Una veintena de inmigrantes escapan de un avión en el aeropuerto de Barcelona tras forzar un aterrizaje de emergencia

La aeronave, que volaba entre Casablanca y Estambul, ha aterrizado por una alerta de parto de una mujer que finalmente ha acabado detenida acusada de simularlo

Varias personas escapan de un avión que ha aterrizado de emergencia en el aeropuerto de Barcelona, en la madrugada de este miércoles.

Por segunda vez apenas un año, pasajeros de un avión comercial de Casablanca con destino a Estambul han aprovechado una parada de emergencia en España para escapar del avión. El último episodio ha tenido lugar la pasada madrugada, en el aeropuerto de El Prat (Barcelona), cuando 28 personas han salido corriendo por las instalaciones después de que una embarazada simulase, según la policía, que estaba de parto. Los agentes buscan a 12 personas, otras 5 fueron admitidas de nuevo en la aeronave, y al resto, interceptadas en el aeropuerto, se les ha iniciado un proceso de inadmisión en el territorio español y de retorno. Durante la tarde de este miércoles los Mossos han detenido a una de las personas que han salido corriendo fuera del aeropuerto y la Guardia Civil a otra, dentro de las instalaciones aeroportuarias.

El episodio empezó a las cuatro y media de la madrugada, cuando el avión comercial de la línea Pegasus procedente de Casablanca, con 228 pasajeros a bordo, comunicó un aterrizaje de emergencias porque una mujer había roto aguas. En ese momento, se aplicó un protocolo supuestamente mejorado después de que en Palma de Mallorca, en noviembre del año pasado, se produjese una fuga similar por un presunto coma diabético de un pasajero. Tanto en el caso de Palma como en el de Barcelona, una de las claves es la escalerilla del avión, por donde escaparon los pasajeros.

Una vez se dio la voz de alarma, se desplazaron hasta la aeronave una ambulancia, dos patrullas de la Guardia Civil y una de la Policía Nacional: en total, seis agentes. Para bajar a la mujer del avión, se conectó en el lado derecho de la parte trasera de la aeronave un ambulift, un vehículo elevador para sacar en camilla a la paciente, y por el otro lado, se mantuvieron las escalerillas por donde supuestamente debían acceder los sanitarios y la policía. Por esas escalerillas huyeron la mayoría de las personas del avión, según fuentes policiales y testigos presenciales. Desde Aena, aseguran que se trata de la operativa pactada, y que las escalerillas no se pueden retirar hasta que no ha acabado la intervención en la nave. Fuentes policiales, sin embargo, critican que no se quitasen y se mantuviese un único acceso, y que de nuevo fuese ese el lugar por el que salió corriendo parte del pasaje.

La mujer, con unos cinco meses de gestación, fue derivada al hospital de Sant Joan de Barcelona, donde los equipos médicos la atendieron y comprobaron que no se encontraba de parto. Por ese motivo, una vez recibió el alta fue detenida por un delito de desórdenes públicos, acusada de fingir que estuviera a punto de dar a luz, y sigue en España, en las dependencias del aeropuerto. La Delegación del Gobierno en Cataluña asegura que se está analizando y recabando toda la información del incidente, y que todavía es pronto para poder extraer conclusiones sobre lo ocurrido en una infraestructura crítica del país.

Paralelamente, la policía sigue buscando a las 14 personas que salieron corriendo por las instalaciones, una vez el avión estuvo estacionado en el uno de los aparcamientos. Un conductor avisó a las cinco y media de la mañana que se cruzó por la autopista C-31 con un grupo de personas, que intentaron parar vehículos de la vía rápida. Al menos uno de los huidos fue localizado en un aparcamiento de larga estancia y quedó a cargo de la Guardia Civil, según fuentes policiales. El episodio caótico tuvo lugar de madrugada y a diferencia del caso de Palma, no conllevó una afectación significativa para el aeropuerto.

El suceso ahonda en los fallos de seguridad que ya se detectaron el 5 de noviembre de 2021 en el aeropuerto de Palma, cuando un Airbus A321 de la compañía Air Arabia que también cubría la ruta entre Casablanca y Turquía avisó a la torre de que uno de los pasajeros había sufrido un coma diabético. Tras el aterrizaje de emergencia y una vez evacuado el pasajero enfermo y su acompañante, un grupo de 23 pasajeros provocaron un tumulto y una situación de caos que les permitió salir por la escalerilla delantera del avión, obviando las instrucciones del comandante, y se dieron a la fuga por las pistas del aeropuerto para superar el perímetro del recinto y entrar irregularmente en el país. El suceso provocó la paralización del aeropuerto durante varias horas, que afectó a 81 vuelos. Posteriormente, en abril la jueza acordó el procesamiento por sedición de 21 de los migrantes por intentar entrar en España. La magistrada consideró que existía “toda una serie de indicios” que permitían considerar que hubo un “plan preconcebido” que consistía en simular y provocar una supuesta enfermedad grave de un pasajero y aprovechar el resto de personas para “emprender la huida e infringir las normas españolas sobre entradas de personas en España”.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Puedes seguir a EL PAÍS Catalunya en Facebook y Twitter, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal

Sobre la firma

Rebeca Carranco

Reportera especializada en temas de seguridad y sucesos. Ha trabajado en las redacciones de Madrid, Málaga y Girona, y actualmente desempeña su trabajo en Barcelona. Como colaboradora, ha contado con secciones en la SER, TV3 y en Catalunya Ràdio. Ha sido premiada por la Asociación de Dones Periodistes por su tratamiento de la violencia machista.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS