Gente

El éxito de las hijas de Luis Figo

Daniela, Martina y Stella triunfan en las redes sociales y hacen incursiones en el mundo de la moda como su madre aunque la mayor quiere dedicarse a la biomedicina

Luis Figo y dos de sus tres hijas en una imagen en Instagram.
Luis Figo y dos de sus tres hijas en una imagen en Instagram.

Los Beckham y los Zidane tienen competencia. Luis Figo, de 47 años, y Helen Svedin, de 45, son, junto a las dos anteriores, una de las parejas más estables y duraderas del mundo del fútbol. En esa estabilidad y en su residencia de La Moraleja, en Madrid, han crecido sus tres hijas: Daniela, de 21 años; Martina, de 18; y Stella, de 15. Las tres forman parte de ese reducido club reservado a los hijos de famosos, pero a diferencia de otros, han sabido mantener una vida discreta alejada de la atención mediática. Ahora, las hermanas disfrutan de unas vacaciones de sol y playa entre España y Portugal mientras se preparan para afrontar los cambios que las esperan en septiembre.

La primogénita de la familia debutó como modelo en 2018 con un posado para la revista ¡Hola! Desde entonces ha realizado pequeñas campañas y forma parte de la agencia Wild Management. En 2016 fue presentada en sociedad por sus padres en el Baile de Debutantes de París, que según la revista Forbes, es una de las veladas más prestigiosas que existen, cuya celebración se remonta al siglo XVIII. Para la ocasión escogió un vestido rosa de Jean Paul Gaultier, con el que ya dejaba ver el papel que tendría la moda en su futuro.

Daniela fue la primera, pero no la única en seguir los pasos de su madre, que fue imagen de la firma de moda más global en su Suecia natal, H&M, así como de otros referentes del sector de la belleza como L’Oreal o Schwarzkopf. Martina, con la misma melena rubia y figura elegante que su hermana mayor y su madre, fichó por Uno models, agencia que lleva las carreras de tops internacionales como la de la israelí Bar Refaeli. Aunque las hermanas trabajan por separado saben que juntas son más fuertes, y así lo han dejado ver en una de sus últimas campañas para la joyería Rabat. El perfil discreto de ambas sumado a su condición de celebrities y a su poder como influencers —más en el que caso de Daniela, con más de 76.000 seguidores en Instagram, que de Martina, que presenta un bajo perfil en las redes sociales— las convierte en una apuesta atractiva para las marcas.

View this post on Instagram

🐚🌞

A post shared by Daniela Svedin Figo (@danielasfigo) on

Su madre, que las apoya en su carrera sin dirigirla, ve esta faceta de sus hijas como algo esporádico. “No creo que sea el camino que están buscando. Están muy centradas en sus estudios y por el momento eso es lo primero”, afirmó la modelo en octubre del pasado año. “Son pequeñas cosas que hacen porque les gusta, pero solo como hobby”, añadió Figo en la presentación en Madrid de la colección otoño-invierno de la firma Cortefiel, la primera en la que el matrimonio participa de forma conjunta. Dicho y hecho para la primogénita. Tras comenzar sus estudios en Biomedicina en un centro privado en Guildford, en el sur de Inglaterra cerca de Londres, la joven ha decidido volver a España y comenzar la carrera de Medicina en la Universidad de Navarra. El matrimonio habló también de la posibilidad de que la mediana de la familia entrara también en Medicina, aunque ahora parece más centrada en la moda. “Ahora que ya me hago mayor estoy sumando puntos con ellas para que me cuiden en un futuro”, bromeó el futbolista.

Pero septiembre aún está por llegar y las hermanas no han parado durante estos meses de verano. La primera parada estival de Daniela fue en Jávea, Alicante, donde llegó a principios de julio junto a tres de sus mejores amigas: Carlota Blanco, Mónica Marín Cabadas y Julieta Martínez-Pardo. “Girls trip”, escribió la joven entonces en Instagram junto a una imagen en un yate. Tras un viaje entre amigas tocó recalar en Ibiza para unirse a las vacaciones familiares en una espectacular villa. El portugués es un incondicional de la isla, donde lleva varios años veraneando junto a su mujer y sus hijas. Desde ahí la familia ha puesto rumbo a Algarve, Portugal, para seguir sacando partido a los días de sol y playa. La joven, como suele mostrar en Instagram, pasa los días entre el mar, la lectura y la pintura. Afición esta última que le granjea comentarios positivos en su red predilecta.

Martina aterrizó en la isla pitiusa tras unas pequeñas vacaciones junto a Amina Martínez de Irujo y Gigi Moragas en el Palacio de Arbaizenea, en San Sebastián. En Ibiza, además, celebraron el 19 cumpleaños de la hija de Cayetano Martínez de Irujo y Genoveva Casanova. Amina y Martina se conocieron hace años en el exclusivo centro privado Runnymede College, situado en La Moraleja, y cuya matrícula asciende a más de 10.000 euros al año. Martina habla seis idiomas, también toca el piano y comparte la afición por los caballos de su madre. En el centro privado la joven también conoció a su pareja, Luis Osorio, hijo pequeño de Joannes Osorio y Blanca Suelves, con el que sale desde hace más de un año. El joven de 22 años estudia Business Administration en The College for International Studies y está completamente integrado en la familia, con quien ha pasado las vacaciones en alguna ocasión.

Por el Runnymede College han pasado las tres hermanas desde que el matrimonio del considerado como uno de los mejores futbolistas portugueses y la modelo sueca se instaló en Madrid tras una breve estancia en Barcelona, durante la que nació Daniela. Aunque de padre portugués y madre sueca, “las tres han nacido y crecido en España y sienten que sus raíces están aquí”, afirmó Svedin en 2019. “Además, tenemos la suerte de que nuestras familias vienen a visitarnos muy a menudo”, añadió. Solo queda Stella, la menor de la familia, en el prestigioso centro madrileño, y aún está por ver el camino que tomará, aunque ya da señales de continuar la estela de sus hermanas en el mundo de la moda.

Más información

Lo más visto en...

Top 50