La candidata de Junts a la alcaldía de Girona tira la toalla: “Las puñaladas son el pan nuestro de cada día y a mí me la han clavado muy fuerte”

La candidata encargada de preservar el principal Ayuntamiento de JxCAT renuncia por “desavenencias” internas a nivel local

Assumpció Puig en la catedral de Barcelona, en una foto de archivo.
Assumpció Puig en la catedral de Barcelona, en una foto de archivo.CARLES RIBAS

La hasta hoy candidata de JxCat a la alcaldía de Girona, Assumpció Puig, ha renunciado este miércoles por las desavenencias con el comité local. Puig, una independiente, ex decana del Colegio de Arquitectos de Cataluña, que dio el paso a la política el pasado junio de la mano de la todavía actual alcaldesa Marta Madrenas y Carles Puigdemont, ha anunciado que se retira por el mal clima interno. “Hay juego sucio, las puñaladas son el pan nuestro de cada día y a mí me la han clavado muy fuerte”, ha afirmado hoy. Por su parte desde la coordinadora local han avanzado que esta noche se reunirán para valorar el nuevo escenario. A ocho meses para las elecciones municipales de 2023, la alcaldía más importante de Junts en Cataluña, la única capital de provincia en su poder, queda en entredicho. Esto ocurre, además, en mitad de una grave crisis a escala catalana en la que Junts tiene que decidir si se mantiene o no en el Ejecutivo catalán.

Puig, que sostiene que no tiene nada que esconder, abiertamente ha dicho haberse sentido “maltratada” y se ha mostrado muy “decepcionada”. A pesar de que ha intentado justificar que “quizás el problema de fondo es que no se explicó bien qué podía aportar yo con mi experiencia profesional y el conocimiento de la ciudad”, ha acabado reconociendo que lo que ha pasado en Girona “es que hay una guerra de poder dentro del partido”. La arquitecta detalla que “ha habido desavenencias con mi forma de enfocar la campaña y siempre han considerado que mi persona no era la candidata más adecuada para revalidar la alcaldía”. Asegura que “este run-run estaba desde el principio, y no sólo no había desaparecido sino que iba a más”. “El comité local y algunos más han hecho que esto pasara y ahora no tengo ganas de buscar culpables. He entendido lo que decían y he decidido libremente renunciar”, asegura.

Puig también ha explicado su decisión en redes sociales, en una carta abierta a la militancia apunta que el hecho de que “se hayan hecho públicas en prensa las desavenencias” que el comité local y ediles tienen con ella “es un síntoma suficientemente grave” que debía valorar, y así lo ha hecho presentando su renuncia. Lamenta que no haya habido “un entorno de trabajo de confianza” necesario y que “en lugar de estar hablando de la Girona que queremos”, el partido esté “inmerso en disputas internas”.

La renuncia llega tras las desavenencias que la coordinadora del partido en Girona puso de manifiesto la semana pasada. La mayoría de sus miembros suscribieron un documento, que se hizo llegar por correo electrónico a la cúpula de Junts, concretamente al secretario general de Junts, Jordi Turull, y al de organización, David Saldoni. En el mail, mostraban desavenencias con la candidata, se quejaban de cómo llevaba a cabo la precampaña, y reclamaban que la situación cambiara. Además, parte de los miembros de la coordinadora aprovecharon la presencia de Turull el pasado viernes en Platja d’Aro (Baix Empordà), que asistió a la presentación del alcaldable en el municipio, para insistirle sobre este mismo tema.

La arquitecta fue proclamada candidata a principios de junio tras la renuncia de Madrenas a presentarse a las primarias. Solo tuvo competencia durante un día, ya que el asesor financiero jubilado, Santi Baone, militante de base, se presentó a las primarias pero retiró su candidatura por sorpresa.

Puedes seguir a EL PAÍS Catalunya en Facebook y Twitter, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete
Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS