_
_
_
_

Amyts: la historia de cómo un sindicato médico pasa a la primera línea y se convierte en el preferido para las luchas sanitarias en Madrid

La organización ha sido por primera vez la fuerza más votada en las elecciones sindicales del Sermas, suma ya casi 6.000 afiliados y triunfa entre los profesionales más jóvenes

huelga sanitaria madrid
Un grupo de huelguistas, convocados por Amyts, protesta con pancartas frente al centro de salud Palma Norte, en el centro de Madrid, en plena huelga en atención primaria, a 25 de noviembre de 2022Olmo Calvo
Beatriz Olaizola

Son las nueve de la mañana y la sede del sindicato médico Amyts, en el centro de la ciudad, está hasta los topes. Televisión, radio, prensa escrita, afiliados, cámaras, sillas, cables, papeles. Todo colocado, como en el Tetris, en una apañada sala rectangular que no esperaba albergar a una treintena de personas y sus bártulos de buena mañana. La escena no corresponde a un día concreto, porque se repitió muchas veces durante los cuatro meses ―entre noviembre de 2022 y marzo de 2023― que duró la huelga de médicos y pediatras de atención primaria. Cuatro meses en los que la Asociación de Médicos y Titulados Superiores de Madrid (Amyts), hasta entonces de perfil más bajo y conocida sobre todo en los círculos profesionales, se convirtió en la cara visible de la lucha sanitaria en la Comunidad. También en un villano para el Gobierno regional, que en más de una ocasión les acusó de “no ser médicos tal cual” y de “hacer boicot”. Este noviembre se ha cumplido un año del inicio de los paros y la organización ha sido, por primera vez, la fuerza más votada en las elecciones sindicales del Servicio Madrileño de Salud (Sermas).

Ser el más votado implica que Amyts es ahora el sindicato con mayor apoyo en la mesa sectorial de sanidad, el órgano donde los representantes de los trabajadores negocian con la Administración. En las anteriores elecciones, las de 2019, 4.837 profesionales (un 13,7%) votaron por ellos y quedaron terceros. Este año, se han presentado junto con el sindicato de técnicos sanitarios (SAE) y el de técnicos especialistas y superiores (Sietess), y el número de votantes se ha duplicado: 8.400 (21,8%). Han superado, por primera vez en su historia, al resto de organizaciones de la mesa (Satse, CC OO, CSIT UP y UGT).

Mar Santos, de 48 años y pediatra en el hospital Gregorio Marañón desde hace 16, nunca había participado en las elecciones sindicales hasta este año, que ha votado por Amyts. “Era como que no iba conmigo”, cuenta por teléfono. Se afilió al sindicato, de casualidad, hace dos años, porque ofertaban un curso para las oposiciones y quería hacerlo. “Me apunté a este como me podría haber apuntado a otro. Siempre me había parecido que ninguno de los sindicatos me representaba, ni que luchaban por mis derechos, ni nada de nada”, explica la profesional. De hecho, comenta que el voto para Amyts no ha tenido tanto que ver con su papel en las huelgas de este último año: “Ha habido cosas que han dicho o hecho con las que no me han representado o no he estado del todo de acuerdo”.

― ¿Y por qué les has votado?

― Porque me han escuchado.

Santos opina que los médicos “siempre han sido un colectivo bastante ignorado por los sindicatos mayoritarios”, pero que ahora, al menos en su hospital, tanto ella como sus compañeros “tienen muchísimas más ganas de luchar por sus derechos”. “Por eso he ido a votar este año, lo tenía que hacer por lealtad y porque quiero que sigan trabajando así”, dice.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete
La secretaria general de Amyts, Ángela Hernández, con el acuerdo que puso fin a una huelga en atención primaria.
La secretaria general de Amyts, Ángela Hernández, con el acuerdo que puso fin a una huelga en atención primaria. Diego Radamés (Europa Press)

Amyts, que forma parte de la Confederación Estatal de Sindicatos Médicos (CESM), echó a andar en 2007 y es el sindicato que más médicos afiliados tiene en Madrid: casi 6.000. Tardaron más o menos una década en pasar de los 2.000 miembros a los 5.000, pero en el último año, sobre todo en los meses de la huelga, la organización ha ido creciendo a pasos agigantados. El pasado noviembre, por ejemplo, alrededor de 500 personas se afiliaron en poco más de dos semanas.

Para David Andina, pediatra de urgencias en un hospital madrileño y muy activo en redes sociales, el éxito de Amyts se debe a que los médicos se sienten mejor representados que con el resto de organizaciones. “Al final, los sindicatos tradicionales se perciben muy alejados de las demandas de los médicos, de las necesidades de los médicos”, señala. El profesional también votó por ellos y escribió en su perfil de X (ante Twitter): “Por fin la profesión médica se toma en serio las elecciones sindicales”. Lo que quiere decir, explica por teléfono, es que “muchas veces los médicos creen que a través de las elecciones sindicales no va a cambiar nada”, pero que en los últimos años, y gracias en parte a Amyts, han visto que sí pueden conseguir mejoras.

El pasado 16 de marzo, con la bata puesta y el cansancio acumulado, la secretaria general de Amyts, Ángela Hernández, salía de la sede de la Consejería de Sanidad ―testigo de incontables manifestaciones, concentraciones y hasta encierros protesta― con una sonrisa inmensa y varios papeles en la mano. Era el acuerdo al que el comité de huelga y la Comunidad habían llegado para poner fin a los prolongados paros en atención primaria. Fueron meses “muy duros”, recuerda ahora la médico, de 47 años y cirujana general de profesión.

“Las movilizaciones fueron un punto de inflexión para el sindicato, que pasó a ser mucho más conocido por todo el mundo, ya no tenías que explicar qué era Amyts”, cuenta por teléfono Hernández, que asumió el cargo en febrero de 2022, cuando tomó el relevó de su mentor Julián Ezquerra, médico de familia y al mando hasta entonces. Pero con el aumento de la presencia pública, llegaron también los ataques. Llamadas a la sede para gritarles que eran unos “zumbaos” y unos “mafiosos”, insultos en redes y descalificaciones políticas por parte del Ejecutivo regional. “El Gobierno de la comunidad es el que inicia el uso partidista [del sindicato] y fue duro, porque nunca hemos sido una organización con ideología política”, lamenta la médica.

La defensa de la neutralidad política ha sido la máxima del sindicato desde que nació. “Siempre nos debimos, y aún debemos, a los profesionales”, afirma Hernández. De hecho, es su carta de presentación en redes sociales: “Médicos que cuidan de médicos”. En plena huelga, Amyts organizaba videoconferencias para hablar con los sanitarios madrileños, y en muchos de estos encuentros virtuales llegaron a conectarse hasta 800 facultativos al mismo tiempo.

Médicos jóvenes y redes sociales

En las elecciones sindicales de este noviembre, además de votar por la mesa sectorial de sanidad, los profesionales debían escoger a los representantes de una segunda mesa, la de los residentes, los médicos más jóvenes todavía en su periodo de formación. En esta votación paralela, Amyts ha logrado el 90% de los apoyos ―988 de los 1.142 votantes― y la organización ocupa, en solitario, los 31 puestos del órgano, algo que nunca había ocurrido antes.

Jose Manuel Portal, médico de familia de 36 años y antes enfermero, era residente de cuarto año cuando estalló el conflicto en las urgencias extrahospitalarias ―empezaron a operar con la mitad de personal que había antes de la pandemia― y durante la huelga en atención primaria. “Amyts me sonaba, pero no lo conocía. El año pasado me creé un perfil de X y empecé ver todo lo que movían, los vídeos que subían. Otros sindicatos van más por los trabajadores, pero no por los residentes. Somos trabajadores también, pero en formación, y parecía que no se preocupaban por nosotros”, comenta. Hace un año, había unos 100 residentes afiliados al sindicato, ahora son casi 600.

Portal cree que parte del éxito Amyts entre los nuevos profesionales tiene que ver con su uso de las redes sociales. “Somos una generación de redes, del dedo, de deslizar y de información muy visual. Han sabido jugar con eso, te llama mucho más la atención”, opina. El objetivo, explica uno de los responsables de comunicación de la organización, es alejar el aire “viejuno” de la palabra sindicato, y que Amyts se asocie con una entidad vida, dinámica y moderna. Para ello, indica, cuidan mucho la música o la letra que utilizan, y apuestan por los videos cortos, sobre todo en Instagram y, recientemente, en TikTok.

Daniel Bernabéu, presidente del sindicato y médico en el hospital de La Paz, cuenta que especialmente en los últimos dos años “ha habido un periodo de transformación y de renovación” en Amyts. “De buscar gente joven, de nuevas propuestas y de ir profesionalizando determinadas actividades”, añade. Eso, sumado a una mayor presencia en medios generalistas, ha hecho que muchos más sanitarios se acerquen.

Una de las caras de Amyts en redes es la de Sheila Justo, vicepresidenta, protagonista de decenas de vídeos y quien ha coordinado la candidatura de los residentes en estas elecciones sindicales. La médica dice que se siente cómoda delante de la cámara y que ya durante la pandemia de la covid-19 grababa vídeos cortos donde explicaba conceptos médicos. Muchos luego acaban en programas de televisión o en las noticias. “Los profesionales tienen tanto trabajo y tan poco tiempo, que pensamos en trasladar lo que comunicábamos solo con texto a algo más rápido, para que lo pudieran consultar de un vistazo, incluso en el metro”, señala.

@amytsmedicos

🚨 PREGUNTAS FRECUENTES DE LOS RESIDENTES 📳CAPÍTULO 4 '¿Cuántas guardias al mes?' #residente #medicosdetiktok #residentesmedicos #medicaltiktok #guardias #medico #faqs #medicina

♬ sonido original - AMYTS

Ángela Hernández y sus compañeros se sienten orgullosos de lo logrado e inciden en que ha sido una lucha “de todos, para todos”, pero que aún queda mucho camino por recorrer. “Todavía hay un déficit de un 20% de médicos de familia y un 30% de pediatras, no se ha solucionado el problema de las urgencias extrahospitalarias y luego está la temporalidad a la que se ha llegado en los hospitales”, enumera la secretaria general, y añade: “Sentimos una gran responsabilidad y ahora debemos dar respuesta a las expectativas creadas”.

El presidente de Amyts, Daniel Bernabéu, durante una ruta por cuatro centros de salud, en noviembre de 2022.
El presidente de Amyts, Daniel Bernabéu, durante una ruta por cuatro centros de salud, en noviembre de 2022. Olmo Calvo

Suscríbete aquí a nuestra newsletter diaria sobre Madrid.

Sobre la firma

Beatriz Olaizola
Es reportera en la sección de Madrid. Antes escribió reportajes para eldiario.es en el País Vasco, donde cubrió sucesos y temas sociales, políticos y culturales. También realizó prácticas en la Agencia EFE. Graduada en Periodismo por la Universidad del País Vasco y máster en Periodismo UAM- EL PAÍS.
Tu comentario se publicará con nombre y apellido
Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_