La Xunta dice que “no se dio ni una vida por perdida” y se hospitalizó a ancianos de residencias según “criterio médico”

Los sindicatos tachan de “bochornosas” e “injustificables” las declaraciones de la prima de Feijóo, jefa del Sergas en Santiago, en las que señala las salas de café como lugares de contagio de sanitarios

Alberto Núñez Feijóo, presidente de la Xunta, tras la videoconferencia del pasado domingo 24 con Pedro Sánchez.
Alberto Núñez Feijóo, presidente de la Xunta, tras la videoconferencia del pasado domingo 24 con Pedro Sánchez.Óscar Corral

La Xunta sale una vez más al paso de las acusaciones sobre supuestas directrices para que no se trasladase a usuarios de residencias de mayores a centros sanitarios, e insiste en que “no se dio ni una sola vida por perdida”, y todos aquellos mayores que tenían que ser hospitalizados lo fueron, siempre bajo “criterio de los médicos”.

Así ha respondido hoy después del acto que han protagonizado los sindicatos CC OO y UGT en Vigo, frente a la delegación del gobierno gallego, y en el que han reclamado que se abra una “investigación” sobre la gestión de las residencias de mayores durante la pandemia y sobre si hubo o no esas directrices acerca de los traslados a hospitales. Para la Xunta, la acusación “es grave y totalmente falsa”. “Siempre que los médicos indicaron que una persona mayor debía ser hospitalizada, fue hospitalizada, en el 100% de los casos, según el criterio médico”, han recalcado fuentes del gobierno gallego.

La semana pasada, desde Política Social se hacían declaraciones a el diario EL PAÍS en el mismo sentido, sin embargo, familiares de ancianos de residencias golpeadas por el coronavirus, como la DomusVi de Aldán (Cangas, Pontevedra) reclamaban el pasado fin de semana “la verdad antes de votar”. Los manifestantes reconocían que tenían dudas sobre esos “criterios médicos” a los que apela la Xunta, ya que en aquel centro, como en muchos otros, y mientras “las UCI no estaban saturadas”, fallecieron ancianos a los que “no se les dio la oportunidad” de ser hospitalizados.

“En Galicia no se dio una sola vida por perdida, y fuimos pioneros interviniendo residencias privadas que estaban pasando por dificultades”, han añadido hoy las mismas fuentes de la Xunta en declaraciones a Europa Press, a pesar de que en algunos territorios fuera de Galicia las intervenciones llegaron antes.

Críticas a la gerente del Sergas

Por otra parte, hoy Comisiones Obreras ha reprochado a la gerente del área sanitaria de Santiago, Eloína Núñez, que “insinuara que el personal se contagiaba en salas de café”. Al respecto, el Sindicato de Enfermería Satse ha comentado que las manifestaciones sobre el contagio de enfermeras “son bochornosas y reprobables”.

Así lo han manifestado los dos colectivos a través de sendos comunicados de prensa, en los exigen una rectificación tras, resalta CC OO que declaró la gerente en una entrevista reciente, “insinuar que el personal se contagiaba en las salas de café, de donde retiraron asientos porque daban lugar a favorecer el contagio entre ellos”.

Para este sindicato, estas palabras de la gerente del Complexo Hospitalario Universitario de Santiago (CHUS) “son inaceptables”. La secretaria de CC OO-Sanidade, Emilia Lamas, además de rechazar “estas insinuaciones” le reprocha a Núñez que “obviase las responsabilidades de la propia administración” que, “es la que tiene que garantizar la salud de sus trabajadores”.

Además, recuerda que la gerente apuntó que los primeros contagios “vinieron de fuera del ámbito hospitalario”. Por ello, CC OO indica que “en muchos momentos de la pandemia, el 40% de los contagios correspondieron a personal de la sanidad”. Esto, ha subrayado este sindicato, “muestra una preocupante incapacidad para proteger la salud de sus trabajadores, como establece la ley”. Al respecto, critica CC OO que personal de esta área “tuviera que trabajar con escasos equipos de protección individual (EPI) y que el Sergas llegó a indicarles que guardasen en un sobre las mascarillas faciales y las reutilizasen durante varias jornadas de trabajo”.

Durante la emergencia sanitaria, ha incidido Lamas, “todos los profesionales demostraron estar a la altura” y llegaron, ha abundado, “a poner en riesgo su salud, lo que queda demostrado con las cifras de personal contagiado”. También SAE (Sindicato de Técnicos de Enfermería) ha subrayado que las palabras de la gerente del área sanitaria de Santiago y Barbanza “han causado un profundo malestar en los profesionales sanitarios”. “Afirmar que llegó un momento en el que en las salas de café que hay en las plantas retiraron los sillones donde se sentaban los profesionales porque esto hacía que estuvieran juntos más sanitarios”, y daba lugar “a favorecer el contagio” entre ellos, “ha ofendido a los profesionales que han puesto siempre, por encima de todo, su sentido del deber y su responsabilidad social y sanitaria”, sentencia SAE.

En esta línea, también Satse, que cree “injustificables” las manifestaciones, advierte que “la mayoría de los profesionales contagiados por coronavirus en Galicia son enfermeras, según los datos oficiales del Sergas”. En concreto, “las enfermeras se han contagiado el doble que los médicos” y “en el porcentaje total alcanza el 42,76% del total de contagios de las distintas categorías dentro de personal sanitario y no sanitario”.

“Detrás de estos datos se esconde la falta de protección con la que se han visto obligados a trabajar los profesionales sanitarios. En muchos casos se han visto obligados a reutilizarlos durante toda una semana ante la excesiva racionalización que se hizo desde la gerencia. Un exceso que dejó a las profesionales de Enfermería, entre otros, sin la protección adecuada”, sostiene Satse. “Ese exceso de racionalización lo quieren vender ahora como todo un éxito de gestión, cuando en realidad esconde una absoluta falta de respeto y empatía con los profesionales que han dado todo y más en esta crisis”, ha abundado.

El Sindicato de Enfermería recuerda que “en los peores momentos las enfermeras tuvieron que reutilizar los EPIS, tuvieron que estar en contacto sin ninguna protección con pacientes positivos porque el protocolo no contemplaba siquiera el uso de mascarilla”. “En el mismo sentido han reutilizado sus mascarillas FFP2 porque estaban racionadas, y dándose prioridad a las quirúrgicas, menos seguras, para las profesionales, en según qué servicios”, ha lamentado.

La secretaria autonómica del Sindicato de Enfermería, Carmen García Rivas, tacha las declaraciones de la gerente del CHUS de "bochornosas, porque parece que no es consciente de lo que ocurre a su alrededor, y absolutamente reprobables, ya que demuestran la falta de empatía y profesionalidad de los que sólo piensan en la imagen que quieren dar de buena gestión de cara las próximas elecciones, sin que la acción de autocrítica esté, o se la espere”. “Si tuviera un poco de dignidad pediría disculpas de inmediato, de lo contrario debería dimitir por la falta de respeto que demuestra hacia los profesionales”, ha señalado.

Por su lado, UGT ha lamentado, en otro comunicado, que “en vez de valorar al personal que trabajó en servicios fundamentales en la pandemia de covid-19 y valorar el esfuerzo y dedicación y el riesgo asumido, la gerente se dedica a menospreciar al personal con sus declaraciones”. Frente a la lluvia de críticas, la gerente del CHUS ha aclarado que “en todo momento quiso dar a conocer el excelente trabajo realizado por los profesionales de la sanidad pública compostelana” y “transmitir su apoyo y agradecimiento a la labor desarrollada”.