La misteriosa desaparición del velero ‘Sylphe’ a 75 millas de Begur

Las familias de Emmanuel Rouffio y Mamoun Rtal Bennani perdieron el contacto hace un mes con los dos navegantes cuando se dirigían a las Islas Baleares

El velero 'Sylphe' desapareció el 5 de mayo a 80 millas del Cabo de Creus
El velero 'Sylphe' desapareció el 5 de mayo a 80 millas del Cabo de CreusFamilia Rouffio

Un velero desapareció hace un mes a unas 75 millas de la costa catalana, a la altura del cabo de Begur. El Sylphe, una embarcación de 7,3 metros de eslora, zarpó el 5 de mayo de Martigues, Francia, en la costa norte del golfo de León. A bordo iban dos amigos y experimentados marineros, el director de cine de animación francés Emmanuel Rouffio (63 años) y el empresario marroquí Mamoun Rtal Bennai (34 años), este con lazos familiares en Barcelona. Sus allegados no pierden la esperanza de encontrarlos con vida mientras los expertos barajan varias hipótesis para entender cómo puede haberse esfumado el Sylphe.

Los incidentes marítimos no son infrecuentes, pero sí lo son los naufragios y todavía más las desapariciones. En España se investigaron 19 naufragios en 2020 que resultaron con la pérdida del barco, según los últimos datos oficiales disponibles de la Comisión Permanente de Investigación de Accidentes e Incidentes Marítimos (CIAM), organismo dependiente del Ministerio de Transportes. Todos eran barcos pesqueros. En el caso del Sylphe se desconoce todo: qué ha sucedido y dónde está, y por qué fallaron los sistemas de aviso de emergencia. “No es para nada habitual que un barco desaparezca, y más en esta zona del Mediterráneo”, afirma Toni Rivas, regatista profesional y director deportivo del Club Nàutic Garraf.

Rouffio es el propietario del Sylphe. Lo había adquirido recientemente y lo quería trasladar a Tánger para partir desde allí en verano hacia las Islas Canarias. En su ruta a la ciudad marroquí querían hacer una escala en las Baleares, una parada prevista para el 10 de mayo. Su mujer habló con él por última vez el 5 de mayo a las 15:00, el mismo día en el que zarparon de la costa francesa. A partir de las 18:00, la embarcación dejó de emitir regularmente la Señal de Identificación Automática (AIS, por sus siglas en inglés) a través del sistema de radio VHF. La última posición oficial del velero, según Cross Med, el salvamento marítimo francés, se detectó el 6 de mayo de madrugada a unas 80 millas del cabo de Creus. Esta zona, de fuertes vientos, depende del salvamento marítimo francés. Francis Courteaux, un experto en rescates de embarcaciones que colabora con Cross Med, detectó una leve señal más del Sylphe el 7 de mayo, más al sur, a unas 75 millas del cabo de Begur.

El Sylphe es una embarcación de pequeña eslora para travesías de estas distancias. En un barco así de pequeño, la antena que envía la señal AIS no está ubicada a una altura suficiente para garantizar la transmisión constante: un fuerte oleaje puede bloquear la señal. Esa es la hipótesis de Courteaux: a los dos marineros les sorprendió en el golfo de León un temporal con ráfagas de viento de hasta 70 kilómetros por hora y olas de 5 metros. Para una embarcación grande, estas condiciones no son un problema, pero sí lo pueden ser para un velero de recreo de solo 7 metros de eslora.

Ni un SOS

La teoría de Courteaux es que el velero sufrió severos daños, con la posibilidad de tener el mástil roto. El gran interrogante es, en este caso, por qué la tripulación no envió un SOS o por qué no activó la baliza de localización por satélite. Esta se puede activar manualmente o se activa automáticamente en caso de hundimiento. Un técnico de Salvamento Marítimo en España resume a EL PAÍS que si la baliza no se activa, podría ser porque está estropeada o porque está guardada en los camarotes y no en su contenedor de cubierta.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Rivas subraya que no conoce ningún caso igual en el que todos los sistemas de seguridad fallen: la llamada de socorro, la baliza de emergencia pero también la baliza de señalización incorporada en la balsa salvavidas. Este bote, si funciona debidamente, se infla automáticamente con la presión del agua, en el caso de que la embarcación se hunda, y alcanza la superficie. El regatista indica que “podría ser que volcaran súbitamente y cayeran al mar”, pero añade: “El Mediterráneo tiene mucho tráfico marítimo y en un mes es extraño que no se encontraran restos del barco”.

El primer aviso de la desaparición de los dos amigos lo dio la mujer de Rouffio el 12 de mayo, una semana más tarde. Las autoridades francesas dieron la alerta a sus homólogos de España e Italia. Estos lo notificaron a sus puertos y a los barcos navegando en la zona donde podría encontrarse el Sylphe, sin que llegara ninguna respuesta positiva. A partir de los informes de Courteaux de las áreas donde podía haberse dirigido la embarcación a la deriva, un avión de la Marina francesa los buscó el 28 de mayo, también sin resultados.

Mapa del experto Francis Courteaux con la posible zona de naufragio y los posibles rumbos a la deriva del 'Sylphe'.
Mapa del experto Francis Courteaux con la posible zona de naufragio y los posibles rumbos a la deriva del 'Sylphe'.

El representante de Salvamento Marítimo, entidad dependiente del Ministerio de Transporte, indica que los aviones y buques de socorro son activados dependiendo del tiempo que ha pasado desde el incidente y de la localización que puede estimarse del barco siniestrado. En el caso del Sylphe, estas variables dan poco margen de actuación. Los vuelos de control regulares solo se realizan en las rutas habituales de tránsito de pateras con migrantes procedentes de las costas africanas. Desde Salvamento Marítimo también se apunta que ha habido casos en los que la desaparición es una decisión voluntaria para cambiar de vida.

Las familias defienden la posibilidad de que Rouffio y Rtal Bennai estén vivos y a la deriva. Abla Bennani, hermana de Mamoun, pide que Cross Med retome la búsqueda en colaboración con las autoridades españolas e italianas. Afirman que el Sylphe tenía el sistema de airbags que impide que el casco se hunda, además del bote salvavidas y víveres para sobrevivir durante semanas. Los rescates tras tantos días a merced del mar son excepcionales. En 2021 fue noticia el hallazgo de un cayuco con tres supervivientes tres semanas después de haber zarpado de Mauritania con rumbo a Canarias.


Puedes seguir a EL PAÍS Catalunya en Facebook y Twitter, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal

Sobre la firma

Cristian Segura

Escribe en EL PAÍS desde 2014. Licenciado en Periodismo y diplomado en Filosofía, ha ejercido su profesión desde 1998. Fue corresponsal del diario Avui en Berlín y posteriormente en Pekín. Es autor de tres libros de no ficción y de dos novelas. En 2011 recibió el premio Josep Pla de narrativa.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS