la crisis del coronavirus

El 75% del comercio ha sufrido el impacto de las restricciones del Govern

Una encuesta de Pimec señala que la facturación del sector de la alimentación creció un 41% en Navidad

Una tienda del centro comercial L'Illa Diagonal el día antes de su cierre en enero por las medidas restrictivas.
Una tienda del centro comercial L'Illa Diagonal el día antes de su cierre en enero por las medidas restrictivas.MASSIMILIANO MINOCRI / EL PAÍS

Una encuesta de la patronal catalana de pequeñas y medianas empresas Pimec, con datos de 365 de sus asociados, entre ellos gremios de distintos sectores y ejes comerciales de Cataluña, destaca que las restricciones por la pandemia de la covid han tenido un impacto directo en las ventas de la campaña de Navidad y las rebajas en el 75% de los comercios. En concreto, para un 13% las medidas han reducido su facturación hasta un 25%, otro 24,6% estima que la reducción se sitúa entre el 26% y el 50% y casi un 30% han contestado que la repercusión ha sido de una pérdida de más del 50% de las ventas que tenían previstas.

Además de la imposibilidad de funcionar en el caso de los centros comerciales, se suma la de los fines de semana para los locales de menos de 400 metros y la prohibición de circulación más allá del propio municipio. En el caso de la restauración, las limitaciones han sido y son de aforo en el interior y de cuatro horas y media de servicio en el local para desayunos y comidas. “Los cierres perimetrales han tenido mayor impacto en las localidades pequeñas de Cataluña y menor en las 13 ciudades grandes que es donde vive más población”, apunta el director de Pimec Comercio, Miquel de Garro. Unas restricciones que se prorrogaron por el Govern hasta el 7 de febrero por la situación de la pandemia y especialmente por la presión hospitalaria.

A la pregunta, por sectores, de cómo han ido las ventas en la campaña de Navidad, el único que ha evolucionado a mejor es el de la alimentación y bebidas: un 41% contestó que había vendido más, un 23% igual más o menos que en 2019 y un 35% por debajo. Cuando se hace esa misma pregunta al resto del comercio, un 60% dice que ha perdido ventas, un 20% se mantiene igual y un 20% ha facturado más. En el sector no alimentario, un 48% contestó que había implementado sistemas de venta online frente al resto que no lo hizo. En cuanto a las perspectivas de futuro inmediato, en los próximos seis meses, el comercio no alimentario cree que empeorará (41%), el 37% cree que se mantendrá en el mismo volumen de negocio y un 12% contesta que corre el riesgo de tener que cerrar.


Las respuestas del sector de la restauración y la hostelería son las que dibujan un panorama peor: casi un 77% ha sufrido pérdidas en ventas respecto a 2019, un 20% afirma que ha conseguido mantenerse y solo un 2,5% ha tenido más facturación. El 44% de los preguntados de este sector sí que ha utilizado algún sistema de venta online y un 64% reconoce que las medidas de confinamiento municipal ha repercutido en un descenso de más de un 50% de su facturación en comparación con 2019.

De nuevo, la restauración es la más negativa en cuanto a sus perspectivas de futuro y casi un 39% contestan que su pervivencia futura está en el aire y un 36% sostiene que el negocio irá a peor. Un 20% estima que se mantendrá igual que ahora y solo un 5% es optimista y ve más posibilidades en su negocio. Las rebajas se introdujeron a partir de la primera semana de enero, y no durante la campaña de Navidad, en las cuatro provincias, según la encuesta de la Pimec.


Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50