La noche madrileña se apaga por el coronavirus

Las salas grandes acatan la prohibición y otras con una capacidad inferior suspenden voluntariamente su actividad hasta nuevo aviso

Soledad en el bar Taperware, uno de los pocos que estaba abierto en Malasaña la madrugada del jueves.
Soledad en el bar Taperware, uno de los pocos que estaba abierto en Malasaña la madrugada del jueves.DAVID EXPÓSITO

Nadie bailará en discotecas en mitad de la pandemia de coronavirus. Ante la prohibición de celebrar eventos que congreguen a más de 1.000 personas y en los de menor capacidad de reducir la asistencia a un tercio del aforo, las salas de fiesta más grandes de Madrid echarán el cierre. El resto lo hará de manera voluntaria y hasta nuevo aviso: las pistas se vacían.

Bares y restaurantes se han empezado a vaciar. La consigna desde las instituciones es salir de casa solo si es estrictamente necesario. En una entrevista este jueves en Telecinco, Isabel Díaz Ayuso, presidenta de la Comunidad de Madrid, ha hecho un llamamiento a que se clausuren las discotecas para contener el coronavirus: “Tenemos que ser solidarios entre nosotros”. Y agregó: “Estamos tomando decisiones durísimas, pero hay que llevarlas a cabo porque lo importante es salvar vidas”.

Los locales grandes no tienen opción. Es el caso de la Sala But, cuyo aforo rebasa por poco el límite que establece Sanidad. Belén Chanes, responsable de Ochoymedio, la sesión de viernes y sábados, aún no ha podido cuantificar las pérdidas del cierre: “Estamos aturdidos, hemos preferido no ponernos con la calculadora todavía, pero ya tenemos cita con la gestoría”. En principio han previsto la interrupción de un mes, es decir, de cuatro fiestas. La brigada de pinchadiscos residentes, que reproducen himnos pop en cada cita, cobrará su nómina con normalidad. No así los bolos puntuales, que habitualmente se pagan tras tener lugar. La firma ya está trabajando para reubicar los conciertos en el calendario.

Otro santuario afectado es Fabrik, la cámara acorazada del techno, situada en un polígono industrial de Humanes. Con capacidad para 4.500 personas, se trata de una de las mayores discotecas de la región, donde el trepidante sonido electrónico encuentra su hogar cada fin de semana. También cierra el teatro Kapital, que pertenece al mismo grupo. David Heras, gerente del club con siete plantas ubicado en la calle Atocha, ha querido tranquilizar al público: “Iremos informando en nuestros diferentes canales de las nuevas fechas de las fiestas aplazadas, sirviendo las entradas ya compradas para los eventos futuros”. Aunque no se fecha la reapertura.

La decisión de cerrar locales más pequeños oscila entre el temor y la responsabilidad. Es el caso del Café La Palma, Costa Social Club, la Sala Cocó o Siroco. También cancelará sus actuaciones el Café Berlín, un club art decó que alterna los conciertos de tarde con el trajín noctámbulo. Allí Eloi Vázquez organiza El cuerpo del disco cada sábado: “Sabemos que legalmente la fiesta podía mantenerse, pero no estamos cómodos haciendo un llamamiento a la reunión, cuando al día siguiente los casos de contagios pueden haberse multiplicado. Hasta abril hemos despejado toda la agenda”, explica el pinchadiscos.

La situación de los trabajadores permanece en el aire desde hace dos días. La protección que disfruten variará en función de sus contratos, como declara Trinidad Andrés, portavoz de hostelería de UGT en Madrid: “Los empleados indefinidos se enfrentarán a menos problemas, pero ya nos están llegando casos de suspensión de eventuales y las empresas empiezan a preparar Expedientes de Regulación Temporal de Empleo (ERTE)”. Además, no todas las plantillas son de asalariados. En las puertas prolifera el personal de seguridad autónomo, que presta sus servicios a varios locales. Y tras la barra muchos camareros son contratados para el día. La movilidad es total.

Los sindicatos están a la espera de medidas en la región que puedan paliar los daños ocasionales. Andrés señala que la prestación para trabajadores infectados o en aislamiento, anunciada por el gobierno de Pedro Sánchez, va por el buen camino. También defiende la importación de Italia de la moratoria hipotecaria durante el brote del coronavirus: “Las administraciones deben garantizar que las empresas no aprovechan esta situación de excepcionalidad para esquilmar nuestros derechos. Tiene que respetar en todo momento los salarios negociados y la salud de los trabajadores”.

Por su parte, la Asociación de Empresarios de Ocio Nocturno de Madrid (Noche Madrid) ha manifestado en un comunicado su respaldo a las medidas anunciadas por Sanidad: “Los locales de ocio, las salas de concierto y las discotecas desean garantizar la implantación de las medidas restrictivas dirigidas a evitar cualquier tipo de aglomeraciones y concentraciones de público, tanto en el interior de los locales, como en las colas de acceso. También la implantación de las medidas higiénico sanitarias y de los consejos sobre las medidas de autoprotección y de higiene por parte del público y del personal”.

El Ayuntamiento de Madrid ha aprobado una rebaja fiscal de 63 millones en impuestos de IBI e IAE para las empresas de ocio, hostelería y comerciales si mantienen el empleo a final de año.

Información sobre el coronavirus:

- Aquí puedes seguir la última hora sobre la evolución del coronavirus.

- El mapa del coronavirus: así crecen los casos día a día y país por país

- Guía de actuación ante el coronavirus

- Todas las medidas contra el coronavirus en Madrid

- En caso de tener síntomas, la Comunidad de Madrid recomienda evitar acudir al centro de salud salvo casos de extrema necesidad y utilizar el teléfono 900 102 112

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS