_
_
_
_

La alcaldesa de Tremp: “Nos enteramos de que la situación es dramática en la residencia por alguien externo al centro”

Maria Pilar Cases dice que ahora hay en el centro 102 pacientes infectados y solo uno no infectado y, desde el día 19, han muerto 20 residentes por covid

El País
Una trabajadora abraza a una anciana en una residencia de Barcelona.
Una trabajadora abraza a una anciana en una residencia de Barcelona.Santi Palacios

Nadie había dicho nada. Pero en la residencia Sant Hospital de Tremp (Pallars Jussà), con 144 residentes, había estallado un brote de coronavirus. “Actualmente quedan dentro 102 residentes positivos y uno negativo”, ha comunicado la alcaldesa de la ciudad, Maria Pilar Cases, en una entrevista en Rac1, este jueves por la mañana. “Desde el Ayuntamiento no estábamos informados de si se hacían pruebas o no, supimos por alguien de fuera que el miércoles [de la semana pasada] había una veintena de casos y al día siguiente a primera hora me puse en contacto con la residencia”, ha explicado Cases, que ha informado también de que el sábado seis pacientes negativos fueron trasladado a una residencia en La Pobla de Segur y dos a la de Guissona; ocho casos positivos fueron ingresados en el Hospital Comarcal. Ha habido 20 muertos de covid y otros tres no por el virus desde el 19 de noviembre. Casi la mitad de la plantilla del centro (31 profesionales de 70) es positiva.

Más información
El brote en Tremp desata la alarma en las residencias de mayores
La segunda ola de la pandemia en Cataluña azota ya a las residencias

La Generalitat tiene ahora el control de la residencia, que funciona como un hospital a través de profesionales del Hospital Comarcal del Pallars. “Ahora la seguridad está garantizada y los residentes, bien atendidos”, ha dicho la alcaldesa. “Pero el virus ya se ha empezado a propagar”, ha reconocido. “Contactos directos de los trabajadores que han dado positivo también se han infectado, y de 1.400 test que se han hecho, 16 han sido asintomáticos”. El Ayuntamiento ha cerrado todos los equipamientos para evitar la vida social en la capital del Pallars Jussà. “Está claro que la movilidad ayuda a que se propague el virus, como hemos comprobado desde marzo”, ha dicho, alertando de que si este puente sube mucha gente a sus segundas residencias podrían extender el virus fuera de la comarca.

Esta residencia, gestionada por la Fundación Fiella, fue una excepción durante la primera ola de la pandemia de coronavirus y solo tuvo un contagio. No ha tenido la misma suerte con la segunda ola. El centro sufrió la semana pasada un rebrote muy virulento en el que se triplicaron los casos, y llegó a tener más del 80% de los usuarios y los trabajadores contagiados. La residencia se quedó sin plantilla y sin equipo directivo, que tuvo que confinarse al dar positivo por covid-19. El sábado pasado, la Generalitat se vio obligada a intervenir el centro. Fuentes cercanas a la gestión destacan que la situación que se encontró en el centro fue “muy complicada” y que el brote no está controlado.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_