Cataluña, inmersa en un episodio de alta contaminación por partículas en suspensión

La Generalitat recomienda reducir los desplazamientos en vehículo privado

El episodio de contaminación es perceptible en Barcelona desde Montjuïc.
El episodio de contaminación es perceptible en Barcelona desde Montjuïc.Carles Ribas / EL PAÍS

La Generalitat declaró ayer un episodio de alta contaminación en toda Cataluña por partículas en suspensión en el aire PM10, cuyo nivel es elevado, por lo que recomendó reducir los desplazamientos en coche privado y moderar la actividad física al aire libre. Según informó el departamento de Territorio, el episodio se declaró atendiendo a los niveles de partículas en suspensión de diámetro inferior a 10 micras registradas por la Red de Vigilancia y Prevención de la Contaminación Atmosférica a causa de la presencia de polvo africano desde el día 18 de febrero.

Las previsiones para las próximas horas apuntaban que los niveles se mantendrán elevados y se podría superar el valor diario de 50mg/m3 por la persistencia de polvo africano sin condiciones que lo dispersen.

El episodio de alta contaminación por partículas supone gestionar la velocidad en las vías rápidas, a través del Servei Català de Trànsit, informar a la población para que utilice los transportes públicos si se ha de desplazar, instar a las actividades cementeras a reducir las emisiones y a los municipios a restringir las actuaciones que generan partículas, como determinadas obras. La Generalitat recomienda a los ciudadanos realizar los trayectos a pie o en bicicleta eligiendo zonas poco frecuentadas por el tráfico y utilizar transporte público.

Más información

La alta contaminación es muy perceptible en las grandes urbes, como Barcelona, con una atmósfera y una calidad del aire que nada tiene que ver con la que disfrutó hace ahora un año, con el estallido de la pandemia. La capital catalana fue, entre el 15 de marzo y el 30 de abril de 2020, la ciudad europea donde más se redujo las emisiones de NO: un 59%, según el informe anual de calidad del aire de la Agencia Europea de Medio Ambiente. En el conjunto de Cataluña, el dióxido de nitrógeno se redujo un 56% durante la fase 0 del confinamiento y un 29% en la fase tres y de “nueva normalidad”, según datos de la Generalitat.

“2020 fue un año excepcional que nos dio una pausa en Barcelona”, resume Miquel Ortega, doctor en Ciencias Ambientales y responsable de la plataforma Contaminación Barcelona. Ortega cree que volver a la estabilización a la baja de 2020 pasará porque la gente recupere la confianza en el transporte público una vez que Barcelona se recupere de la crisis económica este año. “Será uno de los retos para 2021. Porque si llega la recuperación económica y la gente no pierde el miedo al virus habrá un efecto rebote y volverá a aumentar el uso del transporte privado con la consecuente contaminación”, añade Ortega.


Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50