_
_
_
_
_

Tres proyectos optan a ser el socio privado del AMB para construir y gestionar 4.500 pisos asequibles

El operador Habitatge Metròpolis Barcelona entra en la fase final para elegir a las empresas privadas

Clara Blanchar
Vivienda social del Ayuntamiento de Barcelona en el cruce de las calles Comte Borrell y Consell de Cent.
Vivienda social del Ayuntamiento de Barcelona en el cruce de las calles Comte Borrell y Consell de Cent.Massimiliano Minocri (EL PAÍS)

Hace cuatro años y medio, la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, anunció la intención de crear un operador público-privado para construir y gestionar, en suelo público y en seis años, un gran parque de vivienda de alquiler asequible de 4.500 pisos. Ahora, Habitage Metròpolis Barcelona (HMB) afronta el tramo final para elegir al socio-privado entre tres candidaturas, todas formadas por empresas españolas expertas en promoción y alquiler social.

Las candidatas son la alianza entre Cevasa y Neinor; Culmia y Sogeviso; y Visoren. Tras constatar la solvencia de las candidaturas en primera fase, y en un proceso negociado con publicidad, en las próximas semanas presentarán sus ofertas técnicas y económicas. La previsión de la administración es tener el socio elegido y la empresa en marcha antes del próximo verano.

Más información
Colau busca capital privado para construir alquileres asequibles
Colau se alía con el sector privado para construir pisos de alquiler a 500 euros

El modelo mixto se inspira en las housing asociations que existen en Holanda, Francia, Austria o Reino Unido. Los usuarios de los futuros alquileres son personas que cumplen los requisitos para acceder al registro público, pero la gestión será mercantil. El Área Metropolitana de Barcelona (AMB) y el Ayuntamiento de Barcelona (a medias) aportan 12 millones de euros y los solares; el socio privado, otros 12 millones. En el Consejo de Administración de la sociedad habrá dos consejeros del AMB, dos del Ayuntamiento de Barcelona, cuatro del socio privado y un consejero independiente. La inversión mínima prevista es de 58 millones y la máxima, de 104. La idea es que la financiación provenga del Banco Europeo de Inversiones (BEI), que ya ha financiado el grueso de las promociones públicas en marcha en la ciudad.

La concejal de Vivienda del Ayuntamiento de Barcelona, Lucía Martín, reconoce que en la primera licitación, fallida porque quedó desierta, la administración municipal presentó una oferta que no resultó atractiva para los privados. Una vez constituida la sociedad, y con los solares públicos ya elegidos, la construcción de los pisos debería ser muy ágil: no será necesario sacar cada edificio a concurso público.

En una primera fase, cuatro de los terrenos estarán en Barcelona (en La Marina, Sagrera y Casernes de Sant Andreu) y otros tres en Sant Boi de Llobregat, Montgat y Sant Adrià de Besòs. Sumarán 640 pisos para albergar a 1.600 personas. En una segunda fase, se construirán hasta 1.500 pisos en cinco solares de Barcelona y siete de Sant Adrià de Besòs, Cornellà, Molins de Rei, Sant Andreu de la Barca, Sant Boi y Viladecans.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Las candidaturas presentadas comparten que tienen una pata de experiencia en promoción y otra en gestión de parques de alquiler, de donde obtengan beneficio. Una rentabilidad moderada pero segura y estable, porque la vivienda social, con precio tasado, siempre está ocupada. El concurso, aseguran fuentes conocedoras del sector, “está muy disputado”. “Están las empresas de aquí que tienen capacidad para hacerlo, construir y gestionar alquileres”, aseguran y señalan el hecho de que ninguna de las empresas que operan en empresas mixtas en otros países se hayan presentado.

Las tres ofertas

La oferta presentada conjuntamente por Cevasa y Neinor suma a una compañía que ya gestiona 2.200 pisos de alquiler (cotizada en bolsa en el mercado continuo) y la mayor promotora de vivienda de España (también cotizada). El consejero delegado de Cevasa, Donato Muñoz, destaca que la empresa “es especialista en vivienda protegida de alquiler y es muy eficiente en la gestión” y que el proyecto “encaja en la filosofía de la empresa”. Muñoz recuerda además la experiencia de la firma en el operador mixto de Sabadell, creado en 2005 y que gestiona 600 alquileres asequibles. Por parte de Neinor, su director general de negocio, Gabriel Sánchez Casinello, explica que Habitatge Metropòlis resulta atractivo “porque tiene un volumen muy relevante y porque se trata del segmento de la vivienda de alquiler asequible”.

En el caso de Visoren, la empresa se dedica a la promoción y explotación de pisos de alquiler calificados de protección oficial en suelo público en concesión, explica su socio director y consejero delegado, Ramon Ruiz. “HMB es una clara apuesta por la colaboración público-privada con la voluntad de hacer rentable la inversión privada en proyectos de marcada finalidad social, lo que se ajusta a nuestra visión y a nuestro modelo basado en el crecimiento a largo plazo”. “Es una oportunidad de crecimiento en volumen y posicionamiento”, resume Ruiz, para una empresa con una cartera de 1.320 pisos.

La tercera candidatura la forman Culmia (la antigua promotora del Banco Sabadell, vendida a Oaktree), que ha entregado más de 5.000 viviendas desde 2013, y Sogeviso, que gestiona casi 10.000 alquileres. “Las dos compañías comparten la visión de que es necesario desarrollar un parque de alquiler asequible, basado en la colaboración público-privada y que se sustente en criterios de sostenibilidad económica, social y medioambiental”, afirman fuentes de la candidatura, que añaden: “La administración brinda los solares, la seguridad jurídica y la capacidad de control del enfoque social del proyecto, mientras que el socio privado aporta su conocimiento y su capacidad financiera, de desarrollo y de gestión”.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Sobre la firma

Clara Blanchar
Centrada en la información sobre Barcelona, la política municipal, la ciudad y sus conflictos son su materia prima. Especializada en temas de urbanismo, movilidad, movimientos sociales y vivienda, ha trabajado en las secciones de economía, política y deportes. Es licenciada por la Universidad Autónoma de Barcelona y Máster de Periodismo de EL PAÍS.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_