_
_
_
_

La policía investiga una presunta violación de dos jóvenes a una niña de 13 años en Madrid

La menor fue encontrada desorientada por un vigilante de seguridad en una parada de metro después de haber quedado con un chico por redes sociales

Estación de Valdecarros, donde fue encontrada la niña desorientada, en una imagen de junio de 2023.
Estación de Valdecarros, donde fue encontrada la niña desorientada, en una imagen de junio de 2023.Luis Sevillano
Patricia Peiró

El 14 de mayo, sobre las dos de la tarde, el servicio de agentes tutores de la Policía Municipal de Madrid recibió el aviso de un instituto en el que les advertían de que una menor había desaparecido en el trayecto entre la escuela y su domicilio. Comenzó entonces una intensa búsqueda por los alrededores del centro escolar y de su casa para comprobar si podía haberse entretenido por la zona, pero no dio resultado. Sobre las nueve de la noche, siete horas después, un vigilante de seguridad del Metro de Madrid encontró a una menor llorando y desorientada. Era la niña desaparecida. Allí contó que había quedado con un chico más mayor, que la quiso besar, que ella se negó y a partir de ahí su memoria se borra.

Cuando los padres de la niña notificaron su desaparición a la Policía Nacional, la hermana mayor, de 17 años, acudió rápidamente al móvil de la pequeña en busca de pistas. Como no les dejan utilizarlo en el colegio, se lo había dejado en casa por la mañana. Allí, la joven encontró una conversación sospechosa de su hermana con un chico de 19 años a través de Instagram en la que hablaban de quedar. Este dato hizo que los agentes policiales reforzaran la búsqueda en los parques del barrio de Santa Eugenia, en el distrito de Villa de Vallecas, donde se encuentra el centro escolar de la niña.

La sorpresa fue que el vigilante la encontró en la estación de metro de Valdecarros, en el barrio de Ensanche de Vallecas (también en el distrito de Villa de Vallecas), una zona con la que la menor no está familiarizada. Cuando los policías la identificaron, ella relató que había quedado con un chico de 19 años, que se montó en un vehículo —no recuerda si particular o se trataba de un VTC— y que la llevó a un domicilio en el que se encontraba otro joven. “Ella cuenta que, al llegar, se sintió incómoda porque había más gente, que no quiso besar al chico y que cree que le dieron algo y se despertó desnuda y malherida”, resumen fuentes policiales.

Después, los dos supuestos agresores la condujeron a la boca del metro de Valdecarros y se marcharon. El servicio de emergencias del Samur la atendió en el lugar y corroboró que podía tener signos compatibles con haber sido víctima de una agresión sexual, por lo que se inició el protocolo en este tipo de casos y se la condujo a al hospital Gregorio Marañón para tomarle más muestras. En el centro hospitalario, ella ya estaba acompañada por sus progenitores y, desde ese momento, se hizo cargo de la investigación la Ufam, la unidad de la Policía Nacional especializada en agresiones sexuales a menores.

Serán las pruebas posteriores, realizadas en el hospital, las que determinarán si la menor fue víctima de una sumisión química con algún tipo de sustancia. La Ufam está a la espera de poder tomar declaración a la víctima e identificar a los jóvenes con los que supuestamente quedó ese día.

Suscríbete aquí a nuestra newsletter sobre Madrid, que se publica cada martes y viernes.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Sobre la firma

Patricia Peiró
Redactora de la sección de Madrid, con el foco en los sucesos y los tribunales. Colabora en La Ventana de la Cadena Ser en una sección sobre crónica negra. Realizó el podcast ‘Igor el ruso: la huida de un asesino’ con Podium Podcast.
Tu comentario se publicará con nombre y apellido
Normas
Rellena tu nombre y apellido para comentarcompletar datos

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_