Barcelona permitirá que se celebre la verbena de Sant Joan en las playas

Batlle asegura que la urbana seguirá desalojando botellones, pero que permitirá la celebración que en 2019 concentró a 60.000 personas en el litoral barcelonés

Aspecto de la playa de Barcelona tras la verbena de Sant Joan de 2019.
Aspecto de la playa de Barcelona tras la verbena de Sant Joan de 2019.Carles Ribas

“Es previsible que este año se recupere la verbena de Sant Joan en las playas de Barcelona y del resto de municipios del área metropolitana. Todavía no se ha acabado de concretar, pero ya avanzo que las playas de Barcelona estarán abiertas”, ha admitido esta mañana el teniente de alcalde de seguridad del Ayuntamiento de Barcelona, Albert Batlle. El responsable político de la Guardia Urbana ha advertido que el cuerpo municipal seguirá desmantelando botellones por no cumplirse las medidas anticovid, pero a la vez, ha anunciado que se permitirá la celebración de la verbena en las playas. En la verbena de 2019 —el año pasado se prohibió la fiesta en la arena por culpa de la pandemia— se concentraron 60.000 personas en los cinco kilómetros de playa de la capital catalana y dejaron abandonadas más de 20 toneladas de basura en la arena.

Batlle ha hecho estas declaraciones durante la presentación del grupo de playas de la Guardia Urbana: 90 agentes que en pantalón corto y en bicicleta, a pie, en lancha o en quad patrullarán las playas desde esta semana y hasta finales de septiembre.

Más información
Barcelona prohíbe la verbena de Sant Joan en las playas

El intendente mayor de la Guardia Urbana, Pedro Velázquez, ha destacado que esta unidad prestará especial interés a cinco ámbitos de actuación. “Por un lado, el sanitario, velando por que se mantengan las distancias, se utilicen las mascarillas y se controlen los aforos de las playas. Tendrán especial interés en mantener la convivencia con actuaciones, sobre todo, en la venta ambulante. También tendremos muy presente la prevención de actos delictivos de la seguridad vial y el control marítimo hasta 200 metros de la costa”, ha destacado Velázquez.

El inspector Jordi Oliveras ha presentado las cifras de las actuaciones de la unidad, que lleva diez años en funcionamiento, tanto de 2019 como de 2020, año en el que no hubo turismo y en el que se prohibió durante meses el acceso a las playas. En 2019 los agentes interpusieron 18.719 denuncias a vendedores ambulantes, mientras que en 2020 fueron 8.927. En cuanto a las bebidas alcohólicas intervenidas, se pasó de 172.000 en 2019 a 70.000 en 2020. El número de hechos delictivos cometidos en la arena pasó de 917 a 289 y el de detenciones de 161 a 60.

“El verano de 2021 creemos que será parecido al de antes de la pandemia. Esperamos la vuelta del turismo”, ha destacado Batlle. Pese a ello, el teniente de alcalde ha asegurado que seguirán manteniendo los dispositivos que acaban con los botellones en las plazas y playas de la ciudad pese a que, como él ha anunciado, se podrá celebrar Sant Joan en las playas.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS