Ningún fabricante de baterías puja por los terrenos de Nissan en la Zona Franca

Dos fabricantes de automóviles se interesan por la parcela, pero no han presentado carta de intenciones

Instalaciones de Nissan Zona Franca.
Instalaciones de Nissan Zona Franca.Albert Garcia (EL PAÍS)

Una fábrica para ensamblar vehículos o furgonetas eléctricos o un centro de electromovilidad. Ese es el futuro que se percibe en los terrenos que actualmente ocupa Nissan en la Zona Franca de Barcelona, después de que haya concluido el periodo formal —aunque se dejará abierto— para presentar muestras de interés por la parcela. Pese al interés inicial, ningún fabricante de celdas de baterías ha planteado una oferta para ubicarse en la pastilla de suelo, al considerar que sus 550.000 metros cuadrados no es suficiente.

Hace meses la posibilidad de que LG Chem o Schneider ubicaran una planta de fabricación de celdas para baterías de automóviles donde actualmente está la fábrica de Nissan era una posibilidad. Pero meses después, ninguna de esas dos compañías ha presentado una muestra de interés firme para ocupar sus terrenos a la mesa de reindustrialización que integran administraciones, la compañía automovilística y los sindicatos. Según fuentes presentes en la reunión telemática celebrada este miércoles, el secretario general de Industria, Raül Blanco, ha señalado que esos potenciales socios industriales consideran que el espacio disponible en la Zona Franca no dispone de la superficie necesaria para construir una planta de baterías como las que plantea Grupo Volkswagen en Europa.

En todo caso, como ya sucedió hace dos semanas, los miembros de la mesa, coordinados por KPMG, no descartan que todavía haya alguna oferta nueva para quedarse por los terrenos. Tras el periodo inicial que se dieron los integrantes, este es el resultado del interés mostrado por los terrenos de la Zona Franca: 17 proyectos de 13 empresas interesadas han librado una carta de intenciones con lo que han podido recibir el cuaderno de venta de las instalaciones de Barcelona, Sant Andreu de la Barca y Montcada i Reixac; tres proyectos han renunciado y otros 13 no han avanzado en su interés; y otros ocho están pendientes de enviar la expresión de interés.

En un comunicado remitido tras la reunión, los cuatro sindicatos participantes en el proceso han expresado su preocupación por el “estancamiento” en torno a la búsqueda de un fabricante de baterías. En las organizaciones de trabajadores gusta un proyecto de ese tipo, pese a que previsiblemente no podría ocupar a los 2.500 trabajadores que se verán afectados directamente por el cierre de Nissan, o la posibilidad de que llegue un gran fabricante de vehículos eléctricos. Pero temen un proyecto, como el de electromovilidad, que acabe fragmentando la fuerza de trabajo actual de Nissan.

Más información
Nissan: la crisis que hace temblar a toda una industria
Las administraciones ofrecieron 97 millones a Nissan y sus proveedores
El Gobierno construirá una fábrica de baterías con Volkswagen, Seat e Iberdrola

Fuentes consultadas por este diario señalaron que existe interés de dos marcas, una asiática y otra estadounidense, por instalarse en Barcelona para ensamblar coches eléctricos, pero que de momento no han hecho los pasos necesarios para contar con el cuaderno de venta. “Tanto la comisión como KPMG no descartan la posibilidad de que aumente el número de propuestas interesadas en los activos industriales que Nissan tiene en Cataluña”, señalaron desde la mesa a través de un comunicado.

Nuevo hito: 1 de junio

“Se avanza positivamente”, ha dicho Blanco, quien anima a seguir trabajando para captar más proyectos. La directora general de Industria de la Generalitat, Matilde Villarroya, ha destacado que se seguirá trabajando para recuperar “tejido productivo” vinculado a la automoción.

A partir del 1 de junio empezará la filtración de proyectos por parte de la comisión. Será entonces, una vez sean escogidos, que las empresas deberán presentar ofertas vinculantes para poder entrar en la lucha definitiva por los terrenos. A partir de ahí se abrirá una negociación entre todos los actores que llevará hasta el mes octubre, cuando se decidirá qué empresa y qué proyecto se queda en cada instalación. Nissan tiene decidido cerrar sus fábricas catalanas en diciembre, con lo que cada vez aflora más la duda sobre qué sucederá con la plantilla entre el momento del fin de actividad de Nissan y el inicio de su sustituto.

Sobre la firma

Dani Cordero

Dani Cordero es redactor de economía en EL PAÍS, responsable del área de industria y automoción. Licenciado en Periodismo por la Universitat Ramon Llull, ha trabajado para distintos medios de comunicación como Expansión, El Mundo y Ara, entre otros, siempre desde Barcelona.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS