_
_
_
_
_

Piden 10 años de inhabilitación para tres especialistas del INSS por rechazar la incapacidad de un trabajador intoxicado por mercurio

El Tribunal Superior se pronunció en contra de los facultativos del equipo de valoración que tuvieron que revocar su informe para cumplir la sentencia

Sede del Tribunal Superior de Justicia de Galicia
Sede del Tribunal Superior de Justicia de GaliciaÓscar Corral

Tres especialistas del Instituto Nacional de la Seguridad Social (INSS) en A Coruña que formaban parte del Equipo de Valoración de Incapacidades (EVI) fueron juzgados este martes por un presunto delito de prevaricación administrativa y se enfrentan a una condena de diez años de inhabilitación por haber desestimado la incapacidad absoluta permanente de un trabajador con una intoxicación grave por mercurio. El informe médico fue finalmente revocado cuando el Tribunal Superior de Galicia le dio la razón al trabajador.

El afectado denunció en 2014 al que era entonces presidente del EVI, al médico evaluador jefe, así como al que ostentaba el cargo de director provincial del INSS. La denuncia se formuló a través del sindicato CIG que ejerce la acusación y también iba dirigida contra una médico del servicio que ya falleció, cuyo informe fue concluyente para rechazar la incapacidad y declarar al trabajador apto para trabajar, pese a las patologías que presentaba por la intoxicación por el contacto con vapor de mercurio.

El secretario de Acción Sindical de la CIG, Ernesto Rei, ha calificado los hechos que han sido juzgados de “violencia institucional”, ante el veredicto del Tribunal Superior de Xustiza de Galicia (TSXG) en el que ha reconocido sin ninguna duda el carácter profesional de la enfermedad del trabajador, según ha declarado a Europa Press.

En el juicio que se celebró en el juzgado de lo penal número tres de A Coruña, los tres acusados han defendido su actuación en el caso. El que intervino como médico evaluador jefe del EVI declaró que “no había dudas en 2014″ sobre el diagnóstico del denunciante y se ha remitido al informe elaborado por la doctora ya fallecida que reconoció al trabajador.

Aunque este facultativo admitió que nunca llegó a explorar a este trabajador, rechazó sin embargo que tuviese “síntomas de carácter neuropsicológico” cuando fue evaluado por la médico que le diagnóstico. “No estaba diagnosticado por intoxicación por mercurio, sino que había una posible intoxicación por mercurio”, ha defendido el acusado. Relató que con posterioridad, y en base al fallo del TSXG, se le concedió al trabajador la incapacidad permanente total. “Se modificó por una sentencia judicial que variaba las condiciones sobre las que se había tomado la decisión”, incidió ante el tribunal.

A preguntas de la abogada de la acusación los acusados han cifrado en más de un centenar los expedientes que se analizaban en cada sesión por el equipo de valoración, aproximadamente tres o cuatro a la semana. “Algunos eran muy fáciles, pero otros no”, subrayó el que era entonces presidente del EVI en A Coruña. Al ser preguntado por el tiempo que se dedicaba a cada expediente, el facultativo admitió que se dedicaba “menos de un minuto a cada uno”.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Tanto el responsable del EVI como el entonces director general del INSS en A Coruña se han remitido a los informes médicos. “Nos basamos en el informe del médico”, han insistido. Sin embargo han reconocido que en las comisiones de evaluación no siempre estaba presente un inspector de Trabajo, tal y como exige la normativa. “Unos venían cuando podían y en otros casos no asistían”, ha apuntado el fuera responsable del equipo de valoración de incapacidades.


Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_