El jefe de los Mossos intenta cerrar la crisis abierta por la fractura en la cúpula con una carta interna a todos los policías

Josep Maria Estela defiende el trabajo hecho hasta el momento, pero no muestra apoyo explícito a su segundo ni niega las desavenencias desveladas por este diario

En la imagen, Josep Maria Estela, actual jefe de los Mossos d'Esquadra.
En la imagen, Josep Maria Estela, actual jefe de los Mossos d'Esquadra.Albert Garcia

El jefe de la policía catalana, Josep Maria Estela, ha enviado una carta a todos los mossos d’esquadra con la que intenta cerrar la crisis abierta después de que ELPAÍS desvelase la fractura que existe en la cúpula. Estela lanza un mensaje de calma al cuerpo, en el que asegura que la actual jefatura seguirá trabajando, junto al Departamento de Interior. En el escrito, sin embargo, no menciona a su número dos, Eduard Sallent, del que pidió su cese al Departamento de Interior, entre acusaciones de deslealtades e injerencias políticas.

Estela arranca su escrito mencionado los “artículos de prensa publicados los últimos días”, para lanzar un “mensaje claro e inequívoco” de defensa del trabajo hecho hasta el momento. Unos proyectos, dice, que ha llevado a cabo desde la jefatura “de forma conjunta con el Departamento de Interior, como no puede ser de otra manera”. Y defiende que el trabajo de los Mossos “está sujeto a las políticas públicas” y trabaja para “atenderlas manteniendo la gobernanza del cuerpo”.

En la carta, que los Mossos d’Esquadra han difundido también a todos los medios en un comunicado de prensa, Estela no muestra apoyo explícito a su segundo. Tampoco matiza o niega las informaciones publicadas, que aseguran que la relación entre él y Sallent es prácticamente inexistente. El gesto, indican fuentes policiales, busca transmitir calma a la institución, pero no supone que se haya solventado la mala relación entre ambos.

Entre los logros de su mandato, que apenas alcanza el año, después del cese de Trapero, Estela menciona las nuevas promociones, los nuevos vehículos, la nueva uniformidad, proyectos “estratégicos” sobre seguridad, el modelo de proximidad, la transformación digital, la feminización del cuerpo, o el plan de lucha contra las violencias sexuales... Y las nuevas promociones que se prevén de comisarios, junto a un decreto de reestructuración de los Mossos d’Esquadra que estará listo “en otoño, invierno”. “Seguimos trabajando juntos y demostrando día a día nuestra profesionalidad”, concluye el escrito, donde agrade el “compromiso y la lealtad” a los mossos.

La publicación de las desavenencias entre el jefe de los Mossos y su segundo ha supuesto un terremoto interno, dejando clara una situación “insostenible”, según diversos mandos policiales. Esas mismas fuentes se preguntan si Estela, a quien el Departamento de Interior ha dejado claro que no cesará a su segundo, como él pide, seguirá al frente del cuerpo. La carta enviada a todos los policías da a entender que el comisario jefe aguantará en su puesto hasta que salgan las nuevas hornadas de comisarios y el decreto de reestructuración del cuerpo a finales de año.

Estela asumió la jefatura de los Mossos d’Esquadra en diciembre del año pasado, en una estructura “coral”, con el comisario Eduard Sallent, que ya había dirigido los Mossos, de segundo, y la intendenta Rosa Bosch. Interior argumentó la destitución de Trapero como la necesidad de rejuvenecer y feminizar el cuerpo de la policía catalana. También se acusó entonces al mayor de los Mossos de ser impermeable a las directrices políticas para cambiarlo. Precisamente, esa supuestamente permeabilidad es una de las críticas que el actual jefe Estela hace a su segundo, Sallent, según fuentes policiales.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Puedes seguir a EL PAÍS Catalunya en Facebook y Twitter, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal

Sobre la firma

Rebeca Carranco

Reportera especializada en temas de seguridad y sucesos. Ha trabajado en las redacciones de Madrid, Málaga y Girona, y actualmente desempeña su trabajo en Barcelona. Como colaboradora, ha contado con secciones en la SER, TV3 y en Catalunya Ràdio. Ha sido premiada por la Asociación de Dones Periodistes por su tratamiento de la violencia machista.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS