Siete horas encerrada en el transporte escolar: apartan a dos monitoras por olvidar a una niña de tres años en un autobús en Sitges

La alumna fue trasladada a un centro médico en buen estado de salud. La Generalitat abre un expediente informativo y anuncia cambios en el protocolo

Un autobús de la empresa Plana.
Un autobús de la empresa Plana.

Una cadena de errores. Así justifican las diferentes partes implicadas el hecho de que una niña de tres años fuera olvidada en el autobús escolar y permaneciera en él durante siete horas. El Consell Comarcal del Garraf (Barcelona), el organismo en que Educación delega la gestión del transporte escolar, ha abierto un expediente para determinar las causas y depurar responsabilidades. De momento, las dos monitoras que acompañaban a menores han sido apartadas temporalmente. “Son hechos muy graves que no nos podemos permitir y habrá que revisar los protocolos para que esto no vuelva a pasar”, sentencia la presidenta del ente comarcal, Mònica Gallardo.

El suceso tuvo lugar este lunes cuando el autobús escolar llevaba unos 60 alumnos hasta la escuela Maria Ossó de Sitges. Una vez en el colegio, las dos monitoras que se encargan de la atención a los alumnos acompañaron a todos los menores, excepto a una. El autobús volvió al centro de Sitges con las dos monitoras y dejó el vehículo en las cocheras. Fue el conductor de la tarde, cuando hacia las 16 horas accedió al bus para recoger los alumnos de la escuela, el que encontró a la niña. “Lo primero que hizo fue atenderla, darle de comer y avisar al Consell Comarcal”, explica Josep Vallcorba, gerente de la empresa de autobuses Plana, encargada del servicio. La menor fue trasladada a un centro sanitario y se constató que se encontraba en buen estado de salud.

Esa misma tarde el ente comarcal abrió un expediente. “En un máximo de dos días las empresas de transporte y de monitores nos deben pasar toda la información de lo sucedido y veremos qué acciones podemos hacer respeto al contrato”, tercia Gallardo. La presidenta del Consell admite que la familia estaba “muy enojada” y se planteaba presentar una denuncia.

Según el Consell Comarcal, será necesario revisar protocolos porque en el servicio intervienen “una cadena de actores y ninguna de las alarmas saltó”. Aquí se refiere a que las monitoras debían contar los alumnos que subían y bajaban del bus, el conductor debía revisar el vehículo antes de aparcarlo y que la escuela debía informar a la familia de la ausencia de la niña.

La empresa de autobuses apunta a las monitoras como responsables del incidente. “Cada uno tiene sus funciones y la función del conductor es conducir. Son las monitoras las encargadas de controlar a los alumnos, así que el conductor confía en que las monitoras hagan su trabajo”, asevera Vallcorba.

Desde la Fundación Pere Tarrés, entidad a la que pertenecen las monitoras, aseguran que han apartado temporalmente a las trabajadoras mientras finaliza la investigación del caso. Aunque admiten cierta responsabilidad, también apuntan a la empresa de transportes. “El protocolo asegura que, antes de abandonar el vehículo, el conductor tiene que revisar que no queda nadie”, defiende la entidad en un comunicado. Además, destacan que una de las monitoras cuenta con más de 20 años de experiencia y la otra, tres años.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

El Departamento de Educación de la Generalitat ha aseverado, a última hora de esta tarde, que “ha reclamado al Consell que tome las decisiones pertinentes y las sanciones que se deriven. Esta situación es muy grave y no se puede volver a repetir”.

Puedes seguir a EL PAÍS Catalunya en Facebook y Twitter, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS