Aragonès sale en defensa de la mesa de diálogo para frenar el discurso unilateral de Junts

El president afirma que en la reunión con el Gobierno reclamará el referéndum de autodeterminación y la amnistía, pese a que Sánchez ya lo ha descartado

La expresidenta del Parlament, Carme Forcadell, a su salida de la cárcel de Wad Ras (Barcelona) cuando se le concedió el indulto.
La expresidenta del Parlament, Carme Forcadell, a su salida de la cárcel de Wad Ras (Barcelona) cuando se le concedió el indulto.Andreu Dalmau (Efe)

El presidente de la Generalitat, Pere Aragonès, ha tratado este lunes de frenar el discurso de desconfianza que sale de las filas de su socio en el Govern, Junts per Catalunya, en torno a la mesa de diálogo con el Gobierno para encauzar la solución al conflicto en Cataluña. Tras arrebatar a los posconvergentes el liderazgo en el independentismo, Esquerra Republicana quiere marcar la agenda y el discurso, que pasa por dar una oportunidad a la mesa —que se reunirá el próximo 13 de septiembre— y por dejar a un lado la opción de la vía independentista unilateral. Con todo, la posición de Aragonès sobre las expectativas de esta reunión no han variado: reclamará un referéndum de autodeterminación y la amnistía para los encausados por el procés, dos exigencias que el Ejecutivo de Pedro Sánchez ya ha advertido de que no entrarán en la discusión.

Más información
Sánchez: “No habrá referéndum de autodeterminación. Nunca, jamás”
ERC ve posible el aval internacional a otro referéndum en Cataluña si el diálogo fracasa

Aunque solo se ha celebrado en una ocasión, la mesa de diálogo se ha convertido desde hace tiempo en el arma arrojadiza entre los dos socios que gobiernan la Generalitat. La posición de los dirigentes de Junts per Catalunya es de absoluta desconfianza y desdén hacia esta iniciativa, que no ven útil y han tratado de ridiculizarla en varias ocasiones. La más reciente esta semana, cuando el expresidente Quim Torra aseguró que esta reunión, ni ninguna otra, “no debería producirse”, y ello pese a que Torra participó en la primera cumbre en febrero de 2020 y hasta pidió que se retomara el mecanismo cuando el Gobierno lo congeló con la llegada de la pandemia. La presidenta del Parlament, Laura Borràs, lo tachó de “simulacro” y rechazó que haya que esperar dos años para ver qué frutos da. Esta posición la han defendido también el expresidente Carles Puigdemont o los exconsejeros Josep Rull, Jordi Turull y Joaquim Forn. Y también es la que mantiene el vicepresidente del Govern, Jordi Puigneró, quien a finales de julio avisó de que si no avanza, el diálogo no tiene que perpetuarse, y quien este domingo apostó por mantener abierta la opción de la vía unilateral para conseguir la independencia, como medida de fuerza para negociar.

Frente a este discurso que surge de su socio en el Govern, el presidente Aragonès ha salido este lunes al paso para defender la mesa con Sánchez. Tras una visita al Hospital Moisès Broggi, Aragonès ha insistido en que el diálogo con el Gobierno “es el más complejo que se ha iniciado en los últimos años” y ha asegurado que “Cataluña va a ir con la máxima ambición”: pidiendo un referéndum de autodeterminación y la amnistía. “Vamos a defender los grandes consensos con todas las fuerzas”, ha destacado, aunque la posición del Gobierno es clara: estos dos puntos no entrarán en la negociación, y su guión se basará en la llamada “agenda para el reencuentro”, el documento que Sánchez entregó a Torra en la primera reunión y en el que hay propuestas sobre financiación o infraestructuras.

Los republicanos defienden la mesa con Sánchez como la oportunidad para demostrar su voluntad de diálogo y su capacidad de gestión, y pese a que las posiciones de partida sean muy distantes y recelen del Gobierno, prefieren mostrar su apoyo para que tanto Sánchez como el Govern se den una oportunidad. “La comunidad internacional nos pide que no nos levantemos de la mesa y que seamos los máximos campeones del diálogo”, dijo el líder de ERC, Oriol Junqueras el domingo en una entrevista en RAC 1.

Aragonès ha asegurado que la reunión del 13 de septiembre (dos días después de la manifestación de la Diada) “no será la única” y ha asegurado que la vía unilateral no está prevista, ya que el Govern está centrado en la mesa de diálogo. La posición de ERC ha recibido el espaldarazo de la expresidenta del Parlament, Carme Forcadell, quien en una entrevista en Catalunya Ràdio ha rechazado este lunes activar por ahora la vía unilateral para lograr la independencia de Cataluña porque, ha dicho, este es “el momento del diálogo”. “Del tema de la unilateralidad hablemos más adelante, a ver qué pasa ahora con la mesa de diálogo. Ahora estamos en este momento y creo que el independentismo no puede renunciar a la bandera del diálogo”, ha expresado.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Para la que fuera presidenta del parlamento catalán en otoño de 2017, cuando se produjo el referéndum del 1 de octubre, declarado ilegal por el Tribunal Constitucional, y la declaración unilateral de independencia, las circunstancias no han cambiado suficientemente desde entonces para garantizar que esta vez la intentona independentista pueda acabar de forma exitosa. “Desde octubre de 2017 a ahora no ha cambiado nada. La situación sería la misma y pasaría exactamente lo mismo”, ha advertido. Forcadell ha abogado por esperar “a ver qué pasa” con el diálogo antes de hablar de unilateralidad, y ha agregado: “Tengo cierta curiosidad para saber qué pone sobre la mesa el Estado”.

Esta posición se enfrenta a las dudas de Junts y la CUP, formación con la que el Govern prevé negociar los presupuestos. Los socialistas catalanes han recordado este lunes que el PSC está abierto a negociar las cuentas si las negociaciones con la CUP no avanzan: “No se tendrían que hacer cordones sanitarios al PSC”, ha dicho la diputada Alicia Romero, en una entrevista en ACN. El presidente del Govern, sin embargo, ha repetido en varias ocasiones que no negociarán los presupuestos con los socialistas.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Sobre la firma

Josep Catà Figuls

Es redactor de Economía en EL PAÍS. Cubre información sobre empresas, relaciones laborales y desigualdades. Ha desarrollado su carrera en la redacción de Barcelona. Licenciado en Filología por la Universidad de Barcelona y Máster de Periodismo UAM - El País.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS