Más Madrid se lanza a por las elecciones de 2023: “Almeida es el peor alcalde de la historia”

Rita Maestre, Mónica García e Íñigo Errejón cierran en la capital la primera asamblea plenaria del partido en la ciudad con el objetivo de retomar la alcaldía

Íñigo Errejón, Inés Sabanés, Mónica García y Rita Maestre, durante el plenario este domingo.
Íñigo Errejón, Inés Sabanés, Mónica García y Rita Maestre, durante el plenario este domingo.Manuel Viejo González

Ya están a la vuelta de la esquina. No hay tiempo que perder. Más Madrid ha dado este fin de semana el pistoletazo de salida para las elecciones municipales de 2023 con el objetivo de retomar el bastón de mando de la ciudad. La organización, con cientos de militantes, ha debatido el modelo de ciudad que quieren, con debates orgánicos sobre la sostenibilidad, la movilidad, los barrios, la cultura. Un protagonismo al militante de a pie. “Esta es la clave”, reconoce el edil de la formación en el Ayuntamiento, Jorge García Castaño. Un hecho que marida con el engranaje interno, donde la dirección solo está formada por un 25% de cargos públicos. Más Madrid quiere potenciar de nuevo las asambleas locales, volver a las bases. Un espíritu que recuerda mucho al Podemos primigenio y que después criticaron sus militantes por dejarles a un lado. “Esto falta potenciarlo a nivel autonómico, pero este es el primer paso”, reconocen fuentes de la organización. Por eso, este domingo se han reunido cientos de militantes durante dos días para relanzar el partido en la ciudad, con la portavoz y líder de la oposición en la capital, Rita Maestre, con la líder en la oposición en la Asamblea, Mónica García; y con los dos diputados en el Congreso de Más País, la marca nacional del partido: Íñigo Errejón e Inés Sabanés.

“Todas las ciudades han pensado en mirar al futuro. ¿Todas? No. Todas menos la nuestra”, ha dicho Inés Sabanés, la concejal que diseño Madrid Central con Carmena entre numerosos aplausos. Sabanés ha sido la voz del Medio Ambiente en el plenario. “El modelo de bienestar del siglo XXI es hacia donde nos dirigimos. Más Madrid sabe identificar los problemas importantes, como la salud mental”. Y recordó: “Los espacios se conquistan ocupando”.

No ha sido una asamblea tradicional. Más Madrid quiere implantar cada año un fin de semana con la militancia. Un plenario. Un ateneo. Un coloquio. Una simbiosis con la base, que sirva de impulso al partido, donde se debatan las líneas estratégicas, como el denominado plan 15 minutos que pretende instaurar París: que los barrios tengan todo tipo de servicios a menos de 15 minutos a pie.

“Habéis trabajado para representar una alternativa”, dijo Errejón a la militancia. “Somos una fuerza que sabe gobernar y sabe mirar las metas de futuro. Lo que habéis hecho este fin de semana es un esfuerzo de anticipar lo que puede ser otro Madrid”. El político dijo que esto puede ser un trabajo gris, efímero, sacrificado, que consiste en dar horas para el compromiso. “Pero esto”, señaló, “es lo que somos. Esto es un homenaje a la gente que está con nosotros”.

Habló también de la actual cultura política, subrayó que Más Madrid es la primera fuerza en la ciudad. “Militáis en la mejor fuerza. Este es un mensaje al resto de los pueblos de España. Hay un Madrid que no se enfrenta al resto de España, hay un Madrid que es fraterno, y que quiere avanzar con el resto. ¡Esto somos nosotros!”. El político habló en clave nacional, señaló que la ley mordaza tendría que ser derogada entera y no parcialmente como está previsto en las próximas semanas. Incidió en que en España no se debería hablar de derechas o de izquierdas, sino de balanzas. “No vamos a reconstruir un futuro compitiendo con el de al lado, contra las generaciones y contra el planeta. Hoy tenemos más plataformas audiovisuales que nunca, pero en ninguna aparece el futuro como algo prometedor”. Dijo que algunos, incluso, proponen pisar al más débil para auparse. “Bien”, señaló Errejón, “nosotros no venimos a hacer frente a nadie, sino a garantizar que la gente sencilla tome las riendas y tenga futuro”.

La diputada García incidió en la sociedad civil. Les dijo que los militantes eran como las manos del partido. “Este es uno de los éxitos. Nosotros somos actualmente la primera fuerza del Ayuntamiento y la segunda de la Comunidad”. El cierre del acto fue para Rita Maestre, que fue recibida a gritos de “alcaldesa, alcaldesa”, a lo que ella contestó: “No suena mal”. Esto, sin embargo, se dirimirá en unas primarias que el partido tiene en mente en 2022. Sí habló de las encuestas. Recordó que hace solo un año algunos medios les daba solo el 8% en la ciudad y ahora las últimas vuelven a colocarles segundos. “Nosotros queremos traer soluciones. Políticas de calle a calle. Se nos valora porque proponemos. Ante la falta concreta de ideas de Almeida, somos un laboratorio de ideas para 131 barrios. Nadie duda ahora de que Almeida es el peor alcalde de Madrid, habla más de Navarra que de nuestros barrios”.

En el plenario, sin embargo, no se ha hablado de futuras coaliciones. Un hecho que fuentes de la organización recalcan que tampoco se debate en las asambleas locales. Nacho Murgui, concejal también del Ayuntamiento, lo destaca: “Nosotros no vamos a hacer una pelea por liderar el bloque progresista, sino por ganar las elecciones. Es difícil, pero hay pelea”.

Solo dos años después de su nacimiento, el único partido regionalista del centro de España ―fruto de una escisión de Unidas Podemos y fundado por Manuela Carmena e Íñigo Errejón en enero de 2019― se ha asentado de manera fulgurante en la ciudad. Muy lejos queda ya aquella anécdota conocida como el Pacto de las empanadillas. La entonces alcaldesa había preparado unas deliciosas empanadillas para cenar. El 21 de diciembre de 2018 tenía un invitado especial en casa. Había recibido aquellos días una llamada de Íñigo Errejón, cofundador de Podemos y recién nombrado candidato del partido de Pablo Iglesias a la presidencia de la Comunidad. Errejón quería conocer de cerca el nuevo proyecto político de Carmena. La candidata a la reelección tenía un plan trazado para las elecciones de 2019: alejarse de los conceptos tradicionales de los partidos. Planteó a la ciudadanía una marca política que agrupara a distintos sectores de la sociedad. Este fue el origen del partido, del que dos años después, Carmena reconoce abiertamente que no fue una gran decisión. “Quería hacer una plataforma, pero los partidos lo asumen mal”, dijo hace solo unos días en el podcast Estirando el chicle. El plenario sí tuvo un aplauso para ella, durante una intervención. El partido ha roto definitivamente con la brecha emocional de Carmena, su principal valor en 2019, para apostar firmemente por sus actuales candidatos. También ha echado un lado su ruptura interna, aquella que en abril de este año supuso una fractura interna de cuatro concejales, pasando de los 19 de 2019 a los 15 de ahora.

Proyecto ciudad, sin olvidar la Comunidad

Hubo tiempo también para hablar de los últimos comicios. Un termómetro que la organización mira de cerca. El adelanto electoral del pasado mes de mayo en la región pilló a Más Madrid con una candidata en potencia. Con una campaña diferente, centrada en marcar la agenda con propuestas, Mónica García logró sobresalir en todos los medios en mitad de una vorágine de bloques. “Antes de la campaña notábamos cierta dificultad para calar en el electorado de los mayores, pero todo ha dado un giro en estos días”, contaba un alto cargo del partido. García tenía la baza de ser una candidata muy vertical. El CIS de abril la situaba, incluso, como la más valorada entre los propios votantes de Podemos, muy por encima de Pablo Iglesias. Durante la campaña arrostró al voto joven y al voto femenino, los dos pilares sobre los que pilotó gran parte de su campaña. Ahí están los resultados: sorpresa en las urnas y zarpazo al PSOE. Segunda fuerza y líder de la oposición. En 2021, la formación alcanzó 24 escaños —cuatro más que en 2019― y 562.000 votos —casi 120.000 más que hace dos años—. También fue un éxito en la ciudad, donde fue la segunda fuerza en todos los distritos.

El plenario, coinciden varios militantes, ha relanzado el partido. “Nos conocemos la ciudad palmo a palmo. Nos sabemos de memoria el camino hasta Cibeles. Lo ponemos en marcha desde ya”, recordó Maestre entre aplausos, aunque el mayor, sin duda, se lo ha llevado la escritora Almudena Grandes, a la que Sabanés recordó unas horas después de su fallecimiento durante su intervención. “Madrid”, como ella mismo dijo durante su pregón de 2018, “es la ciudad a la que se quiere mucho menos de lo que se debería”.

Suscríbete aquí a nuestra newsletter diaria sobre Madrid.

Sobre la firma

Manuel Viejo

Es de la hermosa ciudad de Plasencia (Cáceres). Cubre la información política de Madrid para la sección de Local del periódico. En EL PAÍS firma reportajes y crónicas desde 2014.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS