ELECCIONES COMUNIDAD DE MADRID

Radiografía del ideario de Ayuso: aborto, ecologismo y subvencionados

Las propuestas y las declaraciones de la favorita del 4-M la aproximan a Vox y arrastran a Pablo Casado

“Yo tengo que ser la media entre Feijóo y Ayuso”, declaró Pablo Casado esta semana. El propio líder del PP sitúa en dos extremos al presidente gallego y a la candidata a la presidencia madrileña, del mismo partido. Isabel Díaz Ayuso va por libre. Su discurso es el más próximo a Vox de todo el PP —los votantes de la formación ultra la prefieren a su propia candidata, según el CIS— y arrastra al presidente de los populares, quien ha vuelto a endurecer sus intervenciones tras plantar hace unos meses a Santiago Abascal — “hasta aquí hemos llegado”—. EL PAÍS ha analizado sus intervenciones en el Parlamento regional y sus mensajes de campaña. Este es el ideario de la favorita del 4-M según todas las encuestas y la nueva lideresa del PP.

Feminismo

La opinión de Díaz Ayuso sobre el aborto y la perspectiva de género

Casado decidió nombrarla candidata después de ver una entrevista en La Sexta en la que Díaz Ayuso mostró su voluntad de “romper con la dictadura de las feministas radicales”. A principios de enero de 2019, horas antes de su designación, declaraba a EL PAÍS: “Para ser mejor mujer no tengo que ser feminista”. “El aborto no es un derecho de la mujer”. “Me preocupa que nunca se considere al padre y que se use casi como método anticonceptivo. No criminalizo a nadie, pero un porcentaje muy alto son inmigrantes o mujeres sin recursos que lo hacen por segunda vez o tercera vez”, añadía. Ya como presidenta, ha abrazado banderas de Vox, como cuando interpreta que añadir una perspectiva de género a la legislación, establecer cuotas o equipos paritarios es “tratar a las mujeres como el sexo débil” y “victimismo colectivista”. ”Yo no voy a creer antes a una mujer por el hecho de ser mujer ni a defender que acceda a un puesto por el hecho de serlo”; “entiendo que cada política se realiza pensando en los hombres y en las mujeres; tampoco voy al cine y pone ’se admiten mujeres”. “Si estoy donde estoy, es fruto de mi trabajo y no por ser la pareja de nadie, como ocurre en Podemos. La ministra de Igualdad le debe el puesto a la persona con la que comparte el Consejo de Ministros [en alusión a Pablo Iglesias]. Eso no ocurre ni en las dictaduras bananeras”, ha repetido en la Asamblea.

Liberalismo y “mantenidos subvencionados”

No fue un lapsus

Ayuso se ha referido a los “mantenidos subvencionados” en multitud de ocasiones. “La actitud de los ciudadanos en la Comunidad de Madrid es la del trabajo, la de salir adelante y, desde luego, la de no estar de manera pasiva esperando a que alguien les venga a subvencionar las cosas”, declaró a principios de marzo. En febrero, dirigiéndose a la izquierda, dijo: “Ustedes van a intentar empobrecernos, subirnos a todos los impuestos para que toda la economía y el capital se vayan de Madrid, para ser cada vez más míseros y tener que estar en las colas del hambre para que ustedes pasen con la alcachofa y con sus colegas, los de los sindicatos de los servicios públicos”.

Impuestos

La trampa, de ida y vuelta, sobre el paraíso fiscal

Decía Ayuso en septiembre de 2020: “Los impuestos deben promover el incentivo, no asfixiar”. La principal reducción, la bajada de medio punto en el IRPF se hará esta legislatura”. La propuesta estrella de su ideario económico es la bajada de impuestos, “la mayor en la historia de la Comunidad”, pero la legislatura terminó sin aprobarla y esa reducción tiene un impacto escaso porque solo puede aplicarla en el tramo autonómico. Tomando como ejemplo el sueldo medio en España, de 24.009 euros, su promesa supondría 10 euros menos al mes. “El 70% de la recaudación la hace la Administración central”, recuerda el economista José Carlos Díez. Las decisiones económicas más importantes en una autonomía tienen más que ver con a qué se destina el presupuesto. Ayuso no lo ha aprobado.

Guiños a Vox

Defensa de los toros “frente al ecologismo prefabricado” y guerra a la memoria histórica


La presidenta madrileña ha abrazado otras banderas de Vox. “Nos dividen por un tipo de ecologismo prefabricado”, declaró, “que lo único que hace es acabar con la iniciativa privada, las gentes del campo y aquellos que defienden la tauromaquia”, dijo hace unos días. También ha adoptado la postura del partido ultra frente a la memoria histórica, llamando “guerracivilistas” a los partidarios de reparar a las víctimas del franquismo.

Agenda nacional e internacional

ETA, Cataluña, Irán, Venezuela, Cuba... Sánchez, Sánchez, Sánchez

ETA, Cataluña, Irán, Cuba y Venezuela están muy presentes en las intervenciones de la presidenta madrileña. De la banda terrorista, disuelta en 2018, ha llegado a decir que el Gobierno ha transferido las competencias de prisiones a Euskadi para “indultar” a los presos. Ese discurso le ha permitido plantear el 4-M como un duelo directo con Pedro Sánchez. Incluso ha adoptado una estrategia parecida a la de Iglesias: los aciertos eran propios, pero cuando algo salía mal en el Gobierno central, el área de Podemos señalaba al área socialista y cuando algo se torcía en Madrid, por ejemplo, durante la pandemia, Ayuso señalaba a Sánchez.

El tono

Aguirre y Álvarez de Toledo coinciden: “La moderación no es una virtud”

Una de las claves del método Ayuso, alabado por Esperanza Aguirre y Cayetana Álvarez de Toledo, es su forma de expresarse. “Ha demostrado que la moderación no es una virtud”, coinciden ambas. Ese “estilo kamikaze”, en palabras de un presidente autonómico del PP, ha dejado en la Asamblea madrileña frases como estas: “Son ustedes el cáncer de la democracia” [a Podemos]. “Si vamos a ver el palmarés de su partido, entre atracadores de bancos, secuestro de menores, condenados por tenencias de armas, tráfico de drogas, abusos sexuales, entiendo que vean a aquellas personas que provocan los cortes de luz en la Cañada [Real] como ingenieros agrónomos”.

Suscríbete aquí a nuestra nueva newsletter sobre Madrid

Archivado En:

Más información

¿y tú qué piensas?

Normas