TEMPORAL FILOMENA

Los padres se cansan del Gobierno de Madrid por los retrasos de la vuelta al cole: “Si no son capaces, que dejen paso a otros”

La Federación Francisco Giner de los Ríos acusa a la Administración regional de una nefasta previsión y planificación que ha sumido en el caos a la comunidad educativa

Un familiar colabora en la limpieza del hielo y la nieve en las inmediaciones del colegio Amadeo Vives.
Un familiar colabora en la limpieza del hielo y la nieve en las inmediaciones del colegio Amadeo Vives.Jesús Hellín / Europa Press

Primero, los centros abrían el día 11 de enero. Después, el día 13, se prorrogó al 18 y, cuando parecía que la última fecha era el día 20, con una incorporación escalonada en los cursos de Secundaria, el Gobierno regional volvió a cambiar la planificación del inicio de las clases presenciales, dejando abierta la posibilidad de comenzar el miércoles a los centros de Secundaria, Bachillerato, FP, Régimen Especial y Educación de Adultos “si las instalaciones y los accesos se encuentran en buen estado”. Más de 1.200.000 alumnos, sus familias y más de 90.000 docentes de la Comunidad de Madrid llevan dos semanas pendientes de las decisiones de la Administración y los padres, a través de la federación (FAPA) Francisco Giner de los Ríos (que engloba a más de 800 asociaciones) han dicho basta. “Si los que están no son capaces de asumir sus responsabilidades, tendrán que ir dejando paso a otros”, ha dicho Carmen Morillas, presidenta de la federación, a través de un comunicado.

“Se han ido tomando decisiones sin contar con la comunidad educativa, decisiones que nos afectan directamente, cambiando en horas la organización familiar que con tanto esfuerzo y dificultad intentamos solucionar constantemente sin ninguna ayuda de la Administración”, se queja la representante de los padres de la región madrileña.

La FAPA recuerda que si ya no era bastaste una pandemia mundial, en enero llegó a la Comunidad de Madrid el temporal Filomena, que desencadenó una nevada como no se ha visto en decenas de años, seguida de una ola de frío. Una situación complicada que, insiste, se ha unido “a una nefasta previsión y planificación por parte de la Administración regional que ha sumido en un auténtico caos a la educación madrileña”.

“Desde la FAPA Francisco Giner de los Ríos por desgracia, estamos acostumbrándonos, desde hace algún tiempo, en especial desde el comienzo de la pandemia, a escuchar declaraciones de nuestro Consejero en las que se le ve más preocupado en echar balones fuera y culpar de todos los males al Gobierno de la nación y a la Ministra de Educación, que a dedicarse a sus propias labores, como si no supiésemos que las competencias educativas están transferidas y que él es el máximo responsable de la gestión educativa madrileña”, lamenta Morillas.

La representante de las asociaciones de padres ha mostrado su enfado y su hartazgo con un Gobierno que, siente, les ha dejado de lado en todo momento. “Este segundo trimestre, la Comunidad de Madrid ha iniciado sus clases entre la incertidumbre, el caos, las palas y probablemente las canoas, ya que, aun si consiguen que esto último no sea una realidad, lo que queda es una sensación de ‘sálvese quien pueda’, ya que por desgracia y como se ha gritado desde numerosos barrios madrileños: “Ni Filomena ni Filemón, estamos ante un gobierno sin timón”.

Desde un primer momento, insiste Morillas, las familias han querido colaborar en los centros educativos y, según explica, muchas direcciones de los centros les han impedido el acceso, ante las confusas indicaciones de las respectivas direcciones de área. Pero, a mediados de semana, la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, los sorprendió invocando la participación de la comunidad educativa “con el pico y la pala”. Para esto sí tenían acceso a los centros.

A mediados de semana se calculaba que, al menos, 70 centros no podrían abrir sus puertas el lunes 18 de enero; horas después, el Consejero de Educación anunció que no podrían abrir sus puertas una docena; pocas horas después ningún centro de la Comunidad de Madrid podría abrir sus puertas hasta el día 20. “Teniendo conocimiento de que en realidad una cantidad de centros significativamente alta podían haber sido abiertos, gracias sin lugar a duda al trabajo realizado por la comunidad educativa, no acabamos de entender por qué se les ha obligado a no hacerlo. Quizá por un problema de movilidad propiciado por la política de distrito único, contra la que tantas veces nos hemos manifestado, que obliga a muchos alumnos y alumnas a trasladarse lejos de sus domicilios y a hacer uso del transporte, en unos momentos en que la movilidad es complicada en muchos lugares”.

En Madrid capital, la propia vicealcaldesa, Begoña Villacís, ha dicho en Antena 3 este martes que “son muy pocos, una minoría”, los centros con desperfectos. “Muchos, a primera vista, son compatibles con una actividad normal”, ha reconocido. De hecho, ha cifrado en ocho de 250 colegios públicos los que tienen problemas, “aunque no todos ellos van a tener problemas para el acceso”.


Más información

Lo más visto en...

Top 50