_
_
_
_

La lujuria visual del 'food porn'

Foto: Roberto Gómez
Foto: Roberto Gómez
Mikel López Iturriaga

Tu suscripción se está usando en otro dispositivo

¿Quieres añadir otro usuario a tu suscripción?

Si continúas leyendo en este dispositivo, no se podrá leer en el otro.

¿Por qué estás viendo esto?

Flecha

Tu suscripción se está usando en otro dispositivo y solo puedes acceder a EL PAÍS desde un dispositivo a la vez.

Si quieres compartir tu cuenta, cambia tu suscripción a la modalidad Premium, así podrás añadir otro usuario. Cada uno accederá con su propia cuenta de email, lo que os permitirá personalizar vuestra experiencia en EL PAÍS.

En el caso de no saber quién está usando tu cuenta, te recomendamos cambiar tu contraseña aquí.

Si decides continuar compartiendo tu cuenta, este mensaje se mostrará en tu dispositivo y en el de la otra persona que está usando tu cuenta de forma indefinida, afectando a tu experiencia de lectura. Puedes consultar aquí los términos y condiciones de la suscripción digital.

Carnes que rezuman jugos. Verduras brillantes y húmedas. Postres chorreantes de crema y chocolate. Estos son algunos de los lugares comunes del llamado food porn, una expresión anglosajona que alude a toda imagen gastronómica libidinosa que apele a nuestros instintos más primarios. Tratados con códigos visuales cercanos al erotismo o la pornografía, los alimentos se convierten en glamurosos objetos de deseo que prometen producir en nosotros tanto placer como el sexo.

El food porn está presente en buena parte de la publicidad alimentaria, especialmente en la de dulces y helados: es la forma que tienen las empresas de luchar contra la corrección dietética que limita sus ventas. La estética del porno de comida tambiénha tenido un importante boom televisivo en Estados Unidos, a través de las cadenasdedicadas a la cocina. Tanto que ha sido objeto de parodia descarnada en series como South Park, en uno de cuyos capítulos uno de los personajes se masturbaba viendo programas de chefs. En Europa, salvo en programas como los de la gastronómicamente lasciva Nigella Lawson, el food porn ha sido más fotográfico, refinado y propio de la alta cocina.

La primera exposición en España relacionada con la comida pornográfica se ha inaugurado esta semana en La Laguna (Tenerife), dentro del festival de cine gastronómico CineEsCena. 'Del bodegón al porn food' recoge más de 50 imágenes de 14 fotógrafos españoles, entre los que se encuentran Francesc Guillamet (habitual de El Bulli), Mikel Alonso (Arzak) o los cocineros Sacha Hormaechea y Paco Roncero. "La mayor parte de los fotógrafos gastronómicos actuales busca la sugestión y la sensualidad a través de primerísimos planos del ingrediente", explica la comisaria de la muestra, Yanet Acosta. "Esos planos podrían recordar a los de la industria del cine porno".

Foto FRANCESC GUILLAMET
Foto FRANCESC GUILLAMET

Foto: Francesc Guillamet

Foto: Mikel Alonso

PACO RONCERO coctel campari
PACO RONCERO coctel campari

Foto: Paco Roncero

FELIX SORIANO EL HUEVO
FELIX SORIANO EL HUEVO

Foto: Félix Soriano

¿Pero ha sido la pornografía una influencia directa en la imagen gastronómica? "La pintura influyó en la forma de entender la fotografía. Después, la fotografía influyó en la estética del cine y ahora el cine, al igual que el cómic o el videojuego, influyen en muchas de nuestras expresiones artísticas. El arte retroalimenta al arte. No obstante, el término porn food alude más al plano metafórico de la sensualidad de las fotos que a la literalidad", asegura Acosta.

Aparte de su contenido erótico, la muestra permite atisbar hacia dónde está evolucionando la fotografía de comida. Según la comisaria, los artistas están buscando otras líneas de expresión más allá del primerísimo plano, "aunque ninguno deja de lado la mirada cercana e incluso, en ocasiones, invasiva, que también está de moda en otros tipos de fotografía o en el cine".

"Las nuevas tendencias aún son muy personales y cada autor está en búsqueda de la suya", añade. "Sacha Hormaechea está regresando al bodegón, aunque influido por la estética pop. En el caso de artistas como Francesc Guillamet la experimentación con la abstracción sigue siendo lo más potente. Otros, sin embargo, buscan la expresividad a través de modelos que les llevan a estéticas renacentistas (Matías Pérez Llera), al juego con el grabado (Javier Peñas) o a la apuesta por el surrealismo (Álvaro Fernández Prieto)".

JAVIER PEÑAS flor de tomate serie deshidratados Madrid Fusion 2006
JAVIER PEÑAS flor de tomate serie deshidratados Madrid Fusion 2006

Foto: Javier Peñas

LUIS MAR͍A DE PAZOS 6
LUIS MAR͍A DE PAZOS 6

Foto: Luis María de Pazos

Sacha Hormaechea Docamar_9
Sacha Hormaechea Docamar_9

Foto: Sacha Hormaechea

Roger méndez embudo
Roger méndez embudo

Foto: Roger Méndez

'Del bodegón al porn food' se puede ver en la Casa de los Capitanes de La Laguna (Tenerife) hasta el 20 de marzo. Catálogo de la exposición

Sobre la firma

Mikel López Iturriaga
Director de El Comidista, web gastronómica en la que publica artículos, recetas y vídeos desde 2010. Ha trabajado como periodista en EL PAÍS, Ya.com o ADN y colaborado en programas de radio como 'Hoy por hoy' (Cadena Ser), 'Las tardes de RNE' y 'Gente despierta'. En televisión presentó programas como El Comidista TV (laSexta) o Banana split (La 2).
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_