Un colegio del Opus expulsó al docente denunciado ahora por abusos en La Salle

La madre de una de las víctimas denunció en 2006 que el profesor había “invitado a casa” a su hijo

Edificio de la escuela La Salle-Bonanova, en Barcelona.
Edificio de la escuela La Salle-Bonanova, en Barcelona.Albert Garcia / EL PAÍS

La escuela Viaró de Sant Cugat del Vallès, vinculada al Opus Dei, expulsó en 2006 al profesor que ahora ha sido denunciado por agredir sexualmente a dos exalumnos y que ejerce en el colegio La Salle-Bonanova de Barcelona. Víctor P., que está siendo investigado por un juez, fue despedido después de que la madre de uno de los chicos denunciara que había “invitado a casa” a su hijo. El profesor lo admitió y Viaró consideró que el comportamiento violaba el código del centro. Pero no denunció el caso ante la policía: la escuela alega que, en aquel momento, no había sido informada de presuntos abusos.

La investigación contra Víctor P., de 43 años, se inició el pasado octubre, cuando los Mossos d’Esquadra recibieron dos denuncias por hechos muy similares, pero ocurridos en distintas épocas: un abuso sexual sistemático y prolongado en el tiempo, en el que el profesor se ganó la confianza de los chicos, que lo veían casi “como a un padre”.

X (la víctima no quiere ser identificada) denunció que, entre 2010 y 2012, Víctor P. le sometió a abusos sexuales y agresiones físicas mientras era alumno de La Salle. El hombre era entonces docente de tercero de primaria, entrenador de fútbol del Club Esportiu La Salle-Bonanova (donde jugaba el niño) y, además, la pareja de su madre.

Los hechos denunciados por Y (tampoco desea que se haga público su nombre) ocurrieron entre 2004 y 2006. En aquella época, Víctor P. era profesor de lengua catalana en la escuela Viaró, aunque ya ejercía como coordinador deportivo del área de fútbol de La Salle. El chico relató ante la policía un infierno de abusos sufridos en el domicilio del profesor, pero también durante excursiones (como un viaje a Rumanía o una estancia en la residencia que el colegio La Salle tiene en La Seu d’Urgell). A los 15 años, Y. se alejó de forma repentina del profesor, lo que encendió las alarmas de la madre.

Siempre según la declaración de Y., la madre “sospechó que alguna cosa sucedía” y “avisó a la escuela”. La mujer llegó a “hablar con el tutor” del niño y éste le preguntó “muchas veces” al alumno “si había pasado alguna cosa” con Víctor P. Pero él, entonces, lo negó. Ante los Mossos, hace un mes, explicó por qué había callado. “Creo que por vergüenza o por lo que pensarán, siempre dije que no había pasado nada, solo que había querido hacer demasiado de padre”. El denunciante contó también que, pese a haber negado los hechos, Viaró prescindió de los servicios del profesor, un relato que encaja con la explicación dada por la escuela.

Tras conocer por la prensa la existencia de una causa judicial, Viaró se ha puesto en contacto con la Inspección del Departamento de Educación de la Generalitat y con los Mossos d’Esquadra. El centro también ha hablado con antiguos directivos para aclarar los hechos, aunque ayer ignoraba si la madre había mencionado el asunto de los abusos con el tutor de Y. Sí consta que el profesor aceptó que había invitado al menor a casa, unos hechos que “ya son una infracción en sí misma”, comentó un portavoz.

Una vez expulsado de Viaró, Víctor P. pasó a incorporarse como profesor en La Salle-Bonanova. La escuela no recabó más información sobre el docente porque ya existía una relación de confianza (era un exalumno y dirigía la sección de fútbol) y le contrató. Alega que no recibió ninguna información sobre presuntos abusos previos.

El titular del juzgado de instrucción número 6 de Barcelona, Miguel Ángel Tabarés, investiga por ahora la denuncia de X por agresión sexual. La de Y. está pendiente de incorporarse a la causa. El 13 de noviembre, el juez dictó un auto en el que da credibilidad al relato de la víctima por su “claridad, espontaneidad, lógica y coherencia”. Dejó al profesor en libertad con cargos, pero le impuso medidas cautelares y le prohibió participar en actividades con menores. También ordenó que se pusieran los hechos en conocimiento de la escuela.

Fue entonces cuando La Salle-Bonanova supo de lo ocurrido hace diez años, según la responsable de relaciones institucionales de La Salle en España, Isabel Llauger. En su declaración ante los Mossos, X. admitió que nunca antes había contado lo ocurrido, ni a la escuela ni a nadie. El centro envió un comunicado a los padres parar explicarles los hechos e informarles de que Víctor P., que está de baja laboral, “no se reincorporará en ninguna de sus funciones mientras dure la instrucción de la causa”.

Si conoce algún caso de abusos sexuales que no haya visto la luz, escríbanos con su denuncia a abusos@elpais.es

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50