El ‘número dos’ de Ayuso sobre las muertes en las residencias durante la pandemia: “Las familias ya lo han superado”

Los hijos de los fallecidos durante el tapón sanitario de 2020 responden con una mezcla de furia e indignación al vicepresidente de la Comunidad de Madrid, Enrique Ossorio: “Hace falta ser mala persona”

Enrique Ossorio, vicepresidente de la Comunidad de Madrid, ha provocado este miércoles la indignación de las familias de los mayores fallecidos en las residencias de la región durante la primera ola de la pandemia, al decir que “ya lo han superado”. Su declaración ha causado una mezcla de enfado y rabia a los aludidos consultados por este diario, que en algunos casos están en manos de psicólogos y abogados para tratar de cerrar las heridas abiertas por la crisis y obtener justicia, dos años y medio después de que los protocolos de triaje decididos por el Gobierno regional cerraran las puertas de los hospitales a miles de ancianos residentes enfermos por el coronavirus.

Ossorio ha hecho estas afirmaciones en la rueda de prensa del Consejo de Gobierno de la Comunidad de Madrid, un día después de que Vox sorprendiera al PP, al facilitar que se vote en la Asamblea de Madrid, el próximo 13 de octubre, una comisión de estudio sobre las residencias de la región, donde murieron más de 5.000 ancianos en la primera ola de la pandemia de coronavirus.

“Esta comisión yo creo que solo tiene un interés electoral y va a causar un daño innecesario a esas familias, que podrán volver a pensar: ‘¿Se podría haber evitado la muerte de mi familiar?”, se ha preguntado Ossorio ante los periodistas, tras la reunión semanal del Ejecutivo presidido por Isabel Díaz Ayuso. “Eso las familias ya lo han superado, y volver a esto, por interés electoral, creo que sinceramente no es procedente”, ha afirmado. “[Con la comisión] Lanzamos el mensaje falso de que lo que sucedió se pudo evitar”, se ha quejado Ossorio, sin hacer ninguna mención a que el Gobierno regional impuso a los hospitales en marzo de 2020 unos protocolos que negaron el traslado a miles de personas mayores que vivían en residencias y los condenaron a morir sin cuidados paliativos y solos en sus habitaciones. Ossorio ha argumentado: “Sucedió igual en todo el mundo, con alta incidencia en las personas mayores, y especialmente en aquellas con otras patologías. La justicia ha archivado todas las denuncias, en Madrid y en todos los sitios. (...) Lo que me extraña es que coincidan Rocío Monasterio [de Vox] y Mónica García [de Más Madrid]”.

La Comunidad de Madrid fue la única en la que los polémicos protocolos de triaje quedaron por escrito, en marzo de 2020. Cientos de familiares han recurrido desde entonces a la justicia. Una de las que espera que prospere su caso es Belén Muñoz, cuya madre, Esperanza Tavira de Andrés, de 81 años, murió durante el bloqueo sanitario en Vitalia Home Leganés: “A mi madre la mataron. Estoy fatal y no paso página, ni la quiero pasar, por mucho que me lo recomienda la gente”. Su esperanza está en el proceso judicial que reside en un juzgado de Leganés, donde desde hace meses han declarado médicos del hospital y personal de la residencia.

“Desaprensivo” y “mala persona”

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

El presidente de la plataforma de familiares Pladigmare, Miguel Vázquez, califica a Ossorio de “desaprensivo”. Y añade: “No les importa el dolor de las familias. Quieren enterrar a los muertos dos veces: cuando fallecieron, y ahora, para que nunca se sepa si podían haberse salvado”.

Otra afectada es Ana Ruiz, hija de Ana María Artola, una residente que falleció en Monte Hermoso, el 16 de marzo de 2020: “Cuando Ayuso salió en El Hormiguero diciendo que investigar lo sucedido era ‘ahondar en un dolor innecesario’, dejé de ver ese programa. Hoy he oído a este [por Ossorio] en el telediario y he tenido que contenerme”.

“Hace falta ser mala persona. No sabe lo que es la empatía”, dice Laura Grela, hija de Luis Grela Antequera, de 77 años, que falleció el 3 de abril de 2020 encerrado en la residencia Orpea Villanueva de la Cañada. “Mi hermana y yo llevamos en tratamiento psicológico desde julio de 2020. Este señor opina que eso se supera así tal cual, pero yo lo que tengo es una rabia contenida que no respondo de mí”, agrega. “Es que me tendrían que sujetar”.

Muchos familiares no han tenido éxito en el plano judicial porque, en muchos casos, la Fiscalía ha dado carpetazo a las investigaciones, una actuación que motivó una crítica de Amnistía Internacional porque las causas eran cerradas sin una indagación mínima.

Ante la polémica que han despertado sus palabras, el vicepresidente regional ha intentado matizarlas con un tuit. “Evidentemente, la muerte de un ser querido nunca se supera, pero sí se ha superado la mentira de la izquierda, sin escrúpulos, que afirmó que se pudo haber evitado”, ha escrito en Twitter, donde ha atribuido a una edición “malintencionada” de sus declaraciones las protestas que han generado su intervención.

Las declaraciones del número dos de Ayuso, que ya provocó un escándalo cuando negó los niveles de exclusión y pobreza que reflejaba un informe de la Fundación Foessa (”¿Por dónde estarán?”, ironizó), se producen en la misma semana en la que ha salido a la venta un libro con un relato demoledor de lo sucedido en las residencias. La obra está escrita por Alberto Reyero, que fue el consejero encargado de estos centros madrileños durante la crisis de 2020. Este político de Ciudadanos fue uno de los protagonistas de la guerra interna en el Ejecutivo de coalición que entonces gobernaba la región, por su oposición a los protocolos de triaje. Reyero, que lleva semanas dando entrevistas sobre el libro, ha criticado la oposición de Ayuso a que se terminen de investigar y esclarecer las responsabilidades políticas de lo sucedido.

Las muertes en estos centros se empezaron a investigar la pasada legislatura, cuando el PP estaba en minoría y dependía de Ciudadanos. Rota la coalición de gobierno, y con Ayuso en un momento dulce tras las elecciones del 4-M, Vox se mostró dispuesto a reanudar los trabajos de investigación en la actual legislatura. Nunca ocurrió. Ayuso intervino en público para acusar a Monasterio de echarse en brazos de la izquierda. Esta rectificó. Y todo ha seguido igual hasta ahora, cuando Vox ha asombrado al PP al facilitar que la izquierda logre la comisión de estudio que persigue desde hace tiempo: se aprobará si la extrema derecha, Más Madrid, el PSOE y Podemos, unen sus votos en el pleno del jueves 13.

La decisión de Vox ha sido muy mal recibida por el PP. “Nos sorprende y nos entristece, porque Vox se ha sumado a la estrategia de la ultraizquierda”, llegó a decir esta semana el portavoz parlamentario de los conservadores, Pedro Muñoz Abrines.

Gato encerrado

En Más Madrid creen que hay gato encerrado. El anuncio de Vox ha llegado cuando Vox y PP se disponen a negociar los presupuestos de 2023, y en la formación de Mónica García aventuran que la extemporánea activación de la iniciativa de la comisión, que Vox tenía guardada en un cajón desde noviembre de 2021, puede ser una medida de presión para sacar adelante puntos bloqueados en el tira y afloja de las conversaciones sobre las cuentas públicas. Si eso ocurre, deslizan en Más Madrid, la posibilidad de la comisión de estudio puede desaparecer tan rápido como ha aparecido.

“Este es un juego pimpinelesco, y de cartas, para sacarle algo al PP”, ha dicho este miércoles García, la portavoz del partido que lidera la oposición, que también ha pedido la dimisión o destitución de Ossorio por sus declaraciones y ha registrado una votación en la Asamblea para reprobar al vicepresidente de Ayuso. El PSOE también quiere reprobar al consejero, en lo que previsiblemente también estará de acuerdo Podemos, pero la iniciativa no saldrá adelante sin el apoyo de Vox.

Además, los partidos de izquierdas preferían una comisión de investigación, centrada en dirimir las responsabilidades de lo que ocurrió en las residencias durante la pandemia, en lugar de una de estudio, que solo alumbrará, de hacerlo, mejoras para el sistema. Las dos opciones, en cualquier caso, son consideradas como innecesarias por el PP, que, además, ve en el movimiento de Vox una traición.

Suscríbete aquí a nuestra newsletter diaria sobre Madrid.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS