Parques de atracciones

Port Aventura arranca con el freno puesto

El resort de ocio se resigna a operar sin turistas y no prevé la plena normalidad hasta la campaña de Halloween

Los visitantes llenan Port Aventura en el primer día de reapertura tras las restricciones por el coronavirus.
Los visitantes llenan Port Aventura en el primer día de reapertura tras las restricciones por el coronavirus.JOSEP LLUÍS SELLART

Port Aventura da por estrenada la temporada más azarosa en sus 26 años de historia. El parque abrió puertas este sábado, mes y medio más tarde de lo habitual, pero arranca con el freno puesto. Las limitaciones de aforo que imponen las medidas anticovid y la deserción temporal del cliente extranjero comprometen la esperada remontada, tras un 2020 que ya se dio por perdido de entrada.

El complejo de ocio de la Costa Daurada opera al 30% de su máxima capacidad, lo que sitúa el tope de clientes en algo más de 10.000. Para este fin de semana se esperan entre 5.000 y 8.000 personas, según David Garcia, director general de negocio del resort. El 80% de los tickets para el día del estreno se vendieron por internet. Garcia apuntó que el arranque de campaña ha revelado novedades en cuanto al perfil de visitante: ha subido la afluencia de público más joven, en detrimento de las familias.

Este sábado, tan pronto como se abrieron las puertas del parque, Ariadna y su cuadrilla cruzaron el torno a toda prisa. “Hemos venido desde Sabadell para celebrar mi cumpleaños”, explicaba la chica, recién cumplidos los 24. No estaban para mucha cháchara, mostraban impaciencia por llegar a las atracciones. “El Furius Baco o el Shambala” estaban fijados como objetivo prioritario.

Más información

Oleg, un moldavo residente en Cantabria, era, junto a su familia, otro de los primeros en pisar el recinto. Habían viajado expresamente para la inauguración. Lo mismo que un grupo de familias llegadas desde Lloret de Mar. “Hemos salido de casa a las seis y media de la mañana y cuando hemos llegado a la puerta, a las nueve, ya había cola”, confesaba uno de ellos. El parque abre a 10.30 y los sábados cierra a las 20.00; el resto de días, a las 18.30.

“La prioridad es la seguridad”, sostiene el director general de negocio del complejo. Se han invertido más de 5 millones de euros en la implementación de las medidas preventivas necesarias contra la covid, para garantizar “un destino turístico seguro y de calidad”. El uso de mascarilla es obligatorio en todo el recinto. El arranque de Port Aventura y Ferrari Land ha llegado en paralelo a la reanudación de la actividad del Hotel Colorado Creek, el Hotel PortAventura, el Hotel Gold River y Mansión de Lucy. La reapertura del Caribe Aquatic Park y del Hotel Caribe están previstas para el 23 de junio.

Port Aventura se encomienda al visitante de proximidad para afianzar la campaña. En época prepandemia, más del 30% de los clientes eran de Cataluña y, un porcentaje similar, de otras partes de España. Ahí están depositadas las expectativas. Al cliente francés, con un peso de casi el 20%, no se le espera hasta el verano; más dudas genera el turista inglés.

Este sábado, Natalie e Ibon estaban al frente de una familia de nueve franceses llegados desde Montpellier. “Habíamos intentado venir seis veces, pero las restricciones por el virus nos obligaban cada vez a anularlo”, explicaba ella. Más imprevista fue la visita de José Javier Ruiz y de su amigo Íñigo. “Vinimos desde Pamplona porque tenemos a un amigo en el hospital y, ya que estábamos aquí, el viernes compramos la entrada”, afirmaba el primero, enfundado en una camiseta de Osasuna.

Un 90% del personal

“Este será un año de turismo español”, vaticina David Garcia. Calcula que, en verano, el parque pueda estar operando “al 60% o al 70%” de las cifras que registró en 2019, año récord del complejo, con 5,2 millones de visitas. “Para Halloween esperamos ponernos al mismo nivel”, pronostica.

Port Aventura permanecía cerrado desde el pasado 16 de octubre, una inactividad obligada por las restricciones impuestas por la Generalitat. La plantilla, unos 1.800 trabajadores, quedó afectada por un ERTE. Un 90% del personal, unas 1.500 personas, ya ha vuelto a trabajar, según la dirección del parque.

La reapertura de Port Aventura era muy esperada por el sector turístico de la Costa Daurada. El parque ejerce un fuerte efecto tirón y estimula las reservas de alojamientos. Cristina, su pareja y dos mellizas de seis años pasan el fin de semana alojados en un cámping de Cambrils. “Nos regalaron tres entradas y ya aprovechamos para reservar y venirnos a pasar unos días aquí”, contaba. Ella y las niñas lograron cruzar la entrada, pero su pareja topó con más dificultades: “Compramos en el cámping la entrada que nos faltaba para venir los cuatro y no sé qué pasa, pero ahora le mandan irse al punto de atención al cliente, con la cola que hay ahí”, resoplaba. Ella y las niñas optaron por no esperar. Sesamo Street les estaba reclamando.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50