Un cura que ofició una boda falsa por una herencia afronta ocho años de cárcel

David Vargas, detenido hace dos años por estafar a ancianas, afronta ahora un juicio por falsear el expediente matrimonial de una viuda

El exparroco David de Vargas.
El exparroco David de Vargas.

Marcos se casó cuando ya estaba muerto. Su nombre es tan ficticio como lo fue la boda. Se supone que se celebró en la parroquia de Sant Vicent de Castellet (Bages). Se supone que fue una ceremonia íntima, en la que por supuesto estuvo presente quien había sido su pareja, Leonor V. Marcos también estaba allí, consta en la documentación, que sitúa la fecha del enlace matrimonial el 1 de julio de 2008.

Fue todo un montaje, cree la Fiscalía, que ha llevado a juicio a Leonor Vilanova, a su hija María Dolores y también al mossèn que se prestó al apaño: David Vargas, famoso porque hace dos años fue detenido por estafar a ancianas a las que cuidaba. De paso, el proceso sentará en el banquillo al Obispado de Vic como responsable civil subsidiario. La fiscalía pide ocho años de cárcel para Vargas por los delitos de falsedad documental y estafa.

Leonor y Marcos eran pareja. El hombre murió en noviembre de 2008 “sin haber otorgado testamento y sin descendencia directa”, según el escrito de acusación. Sus parientes más próximos eran dos sobrinos. De modo que Leonor, pese a haber estado a su lado los últimos años, se quedaba sin nada porque no tenía “ningún derecho sucesorio”.

Urdió un plan. Contó con la ayuda de mossèn Vargas. Ambos estamparon la firma de Marcos, ya fallecido, en el expediente matrimonial en el que el hombre daba su consentimiento al enlace. Fingieron que se había celebrado una ceremonia en la parroquia del municipio donde él residía. María Dolores, la hija, firmó como testigo del enlace a sabiendas de que era falso, y por eso está también acusada.

Expulsado de la iglesia

La fiscalía considera que el párroco y las dos mujeres actuaron con “ánimo de enriquecimiento ilícito”. En marzo de 2009, inscribieron el matrimonio en el registro civil. Leonor se convirtió en heredera y se adjudicó la vivienda habitual de Marcos, la mitad de otro inmueble, dinero en cuentas corrientes por 55.608 euros y, de paso, un nicho en el cementerio municipal. En total, casi medio millón de euros a costa de los dos sobrinos.

Vargas fue rector de Sant Vicenç de Castellet entre 2006 y 2011. Dos años más tarde, el Vaticano le retiró su condición de sacerdote, pero por otro asunto: unas fotos “comprometedoras” de carácter homosexual con otro hombre. Además de la pena de prisión, la fiscalía pide que no pueda ejercer “ningún cargo en la Iglesia Católica” que produzca efectos en el orden civil.

Lo más visto en...

Top 50