Una oleada de incendios en Lleida y Tarragona crea una situación de “extrema gravedad”

Este miércoles se declararon hasta ocho fuegos en Cataluña, dos de ellos especialmente importantes en Artesa de Segre y Corbera d’Ebre

Los Bomberos de la Generalitat trabajan en la extinción de ocho incendios, aunque son dos los de mayor magnitud, en la imagen el de Artesa de Segre (Lleida), que ya afecta a unas 500 hectáreas de vegetación, y el de Corbera d'Ebre (Tarragona), donde se trabaja en un área de 200 hectáreas. EFE/ Ramón Gabriel
Los Bomberos de la Generalitat trabajan en la extinción de ocho incendios, aunque son dos los de mayor magnitud, en la imagen el de Artesa de Segre (Lleida), que ya afecta a unas 500 hectáreas de vegetación, y el de Corbera d'Ebre (Tarragona), donde se trabaja en un área de 200 hectáreas. EFE/ Ramón GabrielEFE

La ola de calor ya tiene consecuencias fatales en los bosques catalanes. Los Bomberos de la Generalitat trabajan desde este miércoles en la extinción de hasta ocho incendios, aunque son dos los de mayor magnitud: uno en Artesa de Segre (Lleida), que ya afecta a unas 500 hectáreas de vegetación, y otro en Corbera d’Ebre (Tarragona), donde se trabaja en un área de 200 hectáreas. Según informaron los bomberos, a las 13:11 horas de ayer recibieron la alerta del incendio que afecta a los núcleos de Baldomar, la Clua y Os de Balaguer, en Artesa de Segre (Lleida), donde pidieron a los vecinos que se confinaran a causa del humo, aunque unos 20 vecinos de la Clua optaron directamente por abandonar sus casas. Además, pusieron bajo vigilancia a 54 personas de una casa de colonias, de los que unos 40 eran menores, y también los responsables del camping de Os decidieron voluntariamente cerrar el establecimiento. Los Bomberos activaron la alerta M2, que obliga a todos los efectivos del cuerpo a presentarse en los parques “siempre y cuando haya vehículos con los que trabajar”. La Generalitat calificó la situación de “extremadamente grave”.

A primeras horas de la madrugada el incendio de Artesa de Segre ya ha había afectado a unas 500 hectáreas pero los responsables de los bomberos calculan que el potencial del incendio podría alcanzar las 20.000 hectáreas. En este fuego trabajan 55 dotaciones terrestres y cuatro medios aéreos (dos helicópteros de mando y dos bombarderos). Los bomberos cuentan con la colaboración de los ayuntamientos y de agricultores, que con sus tractores han contribuido a labrar los campos para que los efectivos pudieran tener un lugar desde donde parar el fuego.

En el caso del incendio de Corbera d’Ebre, la alerta se recibió a las 14:54 horas y las llamas afectaron a la zona de las Camposines, donde trabajan 40 dotaciones terrestres y 6 medios aéreos (2 helicópteros de mando, 2 bombarderos y 2 aviones de vigilancia y ataque). El fuego se extendió en focos secundarios y los bomberos tuvieron que pedir el corte de la carretera TV-7333 entre la Fatarella y Vilalba dels Arcs. Las tormentas que llegaron desde Aragón, que desplazan el viento hacia la zona del incendio, complicaron las tareas de extinción, aunque los bomberos consiguieron conducir el fuego hacia una zona agrícola, cerca de la carretera. Los agentes rurales han establecido un perímetro de la zona afectada y los bomberos se han distribuido en un área de 200 hectáreas para hacer frente a este fuego.

Varios fuegos en Lleida

El delegado de la Generalitat en Lleida, Bernat Solé, destacó la participación de los agricultores en las labores de control, además de agradecer el trabajo de todos los equipos de extinción. “La situación es de extrema gravedad”, afirmó, además de destacar que no hay que lamentar daños personales. Los otros seis incendios en los que trabajan los bomberos son, por ahora, de menor intensidad y, presumiblemente, fueron causados por la caída de rayos en las comarcas leridanas. La alerta de los dos primeros fuegos se recibió a las 18:50 horas, en Coll de Nargó, donde hay seis dotaciones terrestres, que están muy cerca uno del otro y en una zona de difícil acceso.

Lleida concentra la mayor cantidad de fuegos declarados este miércoles en Cataluña. El tercer incendio se declaró en Castellar de la Ribera y en el mismo trabajan cinco dotaciones terrestre. El aviso de este cuarto foco se recibió a las 19:22 horas y se declaró en Oliana, donde dos dotaciones de los bomberos afrontan las llamas. La alerta del quinto se ha recibido a las 19:28 horas, donde un rayo ha caído en una zona rocosa de Abella de la Conca iniciando las llamas que afrontan dos dotaciones. Por último, otro incendio de vegetación ha afectado esta tarde a la Foradada; el aviso se ha recibido a las 17:12 horas y se han movilizado 9 dotaciones terrestres, que aún remojan la zona, aunque en este caso el fuego está totalmente rodeado con una línea de agua desde poco antes de las siete de la tarde.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Puedes seguir a EL PAÍS Catalunya en Facebook y Twitter, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS