_
_
_
_
_

El estado de la sanidad acapara la preocupación de los gallegos

Los ciudadanos de la comunidad se ubican a sí mismos en el centroizquierda, según una encuesta de 40dB. para la SER y EL PAÍS

Una mujer, en la manifestación por la sanidad pública en Santiago, el pasado día 4.
Una mujer, en la manifestación por la sanidad pública en Santiago, el pasado día 4.XOÁN REY (EFE)

Las principales preocupaciones de los gallegos no se diferencian mucho de las del resto de los españoles, centradas sobre todo en la economía. Pero hay una cuestión en la que los ciudadanos de la comunidad autónoma llamada a las urnas el próximo día 18 muestran una inquietud muy superior a la media: la sanidad.

Las quejas por el funcionamiento de la sanidad pública, sobre todo la atención primaria, forman parte del argumentario de los candidatos de la oposición al Gobierno del PP. Y el pasado domingo 4 desembocaron además en una nutrida manifestación en Santiago. Una encuesta de 40dB. para EL PAÍS y la Cadena SER —cuyos datos internos pueden consultarse en las webs de ambos medios— confirma plenamente que este es un asunto incómodo para la Xunta y que podría tener su influencia en las votaciones del 18-F. Todos los datos internos del sondeo pueden consultarse en las webs de EL PAÍS y la SER.

La empresa demoscópica seleccionó siete temas en sus preguntas a los encuestados, y la que encabeza el apartado de las cosas que preocupan “mucho” figura “la sanidad y la calidad de otros servicios públicos”, señalada por el 61,2%, por delante de la inflación (58,9%) y la economía en general (46,9%). El cuestionario incluye cuatro niveles de preocupación: mucho, bastante, poco o nada. Si se suman mucho o bastante, la sanidad es ligeramente rebasada por el coste de la vida y los problemas económicos. Los que citan en primer lugar el sistema público de salud son sobre todo votantes de izquierda. Pese a que el PP ha desdeñado la posible influencia en el humor social de la crisis de los pellets, la llegada a la costa de decenas de miles de bolas de plástico perdidas por un buque mercante, lo cierto es que el estudio de opinión apunta que sí es un motivo de inquietud importante para dos de cada tres entrevistados.

Si estas dos cuestiones pueden resultar engorrosas para el PP, en cuanto al balance general de la gestión del Gobierno autónomo los resultados se muestran algo más tranquilizadores para el partido en el poder. La gestión de Alfonso Rueda no despierta grandes entusiasmos ni grandes rechazos. Los encuestados prácticamente se dividen en tres tercios entre los que la consideran buena, regular o mala. Al compararla con la de su antecesor, Alberto Núñez Feijóo, dos de cada tres señalan que ha sido igual, un 19% peor y un 11% mejor. Solo hay grupo que valora más a Rueda que a Feijóo: los votantes de Vox.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

En cuanto a la situación general de Galicia, el trabajo de 40dB. revela una parecida tibieza de opiniones. Son mayoría (47,7%) los que la califican de regular, frente a cerca de un 35% que se muestra satisfecho y menos de un 17% que la considera mala o muy mala. Comparada con el resto de España, aparecen dos grupos de alrededor de un 35% que perciben que Galicia va igual en un caso o mejor en el otro, y un sector más pequeño, de menos del 30%, que considera que su comunidad está peor.

Vistos tradicionalmente como conservadores en política, los gallegos no se perciben a sí mismos de esa manera. Los encuestados fueron inquiridos por cómo se definen ideológicamente en una escala en la que 0 es la extrema izquierda y 10 la extrema derecha. La media se sitúa en 4,6, es decir, en el centroizquierda. Los electores del BNG, una formación identificada a menudo con la izquierda radical, se ven a sí mismos en un promedio del 3,2, cerca del 3,6 en que se ubican los del PSdeG y más a la derecha del 2,7 que arrojan los que en 2020 votaron a la marca local de Unidas Podemos. Los del PP se perciben en el centroderecha, con una media del 6,4, curiosamente no muy distante del 6,8 de los de Vox.

Sobre la firma

Xosé Hermida
Es corresponsal parlamentario de EL PAÍS. Anteriormente ejerció como redactor jefe de España y delegado en Brasil y Galicia. Ha pasado también por las secciones de Deportes, Reportajes y El País Semanal. Sus primeros trabajos fueron en el diario El Correo Gallego y en la emisora Radio Galega.
Normas
Tu comentario se publicará con nombre y apellido
Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_