_
_
_
_

Juana Martín hace historia convirtiéndose en la primera diseñadora española en desfilar en la alta costura de París

La cordobesa presentará sus modelos en la capital francesa el próximo 7 de julio: “Si ya es difícil ser mujer en general y en este negocio, donde siempre lo hemos tenido más difícil, yo soy mujer y gitana”

La diseñadora Juana Martín, tras un desfile en Madrid en abril de 2021.
La diseñadora Juana Martín, tras un desfile en Madrid en abril de 2021.Pablo Cuadra (Getty Images)

“No soy muy consciente de ello, pero en mi agencia de París me dicen: ‘Juana, has hecho historia”. Lo cierto es que así es. Juana Martín (Córdoba, 48 años) se ha convertido en la primera mujer española en entrar oficialmente en el calendario de la semana de la alta costura parisina, el más elitista y exclusivo de toda la industria de la moda global. Antes que ella, solo tres diseñadores españoles habían tenido el honor de hacerlo: Cristóbal Balenciaga, Paco Rabanne (que se retiró de ella en 1999, tras 33 años de actividad) y Josep Font, que participó con su marca homónima en 2008. El gallego José Castro llegó a entrar en la Federación Francesa de la Costura, el organismo que regula qué marcas pertenecen a este sector (es decir, quiénes pueden decir propiamente que hacen alta costura), pero nunca llegó a desfilar.

Para ser invitado a presentar la colección dentro de esta semana de la moda, esta federación tiene que dar su visto bueno a través de un comité conformado por distintos profesionales. “Además, hay que tener un padrino dentro de ese comité que apoye tu candidatura”, explica en conversación telefónica Martín, que, cuenta, no puede revelar por protocolo el nombre del suyo. “Solo puedo decir que es una figura influyente en este negocio, por lo que el hecho de que admire mi trabajo hace que el honor sea doble”, destaca.

Juana Martín comenzó presentando sus creaciones dentro de SIMOF, el salón internacional de la moda flamenca de Sevilla, para posteriormente debutar en 2005 en la extinta pasarela Cibeles, hoy Mercedes-Benz Fashion Week Madrid. Conocida por actualizar la tradición textil andaluza y su folclore y mezclarlo con elementos más comerciales como el gótico, la estética bohemia o hasta el diseño urbano, la diseñadora decidió mudarse a París en 2018. “Estaba un poco estancada presentando en España”, explica. Un año antes, en 2017, se enfrentaba a los cargos de malversación y prevaricación dentro del caso Invercaria, por el que supuestamente la modista recibió ayudas públicas entre 2006 y 2011 que habrían provocado un perjuicio estimado en casi 850.000 euros. La Fiscalía Anticorrupción llegó a pedir ocho años de cárcel para ella. El pasado año fue absuelta de dichos cargos, determinándose que dichas ayudas fueron lícitas. “Decidí probar en París sin ningún patrocinio ni inversión externa”, recalca hoy Martín, “han sido años duros”.

Durante este tiempo, ha presentado dos colecciones durante la semana de desfiles parisinos (la última, Sal Negra, en formato digital) pero nunca dentro del calendario oficial. “Al primero vinieron miembros de la federación francesa. Fueron ellos los que me sugirieron que me buscara una agencia de comunicación en París. Y hasta hoy”, explica. Para poder desfilar dentro del calendario oficial al lado de Chanel, Dior o Elie Saab, Martín ha tenido que cumplir con los requisitos que se le piden al resto: un mínimo de 25 modelos diferentes realizados enteramente a mano “entre París y el taller de Córdoba”, cuenta. Actualmente trabaja junto a 11 costureras (“dos se jubilaron durante la pandemia y estamos en pleno proceso de selección”, apunta) y cuenta con la ayuda de la agencia parisina Totem, que también trabaja con otros diseñadores españoles con proyección internacional, como Leandro Cano o Arturo Obegero.

Su desfile, programado para el próximo 7 de julio en una localización aún por determinar, se titulará, como no podía ser de otra forma, Andalucía, y se celebrará pocos días después de que Dior presente su colección en la plaza de España de Sevilla, el 16 de junio. “Parece que hay un interés reciente por nosotros”, comenta, “en mi caso, sé que lo que les ha interesado de mi trabajo es mi forma de actualizar la artesanía y el legado español”. Juana Martín no sabe aún si repetirá en la alta costura la próxima temporada (para ello, tiene que volver a ser invitada a hacerlo), pero es muy consciente de que ya ha marcado un hito en la moda nacional: “Porque si ya es difícil ser mujer en general, y sobre todo en este negocio, donde siempre lo hemos tenido más difícil, yo soy mujer y gitana”.

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_