POLÍTICA

El Gobierno valenciano acuerda rebajar impuestos “a las clases medias y trabajadoras”

El presidente Ximo Puig avanza en la reunión del Gobierno de la Generalitat en Alcoi que la reforma fiscal entrará en vigor con la ley de acompañamiento de este año

El presidentE de la Generalitat, Ximo Puig, acompañado por vicepresidenta, Aitana Mas, durante la clausura de su Seminari de Govern-Estiu 2022.
El presidentE de la Generalitat, Ximo Puig, acompañado por vicepresidenta, Aitana Mas, durante la clausura de su Seminari de Govern-Estiu 2022.Generalitat (EFE/GVA)

El presidente valenciano, el socialista Ximo Puig, ha avanzado este sábado que existe “una base de acuerdo” en los partidos que conforman el gobierno valenciano (PSPV-PSOE, Compromís y Unides Podem) respecto a línea general que seguirá la reforma fiscal anunciada a principios de semana. “Cuando hablamos de una reforma fiscal no hablamos todos el mismo lenguaje. Cuando la derecha habla de bajar impuestos, habla de bajar impuestos a aquellos que pagan más, a los que han de pagar más; pero la reforma en la que se trabaja afectará a las clases medias y trabajadoras, a quienes tienen más dificultades ante la crisis inflacionaria”, ha afirmado al término del Seminari de Govern-Estiu 2022, unas jornadas de convivencia de los miembros del Consell celebrada estos días en Vall d’Ebo, que sufrió un pavoroso incendio este agosto, y Alcoi.

Puig ha incidido en que hay un “claro acuerdo en esa perspectiva” en el seno del Gobierno progresista, después de que se especulara esta semana sobre las posibles disensiones internas entre los partidos sobre la medida anunciada el pasado lunes y que había sido consultada con la vicepresidenta de la Generalitat, Aitana Mas, de Compromís, también presente este sábado en la comparecencia ante los medios, según han confirmado varias fuentes.

También ha señalado que la reforma fiscal estará lista “en las próximas semanas” y tendrá efecto en el momento en que se apruebe la ley de medidas fiscales -conocida como ley de acompañamiento- del Presupuestos de 2023, que debería ser aprobados a final de año. El jefe del Ejecutivo no ha querido adelantar más detalles sobre el contenido de la reforma en la que se está trabajando todavía. Tan solo ha comentado que el Consell ha apostado por un “proceso técnico y de diálogo” porque la reforma “tiene complejidad”. “El consejero de Hacienda [Arcadi España] a través de los expertos y técnicos de la consejería, y escuchando a las organizaciones sindicales y a los empresarios, está elaborando una propuesta que se presentará en el momento oportuno. Queremos que tenga un efecto inmediato y positivo sobre quienes tienen más dificultades”, ha insistido.

Es probable que Puig anuncie algunos aspectos de esta reforma fiscal en el próximo debate de política general que se celebrará a finales de este mes en las Cortes valencianas. Fuentes próximas al Consell sostienen que el mayor margen de actuación del Gobierno valenciano en términos de política fiscal es el tramo autonómico del 50% que le corresponde del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF). El pasado año ya se retocó para elevar la carga impositiva a las rentas más altas, si bien la mayor reforma por parte del llamado Govern del Botànic se produjo en 2017 para modificar el sistema heredado de los gobiernos del PP que beneficiaba a las rentas más elevadas y perjudicaba a las medias y bajas, según el Consell.

La pasada semana, la dirección General de Tributos y Juegos de la consejería de Hacienda señaló que más de 1,3 millones de contribuyentes valencianos se han beneficiado desde 2015 de las deducciones de la Generalitat hasta ahorrar 280 millones de euros en el IRPF. La deducción por arrendamiento de vivienda habitual es la que ha generado más ahorro y la de nacimiento o adopción, la más extendida.

Por su parte, la vicepresidenta, Aitana Mas, ha explicado los “ejes fundamentales” que han acordado sobre los que girarán los presupuestos de 2023. Estos son: la emergencia climática, la lucha contra la inflación y protección del empleo, reforzar los servicios públicos y el derecho a la vivienda, mantener el proceso de reindustrialización de la Comunidad Valenciana y fortalecer la democracia y las instituciones autonómicas. Serán las líneas estratégicas de los “primeros presupuestos del tercer Govern del Botànic”, según Mas. Un gobierno que descrito como “plural, sólido y cohesionado” y que aprobará sus octavos presupuestos, que “volverán a nacer del diálogo, el consenso y la empatía”, ha dicho.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete
Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS