La violencia por el encarcelamiento de Pablo Hasél y el hartazgo por la pandemia desborda a los Mossos

El Departamento de Interior revisará el diseño de sus comisarías después de que este martes los manifestantes destrozasen la de Vic

La comisaría atacada en Vic, que visitaron el consejero Miquel Sàmper, el mayor Josep Lluís Trapero y la alcaldesa Anna Erra. En vídeo, Sàmper asegura que "con violencia no podemos garantizar los derechos".

La “violencia extrema” que se vivió este martes en diversas ciudades catalanas desbordó a los Mossos d’Esquadra. Los manifestantes destrozaron la comisaría de la policía catalana en Vic: rompieron los cristales, dañaron las cámaras de seguridad, sabotearon la línea de teléfono, causaron daños a una furgoneta y los policías se vieron acorralados pidiendo auxilio. “Tuvieron que usar el código 33″, ha explicado el consejero del Interior, Miquel Sàmper, sobre el número que utilizan por la emisora para alertar de una situación de “extrema gravedad”. Sàmper ha atribuido lo sucedido a las protestas por el encarcelamiento del rapero Pablo Hasél, pero también al “cansancio generalizado” por las restricciones que implica la pandemia.

Sàmper ha defendido en rueda de prensa que se cambie el Código Penal que castiga los llamados delitos de opinión. “Son preceptos caducos y rancios de otra época”, ha dicho, para acto seguido añadir que no hay “nada que justifique la violencia” que se vivió este martes en ciudades como Barcelona, Girona, Lleida, Vic o Reus. “Una violencia gratuita que fue dirigida a mossos, policías locales y guardias urbanos”, ha criticado Sàmper. En total, 25 agentes y 30 manifestantes resultaron heridos y se ocasionaron destrozos en 40 establecimientos. La policía detuvo a 18 personas.

“Fue una situación excepcional, no prevista, que hubiese el nivel de violencia y agresividad”, ha admitido el comisario portavoz de los Mossos, Joan Carles Molinero, sobre la preparación de un dispositivo policial que no dio abasto y que superó los análisis de la policía catalana en cuanto a su virulencia, con una situación “muy tensa, muy límite, muy agresiva”. Sàmper también ha anunciado en la rueda de prensa que revisarán el diseño de las comisarías, que se basan en un planteamiento de proximidad, y que en casos como el de Vic, con grandes vidrieras, son más vulnerables a cualquier ataque.

La cúpula de los Mossos se ha reunido a primera hora de este miércoles para analizar lo sucedido este martes y plantear también cómo abordan las manifestaciones que se repetirán esta tarde. El comisario Molinero ha advertido que los Mossos actuarán de forma “contundente” si se repiten los altercados y la “violencia desmesurada” y ha asegurado que no les “temblará el pulso” si necesitan pedir refuerzos a la Policía Nacional. A última hora de este martes, la jefatura de los Mossos, con su director, Pere Ferrer, el consejero y el major Trapero, entre otros, se desplazaron a Vic para dar su apoyo a los agentes.

Los sindicatos policiales han condenado rotundamente los ataques a los agentes. Y piden a Interior que evalúe las condiciones de seguridad de las comisarías, la formación que tienen los agentes y también el modelo de orden público que, aseguran, en muchas ocasiones deja a los mossos sin suficientes herramientas para intervenir ante los disturbios. La policía catalana tiene prohibido utilizar las pelotas de goma por orden del Parlamento, pero cuenta con gas lacrimógeno, que hasta el momento no ha sido autorizados en ninguna manifestación.

La alcaldesa de Vic (Barcelona), Anna Erra (JuntsxCat), ha condenado este miércoles la violencia que emplearon este martes algunos de los manifestantes que reclamaban la libertad de Hasél y ha asegurado: “Se cruzó una línea roja, nunca se había terminado [una manifestación] con estos disturbios”. La alcaldesa, que acompañó de madrugada a los mandos policiales en la visita a la comisaría, ha dicho, en una entrevista en RAC-1, que los asaltantes estaban organizados y preparados. “Ayer [por este martes] se cruzó una línea. Hasta ahora las manifestaciones contra la represión eran pacíficas. Ha sido una decepción, siempre habíamos hecho muchas manifestaciones, pero nunca habíamos acabado con estos disturbios. No podemos estar contentos de que la libertad de expresión termine en violencia. Lo condenamos”, ha declarado la alcaldesa.

Más información
Cargas y altercados en Cataluña y en Valencia en las protestas para pedir la libertad del rapero Pablo Hasél
El rapero Pablo Hasél acumula cuatro condenas y una quinta causa judicial abierta
La detención de Pablo Hasél, en imágenes

“El de la comisaría de los Mossos era un ataque muy bien pensado de un grupo muy reducido y muy bien preparado, pero no tengo suficiente información para saber si era premeditado”, ha añadido. “Había gente que llevaba cosas preparadas para encender contenedores”, ha asegurado Erra, que ha señalado que la Guardia Urbana de Vic cree que tal vez había intención de que la manifestación acabara con estos disturbios.

Ada Colau, alcaldesa de Barcelona, donde también hubo protestas contra el encarcelamiento del rapero, ha dicho este miércoles que los disturbios de la noche del martes en muchas localidades de Cataluña no sirven para que Hasél salga de la cárcel, y ha informado de que en la capital catalana ardieron unos 50 contenedores, valorados en unos 70.000 euros. En una entrevista en RAC-1, Colau ha considerado que el encarcelamiento de Pablo Hasél causa indignación, pero también ha dicho que la violencia no es el camino. “Los disturbios no servirán para que salga de la cárcel y son totalmente injustificados. Esperamos que no se repitan”, ha afirmado la regidora de Barcelona.

Colau ha expresado su respeto por el ejercicio del derecho a la manifestación. “Manifestarse no es un problema, al contrario, pero pido que no se recurra a la quema de contenedores, que no resuelve nada, y menos en un contexto de crisis”. La alcaldesa ha revelado que retiraron un centenar de contenedores porque los Mossos les avisaron de que había cierto riesgo.

“Es muy grave lo que pasó y se debería arreglar políticamente de manera rápida. Lo está pidiendo Amnistía Internacional y el mundo de la cultura. Va más allá de Hasél porque es una cuestión de libertad de expresión. Son hechos graves y más en un contexto de pandemia y de malestar social”, ha reflexionado Colau.

La alcaldesa ha pedido “un esfuerzo a todas las fuerzas políticas” para que den una respuesta para salir de la crisis y ha recordado que hace días que se entregó la propuesta de reforma del Código Penal. “Desgraciadamente las reformas son más lentas de lo que quisiéramos y por eso Jaume Asens ha presentado una petición de indulto” del rapero. “El indulto por la vía de urgencia esperamos que se pueda tramitar porque es un caso grave”, ha concluido Colau.

18 detenidos y más de 33 heridos en Cataluña

Las protestas en apoyo al rapero encarcelado Pablo Hasel este martes han dejado un total de 18 detenidos y 33 heridos en Barcelona, Girona, Lleida, Reus (Tarragona) y Vic (Barcelona), donde hubo altercados con barricadas que, además, causaron daños materiales. Los Mossos d'Esquadra detuvieron a dos personas en Barcelona, a cuatro en Vic y a ocho en Lleida, según ha informado la policía catalana a Europa Press este miércoles. De los 33 heridos, 32 quedaron en estado leve y uno en estado menos grave; además, ocho tuvieron que ser trasladados, según ha informado el Sistema d'Emergències Mèdiques (SEM) en un tuit. La policía eleva la cifra, y asegura que además hubo 25 policías lesionados.

Sobre la firma

Rebeca Carranco

Reportera especializada en temas de seguridad y sucesos. Ha trabajado en las redacciones de Madrid, Málaga y Girona, y actualmente desempeña su trabajo en Barcelona. Como colaboradora, ha contado con secciones en la SER, TV3 y en Catalunya Ràdio. Ha sido premiada por la Asociación de Dones Periodistes por su tratamiento de la violencia machista.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS