EVA ALCÓN / RECTORA DE LA UJI

Eva Alcón: “Hay que romper el estereotipo de que a la universidad vienes solo cuando eres joven”

La catedrática de Filología Inglesa revalida el Rectorado de la UJI con la reivindicación de un plan financiero que blinde la autonomía universitaria como meta “urgente” de su plan de gobierno

Eva Alcón, rectora de la UJI, en el ágora del campus de Castellón.
Eva Alcón, rectora de la UJI, en el ágora del campus de Castellón.ANGEL SANCHEZ

Eva Alcón (Castellón, 1963) ha revalidado el cargo como rectora de la Universitat Jaume I y desgrana su segundo mandato en el despacho del rectorado. Amplio, sobrio, aunque con la misma dosis de archivadores y autoexigencia, reflejo del ‘pico y pala’ que defiende para su gestión en equipo. En este cambio de escenario suma “experiencia” pero mantiene “ilusión y compromiso”. Se ha vuelto “más realista” en las metas y ha descubierto una creatividad que aplica en el día a día: “Me gusta innovar. No puedo soportar el hecho de que las cosas se hacen de una manera porque siempre se han hecho así”, dice. Catedrática de Filología Inglesa, Alcón reconquista el Rectorado con una candidatura en solitario avalada por el 81,4% de votos.

Pregunta. ¿Le preocupa el desarraigo del alumnado?

Respuesta. Sí. Hemos hecho un esfuerzo ingente para llegar a todos los colectivos. En el estudiantado, que nos define como universidad, nos habría gustado más participación.

P. ¿A qué lo atribuye?

R. Quizás no termina de ver que su voz puede llegar a los órganos de decisión, su influencia en la toma de decisiones.

P. Se define creativa...

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

R. La creatividad la he descubierto con el tiempo. Lo era en la investigación, y hasta en la cocina: soy incapaz de seguir una receta, me gusta innovar. También como rectora: intento buscar todas las posibilidades, creativas, para la que la UJI siga creciendo.

Eva Alcón, rectora de la Universitat Jaume I de Castellón, en un aula de Ciencias Sociales.
Eva Alcón, rectora de la Universitat Jaume I de Castellón, en un aula de Ciencias Sociales.ANGEL SANCHEZ

P. Dice que las personas pasan y las instituciones quedan. ¿Qué huella quiere dejar?

R. No aspiro a dejar ninguna huella porque mi motivación no es esa, ni que se recuerde a Eva Alcón como rectora. Estoy más interesada en lo colectivo que en lo individual. En que el paso por la institución ayude a consolidar la UJI, a dejarla mejor preparada.

P. Investigación y divulgación científica; innovación; internacionalización y formación permanente guían su programa. ¿Un logro para cada uno?

R. Conseguir una universidad más fuerte en investigación y capaz de compartirla con la ciudadanía. Impulsar la innovación en todos los ámbitos del conocimiento, no sólo en el de las ciencias tecnológicas. También facilitar la movilidad académica y el trabajo en redes internacionales. Y en formación permanente: avanzar mucho más para romper el estereotipo de que se viene a la universidad cuando eres joven y ya no vuelves. Hay que abrir la universidad al reciclaje profesional, tan necesario hoy.


“La autonomía universitaria es una garantía para la sociedad y no está reñida con la rendición de cuentas. Sólo peligra por la falta de financiación”

P. La digitalización era una baza en su estreno como rectora. Llegó la pandemia y lo virtual aterrizó a marchas forzadas: ¿estaba preparada la UJI?

R. Lo estaba y lo demostramos: en 24 horas pasamos de ser una universidad totalmente presencial a una virtual en todos los ámbitos. Sin renunciar a ser una universidad presencial, porque lo somos y queremos serlo, hay cosas en el plano virtual que han venido para quedarse y son buenas.

P. Afronta un periodo clave con la Ley Orgánica de Universidades, la Ley de Ciencia o el nuevo modelo de financiación autonómico. ¿Qué impacto prevé?

R. Positivo. Espero que la Ley de Ciencia trace una hoja de ruta en la trayectoria profesional del personal investigador, con apoyo financiero para investigar y contratar con garantías. Lo mismo con la Ley de Universidades: respetando la autonomía universitaria, que blinde la financiación, porque si no difícilmente podremos avanzar. Y ojalá las nuevas figuras de la LOSU terminen con la precariedad en algunos colectivos. En el plano autonómico, el gran reto que tenemos las universidades es el plan plurianual de financiación que hemos de abordar de manera decidida y urgente. Sin él las universidades, y concretamente la UJI, seremos insostenibles. Y no nos queda mucho tiempo.

P. Este último es uno de los retos de la nueva consejera de Innovación y Universidades, Josefina Bueno. ¿Le ha llamado?

R. Sí, sí. La felicité y le deseé mucha suerte, porque su suerte y acierto será la suerte y el acierto que tendremos las universidades. Y le trasladé que el mayor reto es terminar el plan plurianual para atar una financiación justa con la que prestar ese servicio público como universidad. También que puede contar con la lealtad institucional de la UJI.


"Quiero pensar que la universidad sigue siendo un espejo para la sociedad”

P. La precariedad del profesorado asociado (el 40%) es otro caballo de batalla. ¿Cómo darle un giro?

R. Podemos actuar en dos frentes: la Ley de Universidades prevé que un porcentaje de plazas se reserve a asociados y ello ayudará a su estabilización. Y luego está la firma del convenio colectivo para mejorar las condiciones del personal profesional a tiempo parcial. A nivel interno hemos dado pasos, pero soy consciente de que hay margen de mejora.

P. La Universidad de Alicante contará con Medicina. ¿Afectará a Ciencias de la Salud de la UJI, plenamente operativa el próximo curso?

Perdimos una oportunidad histórica de tener un mapa de titulaciones para distribuir los recursos para educación superior de una manera más eficiente. Hay que medir con mucho cuidado lo que cuesta implantar titulaciones, y no sé si a veces es mejor que se desplacen los estudiantes a cierta distancia que invertir para ofrecer la misma titulación a pocos kilómetros.


“Sin un plan de financiación plurianual las universidades, y concretamente la UJI, seremos insostenibles"

P. La autonomía universitaria, ¿qué supone para la sociedad?

R. Una garantía. La autonomía universitaria no está reñida con la rendición de cuentas, eso es muy importante, pero nos permite a la comunidad universitaria, con total independencia de cualquier presión externa, autorregularnos y hacer las funciones que nos son propias (formación, generación y transferencia de conocimiento) para servir a la sociedad.

P. ¿Cree que peligra?

R. No tengo esa sensación, salvo por una cosa: la financiación. Es difícil que hablemos de autonomía si no contamos con la financiación suficiente. Es un requisito: si tienes un plan de financiación que te asegura un horizonte a diez años, puedes planificar con autonomía, sin que influya el contexto político.


“Seguro que cuando me vaya diré: ¡madre mía, lo que queda por hacer! La UJI es un proyecto inacabado, como la vida”

P. En estos cuatro años, ¿con qué logros se queda?

R. Con haber sido capaz, como comunidad universitaria, de responder a la urgencia de una pandemia sin paralizar la universidad.

P. Y en el futuro: ¿a qué reto no le gustaría renunciar?

R. A seguir conectada con la sociedad: no me gustaría vivir de espaldas a sus necesidades presentes y futuras.

P. ¿Existe ese feeling con la sociedad?

R. Creo que tenemos su aprecio. La sociedad quiere a la UJI. Sabe que cuando viene encuentra respuesta siempre que sea posible. Y quiero pensar que todavía somos un espejo para ella.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS