NARCOTRÁFICO

Incautados 700 kilos de cocaína en el Puerto de Valencia ocultos en un contenedor con destino a Portugal

La Guardia Civil constata el uso por los narcotraficantes del ‘gancho perdido’, que consiste en introducir la droga sin conocimiento de la empresa exportadora y luego rescatarla en el destino

El alijo de cocaína en una imagen de la Guardia Civil.
El alijo de cocaína en una imagen de la Guardia Civil.

La Agencia Tributaria y la Guardia Civil han desarrollado una operación conjunta en la que han incautado 700 kilos de cocaína que estaban ocultos en un contenedor con destino Portugal. La actuación se ha realizado en las terminales de contenedores del puerto de València, bajo la dirección de la Aduana Marítima, sobre contenedores procedentes de países de riesgo en el tráfico de cocaína.

Los funcionarios de la Agencia Tributaria y de la Guardia Civil, detectaron el pasado día 26 una unidad cuyas puertas estaban mal cerradas y sin el correspondiente precinto. Al inspeccionar dicho contenedor se observó inmediatamente que sobre la carga había una serie de bolsas de gran tamaño, de color negro, de las que se utilizan frecuentemente para transportar estupefacientes. El contenedor, procedente de El Salvador y cargado con retales textiles, había llegado a València a bordo del buque MSC Giselle. Se trataba de una unidad en trasbordo, ya que su destino final era el Puerto de Sines, en Portugal, detalla la Guardia Civil en un comunicado.

En total, se hallaron 21 de estas bolsas y 700 kilos de cocaína. Esta incautación es la segunda más importante realizada este año en el Puerto de València, subraya la Benemérita. El precio en el mercado negro del gramo de cocaína oscila entre los 50 y los 60 euros, por lo que el valor del alijo podría alcanzar en las calles los 42 millones de euros, antes de haberse mezclado.

La modalidad de alijo utilizada en esta ocasión es conocida como la del gancho perdido o rip-off, muchas veces empleada en los puertos comerciales donde recalan los buques que llegan de Suramérica. Consiste en que se introduce la droga el contenedor en origen, o en los puertos intermedios, sin conocimiento de la empresa importadora, que además opera legítimamente a nivel internacional. Una vez descargado el contenedor en cualquier puerto de destino, son los miembros de la organización delictiva los que se ocupan de rescatar el alijo de la droga dentro del mismo puerto, de forma clandestina, antes de que ese contenedor siga su curso hasta su destino final, explica la Guardia Civil.

La Unidad de Análisis de Riesgos del puerto de València está formada por miembros de la Oficina de Análisis e Investigación Fiscal, de la Guardia Civil, y por personal de Vigilancia Aduanera, del Departamento de Aduanas e Impuesto Especiales de la Agencia Tributaria. Este grupo opera en el Puerto de València analizando el tráfico de mercancías, y seleccionando, para su inspección, aquellos contenedores que pueden representar un determinado riesgo, no solo por tráfico de estupefacientes, sino por contrabando de cualquier otro tipo de género o fraude.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS