieron más y más grandes. De verdad que me cansé de ser famoso, era como: ‘Joder, ¡dejadme en paz!’. Sí, fue un periodo dorado por lo que respecta a mi carrera, pero cuando miro atrás fue duro”.

Hace ya 15 años desde su último y más famoso alboroto, cuando lanzó un teléfono a la cabeza del conserje de un hotel en Nueva York y la policía presentó cargos por asalto en segundo grado. Crowe la describe como la “situación más embarazosa donde nunca me he metido” y explica que la paternidad (tiene dos hijos, de 14 y 17 años, con la cantante y actriz australiana Danielle Spencer) le ayudó a madurar y dejar atrás esta etapa más salvaje. Ahora la única ira pública es la que exhibe a través de sus papeles, como en su último thriller Unhinged, donde interpreta a un psicópata al volante.

El actor es reconocido por su amplio repertorio interpretativo, que ha demostrado en sus filmes más celebrados como El Dilema, Una Mente Maravillosa, Los Miserables o El Maestro del Agua (que además fue su debut como director). Un prestigio que ha mantenido este año con los elogios que ha recibido por su papel en la miniserie televisiva La voz más alta (The Loudest Voice), donde interpreta al exdirector ejecutivo de Fox News, Roger Ailes. Crowe tuvo que subir considerablemente de peso y se sometió a sesiones diarias de tres horas de maquillaje para encarnar al magnate televisivo, una actuación por la que ganó un Globo de Oro. Cuando no pudo viajar a Los Ángeles por los devastadores incendios forestales del pasado verano australiano, el actor pidió a la actriz Jennifer Anniston que leyera su discurso de aceptación, que incluía este potente mensaje político: “No os equivoquéis, la tragedia que estamos viviendo en Australia tiene sus raíces en el cambio climático. Tenemos que actuar basados en la ciencia, trasladar nuestra mano de obra global hacia las energías renovables y respetar nuestro planeta por ser este sitio tan único e increíble.”

Crowe nació en Nueva Zelanda, pero ha pasado la mayor parte de su vida en Australia. Tras separarse de Danielle Spencer en 2012, se trasladó a vivir a la granja-mansión de 400 hectáreas que tiene en Nana Glen, en el estado de Nueva Gales. El actor ofreció a sus hijos que se mudaran con él durante el confinamiento por la covid pero los adolescentes prefirieron quedarse con su madre en Sídney. En una entrevista con el canal australiano 7 News, Crowe explicaba entre risas las razones detrás de la elección: “Cuando les pregunté a los chicos, dijeron que escogían Uber Eats por encima de mis cuidados paternales, la verdad es que no me impresionó mucho”.

Este talante más relajado puede contarse entre las razones por las que la Academia del Cine y Televisión Australiana lo ha escogido como presidente. Crowe se convertirá en el portavoz de una industria que ya cuenta con un amplio elenco de actores de fama internacional, como Hugh Jackman, Cate Blanchett, Chris Hemsworth o Rose Byrne. Su primera misión será apoyar el gobierno australiano en su campaña para promover el país como refugio seguro ante la covid y atraer producciones de Hollywood. Una operación que ya está dando frutos con el rodaje previsto de once producciones internacionales, incluidos los últimos proyectos de Nicole Kidman, Liam Neeson o Tom Hanks.

Más información

Lo más visto en...

Top 50